CEDICE: Venezuela en Índices durante el 2021

Spread the love

El Observatorio de Gasto Publico de CEDICE Libertad, siempre trabajando por propuestas y reformas de políticas públicas en pro de la economía de mercado y la libertad individual para la prosperidad de los ciudadanos, estudia cada índice de libertad y presenta este informe que destaca que sin libertad no ha posibilidades de lograr prosperidad.

«Todo lo que un buen gobierno puede hacer para mejorar el bienestar material de la gente es establecer y preservar un orden institucional en el cual no haya obstáculos para la acumulación progresiva de nuevos capitales, y para el mejoramiento de las técnicas de producción. Esto es lo que el capitalismo logró en el pasado y logrará en el futuro, si no es saboteado por una política errónea»

Ludwig von Mises.

Las políticas intermedias conducen al socialismo, 1950

Introducción

Es bien sabido que Venezuela ha venido atravesando una crisis económica sin precedentes, caracterizada por una aguda contracción de su actividad económica, un severo deterioro institucional, ausencia de derechos de propiedad, de disciplina fiscal y una erosión rotunda del poder adquisitivo de la moneda nacional.

Tras 7 años de recesión, durante 2021 algunos sectores económicos han experimentado variaciones positivas en sus niveles de actividad económica[1]. Si bien las estimaciones[2] sobre la variación del PIB en 2021 no son positivas, sí que podemos hablar de una atenuación en el ritmo de su caída y quizá de un tímido crecimiento para el 2022. Todo lo anterior plantea la interrogante[3] de si Venezuela está entrando o no en un escenario de recuperación.

Variación positiva no significa recuperación

Ciertamente, no toda variación positiva de la actividad económica puede interpretarse como un signo contundente de recuperación. Recordemos que Venezuela ha perdido el 80% de su PIB en 7 años; solo en 2020 se estima una contracción no menor a 25%. Así las cosas, tras años de severa caída y partiendo de niveles tan bajos de actividad económica, es de esperarse variaciones positivas que responden más a un natural efecto rebote, que no son persistentes en el tiempo ni suficientes para recuperar niveles previos de actividad.

Hablar de recuperación económica significa poner atención no solamente a variaciones del PIB sino a otras variables que garantizan crecimientos sostenibles, que posibilitan espacios para la inversión, para la formación de capital, para la generación del empleo y para una vida más accesible y de mejor calidad para los ciudadanos. Estabilidad de precios, gobierno limitado, instituciones sólidas, libertad de comercio y garantía sobre los derechos de propiedad privada son algunas de estas variables que en definitiva constituyen los cimientos para un contundente  crecimiento y para una senda de recuperación[4].

Lectura de índices internacionales 2021

Es por esta razón que desde Cedice Libertad hemos decidido realizar un resumen de los índices más importantes en 2021, elaborados en casa, en colaboración con importantes instituciones internacionales o realizados por instituciones amigas, cuyos aportes nos permiten obtener una lectura multidimensional de los elementos que contribuyen a la libertad individual y a sociedades libres, responsables y prósperas.

Inflaciómetro de Caracas

Durante 2021 hemos observado una desaceleración en la variación interanual de precios, expresados en bolívares, que acumuló 523% al 15 de diciembre, una diferencia significativa si la comparamos con los 2.400% acumulados en 2020; no obstante, durante el mismo período se ha observado una tendencia opuesta en la variación de los precios expresados en dólares, que al 15 de diciembre montó los 51% de variación interanual. Ello como consecuencia de una menor depreciación de la moneda nacional.

Variación interanual (%) del Índice de Precios – Cedice. Enero – diciembre de 2021

Conviene aclarar que, pese a la disminución observada, la actual variación interanual de precios expresados en bolívares está muy lejos de alcanzar niveles deseables de estabilidad; para quienes tengan bolívares, la vida es cada vez más costosa. A su vez, a una escala mucho menor, ha ocurrido lo mismo para quienes se refugian en el dólar, durante este 2021 la vida también ha sido más costosa.

Mientras persista este problema, no solo se perjudica el poder adquisitivo de las personas, asfixiando los niveles de consumo, sino que además se dificulta la reposición de inventarios, se ven afectados los márgenes de ganancias, la creación de presupuestos y la formación de nuevas inversiones.

Monitoreo de Servicios

Los servicios básicos constituyen componentes esenciales en los que se funda el desarrollo humano[5]. Así, una prestación de servicios, oportuna y de calidad, permite mejorar considerablemente la calidad de vida de las personas y posibilita nuevas y mejores actividades económicas, además de reducir los costos de las actividades ya existentes.

Tras la pandemia por Covid-19 muchas personas han comenzado a trabajar desde casa y muchos jóvenes comenzaron a estudiar a distancia. Bajo estas circunstancias, el acceso a los servicios de agua, electricidad e internet han adquirido mucha más importancia, ya que la ausencia de estos servicios en el hogar imposibilita el normal desenvolvimiento de actividades necesarias para el desarrollo.

¿Cómo es el día a día de los venezolanos entorno al suministro de agua?

Durante 2021 en Venezuela los servicios básicos han presentado un gran deterioro. Más del 40% de las personas ha manifestado tener un suministro de agua potable bajo cronogramas de racionamiento irregular y casi el 40% ha manifestado una ausencia del suministro de agua por más de una semana.

Por su parte, casi el 70% de los venezolanos manifestó tener un servicio de electricidad inestable día a día y 30% manifestó tener al menos una interrupción de este servicio por no menos de una hora diaria.

Con relación al servicio de internet, el 85% de los venezolanos manifestó tener un servicio fluctuante y con fallas recurrentes durante el día, lo que imposibilita el normal desenvolvimiento de actividades en la web que demandan una conexión medianamente estable. Por último, el 91% de los venezolanos ha manifestado que deben realizar colas entre 2 y 12 horas de duración para poder surtir sus vehículos de combustible.

¿Cómo es el día a día de los venezolanos entorno al servicio de telecomunicaciones?

Fuente: CEDICE

Deja un comentario