Guerra: Más de la mitad de los hogares en pobreza crítica

Spread the love

jose guerraEl economista y candidato opositor por el circuito 4 del Distrito Capital, José Guerra, profundizó sobre el alcance de la crisis social que vive nuestro país, evaluando la correlación entre los indicadores económicos y la manera como estos afectan a la población: “La situación de la pobreza se ha agravado tanto, que inclusive las cifras que publicaba regularmente el Instituto Nacional de Estadística se dejaron de difundir para tratar de esconder ese drama social que esto representa”.

“La última cifra conocida de pobreza fue la del año 2013 y rondaba el 35%. El año pasado no se publicaron las cifras. Pero la Universidad Central de Venezuela, la Universidad Católica Andrés Bello y la Universidad Simón Bolívar realizaron un estudio, en el cual nos indicaron que el nivel general de pobreza alcanzó el 48%. Esto quiere decir se incrementó notoriamente al saltar de 35% a 48% y este año 2015 todos los indicadores apuntan a un nivel de pobreza cercano al 55%”, afirmó el especialista.

“Esta cifra jamás se había visto en Venezuela: quiere decir que 55 de cada 100 hogares está en pobreza crítica. El nivel más alto que llegó ese indicador fue en el año 1998, cuando trepó hasta 45%. Estamos hablando de 10 puntos más que en el 98, en un país que disfrutó de un ingreso petrolero muy elevado, muy considerable y que no solamente los gastó, los despilfarró; sino que además endeudaron al país por un monto que todavía no conocemos con exactitud”, puntualizó el académico.

Gano más pero compro menos

La inflación hoy no obedece a los salarios. Se deriva básicamente de la devaluación que está propiciando el Gobierno; la desvalorización del bolívar que incide en otros costos de producción y que se traslada a los precios. Los salarios han aumentado apenas 30% y la inflación va por 110%. Entonces, no es el salario el responsable de la crisis que tenemos”, señaló el también profesor universitario.

Guerra brindó un análisis sobre la inflación y su impacto en el poder adquisitivo del pueblo venezolano: “En este momento estamos presenciando una caída vertical del poder adquisitivo de los salarios, de las pensiones y de las jubilaciones. El año 2014, el poder adquisitivo del salario disminuyo 15 %, es decir que un trabajador promedio en Venezuela pudo comprar 15% menos alimento y disfrutar 15 % menos de los servicios, debido al alza que experimentaron. Pero este 2015, lejos de aliviarse, la situación del bolsillo ha empeorado y en lo que va de año la inflación general es de 110%”.

Que aumenten los salarios, sin imprimir más billetes

Ante este panorama, Guerra enumeró posibles soluciones: “Se debe propiciar un incremento salarial del 50% para todas las escalas salariales y al mismo tiempo aplicar una política económica que impida que los precios sigan subiendo, de manera tal que los salarios aumentados no se vuelvan sal y agua con los incrementos de precios. ¿Cómo se hace esto? Poniéndole un torniquete a la impresión de dinero inorgánico que está haciendo el Banco Central”.

“De esta manera, aseguramos el incremento salarial para compensar al trabajador de la pérdida de su poder adquisitivo y por otro lado le ponemos un límite al aumento de los precios y con ello evitamos que lo que le vamos a dar al trabajador con una mano, con la otra mano se lo quite el alza de precios. Tenemos que ir a un aumento salarial, porque lo que estamos viendo es una caída del poder adquisitivo del salario de los trabajadores y nosotros somos responsables en esto. No estamos propiciando aumentos fuera del rango que pueden otorgar las empresas. La incidencia de los salarios en la estructura de costos de las empresas es de apenas un 15%. Queda un 85% que explica ese problema de la inflación”, subrayó el economista.

“Les pedimos a los amigos empresarios que, por la estabilidad social de este país, hagamos este esfuerzo por reponerle a estos que hoy no pueden comer una parte de lo que han perdido por la inflación. Yo creo que este es un planteamiento que no es populista, sino que es justo y encarna la justicia social”, enfatizó.

Para el aspirante de la Unidad Democrática es evidente que debe realizarse una exhaustiva revisión de las políticas públicas a la brevedad posible, al tiempo que manifestó su descontento ante la situación de abandono y descuido en el que se encuentran los principales servicios de esta ciudad capitalina como lo son el aseo, el agua y el alumbrado público; elementos que inciden desalentadoramente en la moral de los caraqueños. Para concluir, realizó un llamado al Gobierno Nacional, invitándolo a rectificar su actitud y adoptar un comportamiento “austero en sus gastos y disciplinado en su gestión fiscal y monetaria”.

Deja un comentario