El Koki evidencia fracaso de la revolución  

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Para la revolución bolivariana, que se jactaba de favorecer y ayudar a los menos favorecidos, que lanzó todo tipo de misiones que subsanaran las deficiencias de los más pobres, la vida del Koki no puede significar otra cosa que un rotundo fracaso. Una prueba de cómo, teniendo cualidades excepcionales, los jóvenes se vienen perdiendo en estos últimos 22 años. Ni más ni menos.

El Koki ha puesto en jaque a la ciudad de Caracas en los últimos dos días. Desde amplios sectores populares de la ciudad capital, sus hombres han desplegado acciones en contra de las partes bajas, paralizando avenidas, autopistas, el comercio y sembrado desasosiego en la población.

Acciones que han afectado diversas zonas desde la frontera de la Ciudad Universitaria, Santa Mónica, la avenida Victoria, Puente Hierro, Santa Rosalía, Cota 905, Quinta Crespo, El Paraíso, El Cementerio, El Valle, Los túneles de El Valle y La Planicie, La Vega, entre otros sectores hasta donde proyectiles de diversos calibres han hecho impacto.

Diversos medios de comunicación social relatan desde hace varios años, que el Koki ha estando unificando a las principales bandas que operan en el oeste de Caracas, y probablemente en el este y el Tuy. El poder de fuego, y su despliegue de los últimos días, demostraría que cuenta con numeroso número de hombres que lo siguen.

¿Quién es el Koki?

De este señor se conoce muy poco. Su nombre, según el Saime, es Carlos Luis Revete. Dicen que nació en 1978. Por lo tanto debiera tener cerca de 43 años. Aunque en las fotos que circulan en las redes sociales parece de una edad menor.

En las asonadas de 1992, el Koki tenía 14 años. Para 1999, ya había alcanzado los 21 años. Con lo que ha pasado más de la mitad de su vida en revolución.

La página insightcrime da cuenta, que solo a partir del 2013 es que se conocen las andanzas del Koki. Sin embargo, nunca lo han detenido –que se conozca. Y desde el 2017, saltó a los titulares gracias a la creciente actividad de su banda.

El Koki como ejemplo

El ciudadano Koki, quien goza de simpatías en las zonas donde opera, ha demostrado tener condiciones de liderazgo, planificación, coordinación, logística, sentido de la oportunidad, y negociación con las autoridades –entre otras- para las actividades que le son propias y afines. Sin embargo, esas nada despreciables cualidades gerenciales no fueron ni descubiertas ni cultivadas por la nomenclatura revolucionaria desde 1999. En este sentido, la irrupción del Koki es un fracaso para la gesta revolucionaria.

*editor@eastwebside.com

Video que circuló este jueves  en las redes sociales de autor anónimo.

Deja un comentario