CEDICE-Libertad ante la LOTTT

El nivel de vida de los trabajadores no se mejora a base de leyes del trabajo, sino mediante la creación de un mayor número de empresas que ofrezcan la posibilidad de dar trabajo a más personas.  Expreso Rafael Alfonzo, presidente de Cedice Libertad, quien indico que:

La Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores -que ya desde su título excluye a los empleadores- sobreprotege a quienes se encuentran trabajando en la actualidad, y castiga a quienes se encuentran desempleados, en el campo de la informalidad  o buscan empleo por primera vez. El instrumento legal fue aprobado y firmado por el Presidente de la República de manera unilateral e inconsulta. En su análisis y discusión no participaron los principales agentes económicos de la nación: empresarios, trabajadores y Gobierno.

Los efectos perniciosos de la ley se originan en el hecho de que, además de sobreproteger a los trabajadores, encarece sensiblemente el costo de creación de un empleo en el sector formal de la economía, hace aún más rígido el mercado laboral e incrementa el gasto de los despidos, incluso en aquellos casos en los cuales el trabajador incurra en falta grave y se amerite su destitución.

Indico igualmente el presidente de CEDICE Libertad  que, La nueva LOTTT viene a sumarse al complicado y oneroso conjunto de leyes que elevan de forma innecesaria e inconveniente los costes de producción del empleo en Venezuela. Además, es un instrumento adicional que contribuirá a disminuir la capacidad productiva del país y a alejar todavía más a los inversionistas nacionales y foráneos que podrían venir a Venezuela, si el marco jurídico fuese el apropiado.

Los beneficios establecidos en la LOTTT no guardan proporción con las posibilidades reales de una economía sometida a un proceso continuo de erosión, debido a las políticas de ataques a la propiedad privada, y control y violación permanente de las libertades económicas.

Esta ley gravosa y rígida penalizará a la PYME, a los más pobres, a los desempleados, a los informales y a los trabajadores por cuenta propia, mientras solo proporcionará algunos beneficios parciales a quienes en la actualidad tienen el privilegio de contar con un trabajo.

Venezuela necesita empresas que generen empleos productivos, se necesitan políticas públicas que atraigan inversiones, que se promueva la competitividad  como nación en el marco de un mundo cada vez más exigente. Para garantizar este ambiente es que debe servir el marco jurídico. Expresó Alfonzo.

Fuente: Cedice

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *