¿Qué se sabe del diálogo en México?

Spread the love

Por Gustavo Ocando Alex

La negociación entre las fracciones políticas enfrentadas en Venezuela iniciará este viernes en Ciudad de México con la asistencia internacional del Reino de Noruega, México, Rusia y un país europeo aún por definir.

El diálogo no incluirá a voceros del sector disidente del llamado gobierno interino del líder opositor Juan Guaidó, tal y como había reclamado el presidente Nicolás Maduro.

La Voz de América pudo conocer a través de fuentes enteradas de los detalles logísticos de último momento de las conversaciones que la capital mexicana será sede del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y una comisión opositora presidida por el exalcalde y abogado constitucionalista Gerardo Blyde.

Un comunicado de apoyo al diálogo sobre Venezuela, difundido este martes por la cancillería peruana, confirmó que Ciudad de México albergará las reuniones.

A Blyde, le acompañarán en el proceso negociador en México Tomás Guanipa, embajador designado por el Parlamento de 2015 ante Colombia; Carlos Vecchio, embajador del gobierno interino de Guaidó en Estados Unidos; el dirigente del partido Un Nuevo Tiempo, Luis Emilio Rondón padre; y Mariela Magallanes, diputada venezolana que se encuentra en el exilio desde el año pasado.

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional electa en diciembre pasado, y el gobernador del estado Miranda y hombre de confianza de Maduro, Henry Rodríguez, liderarán la comisión de parte del oficialismo venezolano, confirmó el mismo presidente en declaraciones públicas, hace dos semanas.

Se pudo conocer, además, que la comisión opositora para las negociaciones puede incluir más integrantes y que viajará este miércoles a México.

Las partes involucradas en el proceso facilitado por Noruega, entre ellos voceros del gobierno y la cancillería de México, han mostrado discreción en cuanto a los detalles de los encuentros políticos sobre Venezuela.

Según estas versiones, la exclusión de ese sector opositor disidente de Guaidó refleja “la seriedad” con que los actores internacionales involucrados abordan el diálogo para destrabar la prolongada crisis política venezolana y facilitar la ayuda humanitaria en el país.

“Eso fue solo una insistencia fallida del gobierno de Maduro” en la fase pendular del diálogo ante los delegados de Noruega y la oposición, aseveraron las fuentes, entendidas de la logística de las negociaciones, bajo condición de anonimato.

El presidente Nicolás Maduro, a quien sus opositores y al menos 50 gobiernos acusan de usurpar el cargo desde hace dos años y medio, ha insistido por meses en la inclusión de representantes de ese sector político en el diálogo.

Durante las votaciones internas del Partido Socialista Unido de Venezuela, el pasado domingo, Maduro aseguró que las conversaciones “con la oposición guaidocista” marchaban “bien” y reiteró su demanda de que participaran “todas las oposiciones” en las negociaciones políticas de México.

Según el mandatario, existen al menos siete puntos en una agenda que aún se discute, mientras dice esperar que se precisen la fecha y el lugar del diálogo.

De acuerdo con las fuentes consultadas, el diálogo contará también con la participación de delegados del gobierno de Rusia, a favor del gobierno de Maduro, y de un país europeo, como garante de la comisión de Juan Guaidó.

Insistencia fallida

Dirigentes políticos de la oposición que participa en la llamada comisión de diálogo, paz y reconciliación de la Asamblea Nacional electa en 2020, de mayoría oficialista, confirmaron a la VOA que no enviarán delegados a México.

“Ellos [la oposición de Guaidó] vetan todo. Van a participar solos, a pesar de que nosotros hemos logrado acuerdos concretos y que el diálogo no fracase”, expresó uno de los líderes políticos disidente de Guaidó, antes de citar pactos como “el regreso a la ruta electoral” y la selección del poder comicial nacional.

Esa oposición que rompió con Guaidó nunca formalizó petición alguna ante los factores involucrados en el diálogo para formar parte del proceso, dijo la fuente.

Los movimientos que apoyan a Guaidó, un bloque de una treintena de partidos, suelen criticar a un sector de la oposición venezolana que participó en las elecciones presidenciales de 2018 y las parlamentarias de 2020, consideradas ilegítimas por parte de la comunidad internacional, y los acusan de participar en un diálogo sin respaldo popular con el gobierno de Maduro desde el año pasado.

Ese grupo disidente incluye al legislador Timoteo Zambrano, el exgobernador Henri Falcón, el pastor y diputado Javier Bertucci, el excandidato presidencial Claudio Fermín, el exparlamentario de izquierda Felipe Mujica, y un conjunto de diputados que se apartaron de las organizaciones que apoyan a Guaidó.

Los aliados de Guaidó se refieren peyorativamente a ellos como integrantes de “la mesita” de negociaciones que el oficialismo activó en Venezuela en 2020.

Timoteo Zambrano, de Alianza Democrática, expresó este lunes en sus redes sociales su anhelo de que las negociaciones logren “el cese definitivo de los atajos y las salidas mágicas promovidas por sectores radicales”.

“Venezuela necesita propuestas serias. Respaldamos el nuevo proceso de diálogo político en México. Hacemos votos por resultados positivos en beneficio del país”, escribió, poco luego de lamentar la ausencia de España en el proceso.

Fuente: VOA

Deja un comentario