José Guerra: El laberinto y el voto

Spread the love

 

Por José Guerra

Ya en la recta final para las elecciones regionales del 21 de noviembre de 2021, es conveniente referirse a un conjunto de opiniones que pululan por las redes sociales sobre ese evento.

El elemento común a esas opiniones se puede sintetizar como sigue: Venezuela está gobernada por un régimen criminal, que no va a entregar el poder en ninguna de sus instancias por medios de elecciones y que por tanto lo que procede es acentuar las sanciones para auxiliarlo y eventualmente llamar a una especie de intervención de fuerzas extranjeras.

Según esa lógica con criminales no se negocia. Con dicha intervención se depondría a Maduro y así se resolverían los problemas de Venezuela. Que uno sepa, el que dijo públicamente que anda organizando un grupo expedicionario, quien hasta suministró una cuenta bancaria para ayudar con ese propósito, no ha vuelto hablar más del tema.

La política seguida desde 2018 y con énfasis desde 2019 consistente en la mayor presión posible sobre Maduro, si bien golpeó muy duro al régimen, no logró su objetivo de que abandonara el poder. Esos son hechos, no opiniones, a menos que la ceguera impida ver la realidad. El apoyo de Rusia, China, Irán y Cuba ha contribuido a la supervivencia del régimen.

En esta coyuntura que vive Venezuela, el llamado a no votar favorece a Maduro y al Psuv. La abstención no es política, a menos que se enmarque en un plan  insurreccional para lo cual hay que contar con grupos organizados decididos a la lucha en cualquier terreno, una estructura partidista en correspondencia con la política insurreccional y apoyo financiero interno y externo. Actualmente con ello no se cuenta en Venezuela salvo las manifestaciones de coraje teóricas expresadas por las redes sociales.

Hay que ser angelical para no caracterizar adecuadamente la naturaleza del régimen que encabeza Nicolás Maduro. Para enfrentar a ese tipo de esquema socio político es más eficaz el voto popular y la movilización social que llamados abstractos a intervenciones externas o actos de violencia aislados.

El enemigo al cual más teme una dictadura es el voto popular en comicios libres. Una revisión histórica de las transiciones de dictaduras a democracias sugiere que la fractura de la coalición dominante en el poder es una condición fundamental para la restauración de la democracia.

Por eso, el espacio de la lucha democrática es esencial para conformar una mayoría popular que altere la correlación de fuerzas y haga viable la derrota de quienes detentan el poder, para lo cual las alianzas son necesarias. Nadie está  diciendo que para las elecciones del 21 de noviembre están dadas todas las condiciones.

Estas se conquistan participando, haciéndolo retando al régimen en su terreno, conectando con el pueblo descontento que es la gran mayoría y fortaleciendo a los partidos políticos y demás organizaciones sociales. Tan democrático es participar en unas elecciones como liderar la lucha sindical y la del pueblo por mejores condiciones de vida. Quienes llaman a no votar no hacen ni lo uno ni lo otro.

Hay que votar para comenzar a encontrar la salida del laberinto en donde estamos. Para llegar a elecciones presidenciales libres o el referendo revocatorio, primero hay que cubrir la etapa de las elecciones regionales.

Deja un comentario