Elección de Petro desplomó el peso y sembró incertidumbre en mercados petroleros

Spread the love

Por Jairo Chacón

El mercado accionario no ha reaccionado positivamente a las propuestas económicas del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, especialmente en el tema de transición energética y ante la incertidumbre en el mercado mundial por una amenaza de recesión global, aseguran analistas.

El dólar subió a máximos históricos durante las dos primeras semanas después del triunfo de Petro, quien propuso no entregar más contratos de exploración y producción petrolera. Al cierre de la jornada del martes, el precio del dólar se situó en 4.265 pesos, el valor más alto en la historia del país.

Para el director ejecutivo de la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo), Mauricio Santamaría, la propuesta de Petro es un golpe muy fuerte a la economía colombiana.

La propuesta de Petro es no adjudicar ningún contrato nuevo de exploración y explotación de petróleo, y hacer un seguimiento a los vigentes (180) para que la economía de Colombia no dependa de la exportación de petróleo. El presidente electo considera que la transición energética en Colombia a energías renovables se debe realizar en 10 años.

“Si bien la propuesta de Petro incluye mantener los contratos [petroleros] vigentes, estos ingresos no serán suficientes si no se sigue explorando. No será posible que estos recursos se reemplacen en 10 años, y por ello esa propuesta no hay manera de que se pueda concretar», opinó Santamaría.

Alejandro Martínez, ex director ejecutivo de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) y hoy director de Gasnova, gremio de las empresas distribuidoras de gas propano, aseguró a la Voz de América que “no permitir la exploración petrolera en el país es una decisión que tendría unas implicaciones muy fuertes para la economía nacional”.

“Eso nos obligaría a tener que importar hidrocarburos para abastecer las necesidades de Colombia y hoy en día la industria petrolera es una parte importante de las exportaciones del país, de la entrada de divisas y también de los ingresos fiscales del Estado”, agregó.

Esto se traduciría en menores ingresos para el gobierno y por ende mayor necesidad de incrementar los impuestos o la deuda pública. Para los consumidores sería muy complicado porque obligaría a subir el precio de la gasolina, el diésel, el gas natural y el gas licuado de petróleo (GLP), que se vende en cilindros, añadió.

“En la medida en que se pare la exploración y no haya nuevos descubrimientos, bajaría la oferta para el país y habría que importar, lo que se vería reflejado en un alza que afectaría el bolsillo de los colombianos”, agregó.

Para el expresidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) Luis Miguel Morelli la propuesta de suspender la celebración de nuevos contratos de exploración y producción, así como la reducción en el futuro próximo de la producción y exportación de petróleo es un “suicidio económico” para el país.

“Colombia necesita de esos recursos de los hidrocarburos, puesto que con esas regalías se hace gran inversión social en las regiones, en los departamentos y en los municipios de nuestro país”, añadió. “Colombia tiene una de las seis energías más limpias, porque proviene de una matriz hidráulica que genera para Colombia esa energía limpia”.

“Es importante que se reconozca que no solo tenemos esas energías limpias y que ya estamos en esa transición energética, sino que ese argumento relacionado con la contaminación que trae la industria extractiva, particularmente de los hidrocarburos en la exploración y producción no existe tal impacto ambiental negativo que no pueda ser controlado o mitigado”, manifestó.

El petróleo va a seguir siendo importante

Alejandro Useche, economista de la Universidad del Rosario, dijo que el gobierno de Petro no va poder «frenar en seco de un día para otro la exploración o la exportación de petróleo».

Lo que propone Petro, dijo Useche, es «un cambio de orientación en lo que se refiere a la dosificación de las exportaciones y frente al consumo interno de petróleo».

“Hay una cantidad muy grande de yacimientos que van a seguir siendo explotados y esa producción dependerá del consumo, de la demanda interna y externa que tenga el petróleo colombiano”, aseguró.

La transición energética «será gradual», señaló a VOA el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo y Gas (ACP), Francisco José Lloreda.

Entre tanto, la Asociación Colombiana de Ingenieros Petroleros (Acipet) señaló en un comunicado que invitaba a Petro «a dialogar con la industria de los hidrocarburos, una de las más importantes del país, con el único propósito de trabajar por el bienestar de todos los colombianos, mediante un proceso de transición energética responsable”.

Fuente: VOA

Deja un comentario