El crecimiento de China ya es historia

Spread the love

La actual deblace de los mercados bursátiles de China evidenciaron la otra cara de la economía del país asiático. En pocos meses, las acciones y bonos cinos perdieron cerca del 50% de su valor. El análisis de inversión, que antes se había dejado impresionar por tasas de crecimiento superiores al 10%, ahora deberá escudriñar otros indicadores.

La naturaleza del desarrollo económico chino permitió tasas históricas de crecimiento interanual del PIB. Desde 1980, siempre por encima del 4% anual. Experimentando tres picos importantes: casi 15% en 1984, 14% entre 1992-1993 y otra vez 14% en el 2007. Con caída por debajo del 10% entre 1988-1990; entre 1996-2003 y 2008-2010.

A partir del 2010, cuando creció en 10,4%, el crecimiento de la economía china entró lentamente en declive: 9,3% en el 2011; 7,8% en el 2012; 7,7% en el 2013 y 7,4% en el 2014.

Este declive, que debió alertar a los analistas, sin embargo fue soslayado por interpretaciones en cuanto a que un crecimiento superior al 10% interanual, no era sostenible en el tiempo. Razón por la cual el declive se debería –explicaban- a una estabilización más racional del crecimiento alrededor del 7 porciento.

Sólo entre el 12 de junio y el 8 de julio de este año, los bonos y acciones chinas negociados en las bolsas perdieron un -40% de su valor. Luego llegaría el crítico 24 de agosto, cuando perdió ese sólo día un -8,5%.

Como consecuencia inmediata, y gracias al cambio horario -que hace que cuando cierran las bolsas en Asia, están por abrir en Occidente- todas las bolsas cayeron drásticamente a niveles anteriores al 2007.

Luego de esta debacle, los análisis no son los mismos. El analista y abogado de riesgos Hale Steward, al señalar que “la historia del crecimiento de China era una asunción del análisis de inversión en los últimos 20 años”, aseveró que “no lo será más”. Con lo que expresa, que de ahora en adelante, serán otros los indicadores para invertir en el gigante asiático.

Este criterio es bastante significativo. A China se le evaluaba por su crecimiento económico. Para el resto de los países se evalúan también otros indicadores, como el desempeño de cada una de las empresas, libertad económica, estabilidad política, desempleo, etc.

Por ello los países con economías sólidas son perturbadas momentáneamente por la tormenta China. En pocos días sus indicadores regresan a sus niveles previos.

Fuente: Eduardo Martínez, redacción

Deja un comentario