Crónica de guerra: Ucrania asume la iniciativa en la guerra

Spread the love

Valeri Guerásimov, jefe del Estado Mayor de Rusia.

Por Vladimir Kavan desde Praga

La guerra en Ucrania tiene ahora otra cara. Los ucranianos han podido hacer retroceder a los rusos en el norte, quienes han abandonado este frente.

El esfuerzo ruso se ha concentrado ahora en el este, con un intento de dominar todo el territorio del área del Donbas. Mas los ucranianos no lo han permitido hasta ahora. Un detalle que no se ha vuelto a mencionar es que el ejército de Bielorrusia no invadió a Ucrania y no ha participado en las hostilidades.

Lo que si han logrado los rusos es establecer por ahora un puente terrestre entre Crimea y Rusia. Pero si los rusos no llegan a dominar toda el área del Donbas, este puente terrestre será fácil de cortar por los ucranianos en un futuro.

La reunión que se celebró en días pasados en la base aérea americana de Ramstein, Alemania, con representantes de la defensa de 40 países, junto al secretario de defensa y jefe del estado mayor conjunto de Estados Unidos, sirvió para coordinar los suministros para el ejército ucraniano. Vuelve a mencionarse que Estados Unidos, otra vez, es el proveedor del “arsenal para la democracia”, eslogan muy usado durante la Segunda Guerra Mundial.

Ucrania en el presente está recibiendo armamento pesado que consiste de tanques, transportes blindados, artillería de largo alcance, sistemas antiaéreos, y otros armamentos modernos de última tecnología. Además, de lo que ya viene recibiendo en armas ligeras.

La inteligencia ucraniana está muy bien informada de los movimientos de los comandantes rusos, y los atacan. Esto viene de la doctrina de guerra americana, que aparte de la «air-land war» que la practicaron en Iraq, esta incluye ir detrás de las los líderes y comandantes para neutralizarlos.

Esta práctica surgió a raíz de disponer de armamento moderno de alta precisión.  Ya van siete generales y oficiales de alto rango rusos muertos en esta guerra. El último oficial afectado es el general Valeri Guerásimov, jefe del Alto Estado Mayor del Ejército ruso, quien podría haber sido herido en un ataque a la base de comando de operaciones del área del Donbas, evento en el cual pudieron haber muerto hasta 40 oficiales de varios rangos.

Tal como se mencionó en una crónica anterior, esta guerra se ha convertido en un campo de prueba de armas modernas, para ambos bandos. El frente en el Donbas por ahora es una guerra de desgaste, y prevalecerá el bando que pueda reemplazar las bajas y equipos dañados.

Hay noticias de explosiones e incendios en almacenes de suministros del ejército ruso, así como también en plantas de producción de municiones, que hacen sospechar de posibles sabotajes. Lo que pasa dentro de Rusia hoy día es un enigma por el rígido control de la información en ese país.

Se observa que el ejército ucraniano está muy bien entrenado, dispone de un comando y control flexible que permite que los oficiales en el campo de batalla se adapten rápidamente a las circunstancias y entorno para sacar provecho de la situación.

Mientras el ejército ruso demuestra poco entrenamiento, baja disciplina, están desmoralizados, con deficiencias en los suministros. Su comando y control es muy rígido de orden vertical, como fue durante la Segunda Guerra Mundial, y esta situación no permite sacar ventaja a sus armas modernas. Parece ser que el poderoso ejército ruso no existe, la corrupción y malversación de fondos está detrás de esta realidad.

Solo quedan 7 días para el 9 de Mayo, el célebre desfile militar en Moscú. Este año será menos numeroso que en años anteriores, y es una incógnita que es lo que va a decir Putin en su discurso.

* Corresponsal de guerra

Deja un comentario