CEDICE: Discusión sobre el servicio de salud en Venezuela

Spread the love

En el momento que iba a comenzar la mesa de análisis, la zona se quedó sin energía eléctrica.

Por Eduardo Martínez

En la Mesa de Análisis,  organizada por el Observatorio Económico-Legislativo en la sede de CEDICE de Los Caobos el pasado viernes, experimentamos una de las vicisitudes que padecen los venezolanos. En el momento que iba a comenzar la mesa de análisis, la zona  se quedó sin energía eléctrica. Por lo que nos vimos obligados, como en los viejos cines de pueblo, a tomar las sillas y subir hasta el hall de entrada del edificio de la Cámara de Comercio de Caracas, para realizar la mesa a viva luz y en la penumbra. Dos características que parecen imponerse en el ejercicio actual de un derecho humano, como es el de la libertad de pensamiento y expresión: en penumbra y a viva voz.

Alicia Sepúlveda, Coordinadora del Observatorio Económico-Legislativo de Cedice, abrió la jornada esbozando cómo las leyes impactan la economía a futuro y la prestación misma del servicio. Así mismo señaló que hay 4 grupos de leyes que tienen que ver directamente: 1) los relativos al poder comunal; 2) las leyes habitacionales; 3) las leyes del sector bancario: bancos, bolsa pública, banca pública, y la ley orgánica del sector financiero;  4) las leyes propiamente de salud, entre las que destacan 4.1) la que regulará las clínicas privadas; 4.2) los reglamentos de la ley de seguros; 4.3) la ley de honorarios médicos; y, 4.4) la ley de salud.

Punto de vista de las clínicas privadas

Hipólito García, presidente de la Asociación de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales Privados, expresó que la asociación fue creada en el 2007 en la búsqueda de un espacio para discutir como mejorar el servicio de atención de salud y la actividad.

El doctor García prefiere no utilizar el término “privado” al referirse a las clínicas privadas. Para ello, utiliza el término “autosustentados”, es decir, financiadas por los mismos pacientes.

Entrando al tema, García señala que tenemos varios sistemas de salud superpuestos, y no un solo sistema de salud como debería ser. Con lo que mencionó algunos de ellos: IVSS, MPPS, IpasME, Barrio Adentro I, II y III, etc.

En Venezuela, al esbozar las estimaciones estadísticas fundamentales, García reveló que se calculan unas 40 mil camas hospitalarias. De las cuales el 95% se encuentran en hospitales públicos, el resto en las instalaciones no-públicas. Esto representa un promedio de 1,49 camas por 1.000 habitantes, en contraste con el promedio del continente americano que es entre 2 y 3. Lo que establece que tenemos un déficit de 20 a 22 mil camas de hospitalización.

Al referirse al programa público “Barrio Adentro”, Hipólito García lo calificó que es una buena iniciativa, y que pudiera excelente, al ser un sistema de atención primaria que proporciona educación en salud, vacunación y la primera atención. Lo que descongestionaría los hospitales. Estando de acuerdo con que el mayor esfuerzo debe hacerse en la atención primaria.

A pesar del retraso en la publicación de estadísticas, García menciona que en los anuarios de mortalidad están referidas 20,2 % de muertes por causa cardíaca, 15,2 por cáncer y 16% por accidentes ó suicidios ú homicidios. Con lo que tenemos la combinación del primer mundo y la violencia y el trauma.

“Es importante saber que el sistema privado no atiende más del 30%”, dice (para el 2005). El 70 % sigue siendo atendido por el sector público. Por lo que debemos tener una ley de seguridad social que incluya la ley de salud. “Barrio Adentro fue interesante, pero no tiene efectividad”, dice el doctor García.

En el análisis de las cifras, Hipólito García señala que de los 28 millones de habitantes, 12 millones trabajan en el sector público y 4 millones en el privado. El Estado ha cubierto la atención de los empleados, lo que hace que se vuelquen sobre las clínicas privadas. Instituciones que no están preparadas para recibir tanta gente. “Por eso la saturación”, resalta García.

Ahondando en el problema de atención hospitalaria, Hipólito García advierte que “no puede crecer la infraestructura hospitalaria para adecuarse al crecimiento de la población” (NR: al mismo ritmo). Lo que ha llevado, en el caso de Brasil, a lo que se ha llamado la “experiencia mixta”.

La problemática hay que verla desde dos puntos: el humano, y la cadena de servicio, considera Hipólito García.

El punto de vista humano se refiere al personal de las instituciones, y que es profesional y altamente calificado. En estos momentos hay un gran déficit de personal, tanto de enfermeras como de médicos, y es agravado por la emigración de profesionales hacia otros países.

En cuanto a la cadena de servicio, incluye todo aquello necesario para prestar la atención: entre otros, gente que atienda y dinero. En este punto, el doctor García hace hincapié en el factor tecnológico necesario para un correcto y oportuno diagnóstico. Resaltando que lo tecnológico aumenta el costo, pero también aumenta la calidad de vida.

Sobre la actual ley de actividad aseguradora, Hipólito García recordó que “desde hace 20 años es obligatorio atender las emergencias”. Pero también recordó, que “el único que decide que es una emergencia es el médico”.

También recordó que el sector privado está muy regulado. Por lo que se discute, y se debe definir, cuál es exactamente el rol regulador del Estado.

El sistema único de salud debe autorizar a los niveles regionales y locales, y luego auditarlos, dijo García.

Finalmente, el presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales Privados, concluyó que ante la discusión actual de los proyectos de ley del sector salud, es necesaria la participación de mayor cantidad de organizaciones de la salud en esas discusiones.

“No decimos que en dos años se resolverán todos los problemas: Pero si empezamos ahora, podemos estar mejor”, terminó señalando Hipólito García.

Punto de vista de los vendedores de equipos

Adolfo Gómez, directivo de la Asociación Venezolana de Empresas que Comercializan Equipos Médicos, proporcionó al análisis los puntos de vista de un sector que poco se toma en cuenta. Sin embargo, son los equipos médicos ese “factor tecnológico” que tiene una gran incidencia en los costos de la salud.

Gómez  mencionó varios problemas que confronta el sector: la actividad cambiaria, la burocracia, las tasas de interés, y la no estandarización de los equipos.

En relación con el tema cambiario, Adolfo Gómez mencionó que las autorizaciones se tardan entre 30 y 60 días; que si bien otorgan las divisas al cambio de 2,6 bolívares, al final terminan pasando a 4,3 Bs. por dólar. En cuanto a la tasa de interés que aplican los bancos, señaló que aplican tasas entre 20 y 23%, como a cualquier actividad comercial. Así mismo, se refirió a la poca estandarización de equipos dentro de clínicas y hospitales. A veces se tienen 4 equipos de 4 marcas distintas, con repuesto y partes también diferentes para el mantenimiento. Lo que encarece los costos de mantenimiento.

Para compensar algunos de estos problemas, los vendedores de equipos realizan alianzas estratégicas con médicos y clínicas, dice Gómez. Con lo que equipos y accesorios se venden directamente al paciente, y los exámenes que  los laboratorios realizan también directamente. Esto elimina un eslabón de la cadena de comercialización, resultando en ahorros para el paciente.

“Si no abordamos el tema con responsabilidad, los perjudicados somos todos”, señaló Adolfo Gómez. Y que estas apreciaciones son un “panorama al futuro”, por que “sólo podemos hablar de hipótesis” al ser leyes en discusión.

Finalmente, el representante de los comercializadores de equipos médicos informó que estaba de acuerdo con la regulación por parte del estado, pero que si  “se regula una actividad sin ver las actividades conexas, se reducirá la prestación del servicio”.

Deja un comentario