26 Crónica de guerra: De la naturaleza del conflicto  

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Nada es estático en la vida, y menos los conflictos. En casi 80 días de esta guerra no convencional, las cosas han ido evolucionando.

Cuando el Tribunal Supremo de Justicia arreció con sus decisiones contrarias al ordenamiento constitucional a finales de marzo, se inició una crisis constitucional entre el al alto tribunal y la Asamblea Nacional.

A los pocos días, la crisis dio paso a un conflicto con la oposición como un todo. Empezaron a sucederse manifestaciones y protestas. Y la reacción del régimen elevó la temperatura de la calle.

Así vimos como comenzaron a aparecer asesinados, hasta a la fecha con promedio de uno por día, miles de detenidos, heridos y perseguidos.

Eso trajo como consecuencia la toma de posiciones adversas al régimen de consejos universitarios, centros de estudiantes, academias, colegios profesionales, gremios, sindicatos, productores, entre otros.

La TSJ siguió en su parcialización favor del régimen. Igualmente el defensor del Pueblo tomó partido en esta dirección, así como el contralor general de la República. No así la Fiscal General de la Nación como jefa del Ministerio Público, quien ha emprendido acciones judiciales tendientes a restablecer el orden constitucional.

En semanas, la crisis salió de las fronteras nacionales despertando el parecer y opinión de países y los organismos multilaterales. El conflicto se internacionalizó con saldo muy desfavorable para el régimen de Nicolás Maduro.

En efecto, este lunes se reunirá la asamblea de Cancilleres de los países integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA). Seguramente emitirán una resolución condenatoria del régimen de Maduro, aunque lo maquillen con un lenguaje diplomático.

En este punto, cabe detenerse a conceptualizar la naturaleza del conflicto. Ya no es esa diatriba entre el gobierno y a la oposición.

Cuando se establece un balance, haciendo uso de la famosa T de la contabilidad, para colocar lo que está a la izquierda y a la derecha, encontraremos que es un conflicto entre “el régimen y la Nación toda”.

El régimen arremete cada día en contra la gente, las instituciones que conforman la estructura del Estado, y que deberían estar amparadas por la Constitución, que el mismo régimen desconoce por las vías de los hechos.

Esa es la naturaleza de este conflicto.

Junio 17 de junio, 2017

Deja un comentario