22 Crónica de guerra: Neomar, víctima de un bombardeo  

Spread the love

Por Eduardo Martínez

El asesinato del adolescente Neomar Lander debe llamar a la reflexión profunda de la conciencia del país.

Neomar no fue una de las decenas de cadáveres que son encontrados cada día en el país. De lo cuales, a muchos de ellos, nunca llegamos a conocer sus identidades y mucho menos su victimario.

El 90% de los asesinatos quedan impunes. Asesinos que nunca son imputados. Con asesinados que en gran proporción, son tan jóvenes como Neomar.

El caso del asesinato de este joven de Guarenas lo podemos ver en diversos videos tomados desde varios ángulos.

El régimen ha querido manipular el crimen. No es para menos. Es un hecho que muestra en toda su dimensión la represión que se aplica en Venezuela para acallar las voces que piensan distinto.

En cualquiera de los casos, cuando en una manifestación pacífica se pierde el control, se transforma en un problema de orden público.

Los problemas de orden público se tratan como lo que son. Hay técnicas y protocolos que deben seguirse. Venezuela ha ratificado acuerdos internacionales que obligan al régimen a seguirlos y respetarlos.

Pero eso no ocurre con el régimen de Nicolás Maduro. En la Venezuela desde abril del 2017 –este año- se aplican procedimientos de guerra: uso de fuerza excesiva que termina siendo letal; lanzamiento de lacrimógenas explosivas con químicos proscritos y disparadas a lugares del cuerpo humano donde su impacto resulta letal; disparo de perdigones aliñados con piezas metálicas mortales; juicios militares con tribunales ad-hoc; razzias contra viviendas; y el uso de paramilitares para evitar la identificación y escurrir la responsabilidad ante las leyes.

El caso de Neomar Lander tiene muchos agravantes. Demuestra el uso de represión excesiva en contra de menores de edad.

Si acaso el régimen se atreve a decir que no lo sabía, pone en evidencia el bombardeo indiscriminado en contra de civiles. Esto último que hemos apreciado en numerosos archivos de videos tomados por testigos presenciales.

En protestas que congregan cientos de miles de manifestantes, hemos visto también la precisión quirúrgica de PNB y GNB. La evidencia salta a la vista, al resultar heridos el 40% de los diputados opositores presentes.

La conclusión parece evidente. El régimen aplica operativos de guerra en contra de civiles desarmados. Neomar ha sido una víctima lamentable de la acción comandada por Maduro, como “comandante en jefe”. Título del que disfruta oír de la lisonjera hegemonía comunicacional del régimen.

Post data: Si estas técnicas hubieran sido empleadas por los gobiernos democráticos, varios de los ministros –que todos los jueves protestaban encapuchados en la plaza de las Tres Gracias en Caracas- no serían ministros hoy en día.

Junio 9, 2017

Deja un comentario