23 Crónica de guerra: La gran ausente

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Ha ocurrido de todo en más de dos meses de protestas por la violación sistemática de la Constitución por parte del régimen de Nicolás Maduro, y la Cruz Roja no ha aparecido por ninguna parte.

Ante los reclamos de la población, el único avance que muestra el régimen son la siembra de cruces en los cementerios, las acciones represivas de la GNB, la PNB y colectivos paramilitares que allanan, arremeten violando hasta las leyes internacionales en caso de guerra.

Las organizaciones no gubernamentales han denunciado casos de desapariciones y torturas; los videos tomados por testigos presenciales, muestran el disparo a quemarropa con armas de fuego en contra de manifestantes o transeúntes desarmados, invasiones a moradas y destrozos a la propiedad.

Asimismo, en esos mismos videos se puede apreciar la maldad con que efectivos policiales y militares golpean y roban a las personas, quitándoles celulares, prendas, dinero y otros efectos personales.

El saldo de cada día de manifestación es centenares de heridos que deben ser atendidos por los ambulatorios  municipales, y clínicas privadas cercanas.

Guardias Nacionales y Policías Nacionales, ante estos heridos –que muchas veces se asfixian en el pavimento- siguen arremetiendo y disparando.

De manera insuficiente, pero efectiva, los estudiantes de medicina de nuestras universidades, han venido atendiendo a los heridos. Organizados en lo que han llamado la “Cruz Verde”, con las uñas han rescatado y prestado los primeros auxilios.

Pero la GNB y la PNB no se han contentado con reprimir. Han ido más allá. En el caso de la Policlínica Las Mercedes, no se han frenado a la hora de disparar lacrimógenas y otros proyectiles en contra de esta clínica, por presuntamente estar atendiendo a los heridos.

Asimismo, hay videos en los que se observa y confirma como esta fuerza desplegada públicamente han asaltado, robado y destruido los implementos médicos, con los que los muchachos de Cruz Verde atienden a los afectados.

Sin embargo, cuando ya no nos asombra la brutalidad de la represión con 70 días de avances en contra de los derechos humanos, llama la atención de que la gran ausente haya sido la Cruz Roja Venezolana.

A la Cruz Roja no se le ha visto atendiendo heridos, que en algunos días se cuentan por centenares, ni socorriendo a los hospitalizados, y mucho menos visitando a los centenares de detenidos sometidos a juicios militares.

Este sábado, también sin embargo, a su sede central en La Candelaria llegó una de las miles de lacrimógenas que el régimen ha lanzado. Como consecuencia, desplegaron la bandera de la Cruz Roja en señal de protección de la edificación. ¿Y en más dos meses no pudieron sacar una banderita por los miles de heridos, golpeados, perseguidos, detenidos, y hasta por las 6 docenas de asesinados?

Son la gran ausente. Es una vergüenza para quienes somos descendientes de quienes trajeron esta organización a Venezuela.

Junio 10 de junio, 2017

 

Deja un comentario