Werner Corrales: La inigualable obra de Marcos Pérez Jiménez  

Spread the love

Por Werner Corrales

Periódicamente reaparecen en las redes sociales imágenes y textos sobre Marcos Pérez Jiménez endiosando la obra de los gobiernos en los cuales él fue la figura principal, comprendidos entre el 24 de noviembre de 1948, cuando su golpe militar derrocó al primer presidente venezolano surgido del sufragio universal, y el 23 de enero de 1958, cuando las Fuerzas Armadas lo depusieron a él poniendo fin a las dictaduras del Siglo XX.

Esas campañas, las cuales crean una imagen distorsionada en jóvenes que no tienen otra referencia sobre la última dictadura del Siglo XX, se fundamentan en una concepción en gran medida ingenua de los procesos de desarrollo y modernización de la sociedad y se apoyan en información falsa o mal interpretada sobre las ejecutorias de Pérez Jiménez, las cuales pretenden caracterizar a esos procesos en términos de la obra física, ignorando las dimensiones políticas, económicas, sociales e institucionales de los mismos.

Según ellas, Pérez Jiménez convirtió a Venezuela en una “potencia mundial”, fue quien “modernizó” a Venezuela, revaluó el bolívar por encima del dólar y construyó todas las autopistas y carreteras del país. Una de las propagandas que vi últimamente (ver imagen arriba) añade frases como “los presos trabajaban para nosotros” y “quien mataba tenía que morir”.

En beneficio de los lectores jóvenes, quisiera aclarar algunas cosas comentando los datos que aparecen junto a la imagen mencionada de Pérez Jiménez, y hablando de los logros de desarrollo del primer decenio de la democracia, 1959-1968.

1. Nunca, en la historia del bolívar como signo monetario, éste fue revaluado por encima del dólar, ni hacer una revaluación necesariamente beneficia a la economía de un país.

2. Los primeros diez años de la democracia (1959-1968) mostraron mejores avances en indicadores de desarrollo que los progresos sumados de los 20 años anteriores 1939-1958, como sucedió, entre otros con: a) la esperanza de vida al nacer y la mortalidad infantil, b) el analfabetismo de la población total y el nivel de escolarización de la Fuerza de Trabajo, c) el salario promedio real, d) el porcentaje que representaba el PIB industrial en el PIB total, e) la suma del desempleo abierto y el empleo informal precario como fracción de la población activa, f) la fracción de la población en situación de pobreza, g) la población que tenía acceso al agua potable y la energía eléctrica, etc.;

3. En la década 1959-1968 se construyeron y dotaron de equipos y personal especializado más y mejores infraestructuras de transporte, energía, agua y saneamiento, además de más hospitales, dispensarios, universidades, liceos y escuelas que en el período 1949-1958;

4. «Quien mataba tenía que morir» es una declaración tan bárbara como lo fue el gobierno de Pérez Jiménez en materia de derechos humanos, y en todo caso los asesinatos de la Seguridad Nacional (SN) no eran castigados sino premiados por el gobierno dictatorial; y

5. La vida, las libertades, los derechos humanos y la democracia no tienen precio, y el gobierno de Marcos Pérez Jiménez las violó y conculcó sistemáticamente.

 

 

Deja un comentario