Rodolfo Dasilva: Devaluación y patria

Spread the love

devaluacionpor Rodolfo Dasilva

Volvemos a estar a las puertas de otra devaluación de nuestra moneda. Volvemos a ser testigos del desastre económico de este ensayo de socialismo de SXXI. Hay varias razones para depreciar la moneda [disminuir su valor con respecto a otras monedas], todas orientadas a corregir los desequilibrios macroeconómicos, generalmente productos de malas políticas económicas.

En el caso de Venezuela, a julio2013, las razones son evidentes. El gobierno anda deficitario en sus cuentas, en consecuencia necesitas dinero para equilibrarlas.  ¿Más impuestos? Cada vez hay menos empresas y con menos ganancias. ¿Dinero inorgánico? Pasaríamos a una hiperinflación. ¿Exportar más petróleo? Por falta de previsión no se puede aumentar la extracción y los “amigos” no pagan. Considerando que el gobierno, en la práctica monopoliza el ingreso de divisas, monopoliza también la venta y aquí se cierra el círculo. Al venderlas más caras obtiene más bolívares “fuertes”.

Si bien es cierto que con más bolívares el gobierno puede enfrentar el déficit fiscal, y que también disminuye la necesidad de endeudamiento interno, y que también puede mantener los gastos sociales, y que también puede abonar a los contratistas locales y contratarle nuevas obras, pero también afrontará los gastos de una campaña de importancia vital para las elecciones de Alcaldes y Concejales. Ahora, ¿cuáles son las consecuencias a corto plazo?

Una cosa positiva que puede traer una devaluación, es el abaratamiento de las exportaciones, pero en nuestro país, en una proporción avasallante, las efectúa el estado, por tanto esto beneficia en muy poco al sector privado, que incluso cada vez le cuestas más producir, no sólo por acoso político, sino por los inconvenientes en conseguir dólares para la importación de materia prima. Lo que traerá de la mano esta depreciación del bolívar es una indetenible inflación, ya que se encarecerá más aún el componente importado de los bienes, que se trasladará ineludiblemente a los precios que pagará el consumidor, que en gran mayoría posee ingresos fijos, mermando notoriamente el nivel de vida. Ni que hablar de la escasez, de las medicinas, de los repuestos.

Por otra parte, como consecuencia de un remanente del “correr la arruga” la moneda seguirá sobrevaluada respecto al dólar, por tanto se seguirá subsidiando  los productos importados trayendo muchos de los bienes que pudieran producirse aquí, no sólo creando empleo en el exterior, sino que al desplazarse la producción nacional, necesariamente se seguirá importando para satisfacer la demanda local. O sea, se importa porque no hay producción nacional, a su vez, la importación hace que no se produzca localmente. Un horrible círculo vicioso. A todas éstas, ¿tenemos patria?

@rodolfo_dasilva

Deja un comentario