La sociedad venezolana está enferma

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Las sociedades no son otra cosa que la sumatoria de la manera de ser de las personas que la conforman. Cada quien agrega sus valores al conjunto.

Esa característica es bidireccional, entre las personas y la sociedad. El comportamiento de la sociedad influye en las personas, y las personas en la sociedad. Si el fluir se da de manera espontánea, las sociedades suelen evolucionar sin grandes traumas.

Cuando es una minoría intenta imponer una manera de ser de la sociedad, contraria al pensamiento de las mayorías, suelen producirse traumas. Lo que esa minoría suele llamar: “revolución”. Un término al que se le trata de dar la connotación de “avance”, y que como tal de “progreso”, y cuya principal característica es el corto tiempo en que produce grandes cambios.

Estos cambios que pretenden ser radicales atacan los principales valores que “constituyen” la Nación, cambian la interpretación de la tradición y la historia, eliminan los afectos, e imponen leyes, normas e interpretaciones que ignoran los sentimientos de la sociedad que pasan a dominar.

En todo caso las personas, así como las sociedades, padecen enfermedades. Solemos fácilmente percibir las enfermedades de las personas. Mientras que las enfermedades sociales nos cuesta definirlas como una enfermedad. Sin embargo, en ambos casos, son igualmente patologías.

Si bien hay enfermedades incurables, también es verdad que la gran mayoría son curables, se tienen tratamientos para tratarlas, y terapías que, en el peor de los casos, mejoran la calidad de vida. Da prueba de ello, la milenaria historia de la humanidad.

Venezuela es una sociedad enfermedad. Por donde se vea, los síntomas no dan para ver otra cosa. Pero también tenemos, nuestros valores y tradiciones, que han prevalecido a pesar de los intentos revolucionarios.

¿Cuándo aplicaremos la medicina requerida para eliminar las enfermedades que nos aquejan? Los venezolanos, y no otros, tienen en sus manos la medicina.

editor@eastwebside.com

Deja un comentario