Francisco Contreras: El salario mínimo como signo de la miseria de un país

Spread the love

Por Francisco J Contreras M

Los delirios de quienes han gobernado este país han sido tan grandes que el petróleo se ofreció a otros países en condiciones de precios subsidiados o en convenios que comprometían el futuro, en ambos casos, a cambio de la promoción de su modelo económico o del logro de apoyos políticos circunstanciales. Hoy los venezolanos al despertar dolorosamente de su sueño se han dado cuenta de la pesadilla de andar con “una mano atrás y una hoja de parra por delante”.

Una larga hipnosis pues desde 1978 el ingreso real mensual del venezolano cae de manera continua con algunos altibajos. En 1980 en unidades monetarias de la época el salario mínimo era Bs 900 (209 $USD a 4,3 $USD). Al mes de mayo de 2021 en bolívares soberanos el salario mínimo más cesta tique es de Bs 10.000.000 (3,21 $USD tasa DICOM del 24/05/2021).

Pero los montos citados en el párrafo anterior hay que ajustarlos por inflación conjunta tanto en bolívares como en $USD por erosión cambiaria. Si la persona en 1980 hubiese cambiado Bs. 900 por $USD y se los ajustaran por la inflación de EE. UU. tendría hoy 681$USD que a la tasa DICOM (24/05/2021) equivalen a Bs 2.122.469.860. Si los Bs. 900 los hubiese conservado en bolívares y le reconocieran el impacto inflacionario tendría Bs 107.816.302 que a la tasa DICOM de hoy equivalen a 34,59 $USD.

Un país donde lo esencial se queda en el fondo de lo que se calla, el discurso político se reduce a la percepción que cada uno tiene según lo que desea creer con la evidencia tergiversada de la realidad -muy a pesar de que tenga conciencia de la amarga realidad-. Los gobernantes desconocen y peor si lo saben que sin arreglos institucionales y sin el análisis de impacto de las regulaciones públicas sobre el comportamiento de la gente ni rendición de cuentas por parte del Gobierno, todo aumento se transforma en sal y agua. El salario mínimo es tan solo una ficción pues para todos los demás que no son gobierno, el costo laboral (no salario) de un puesto de trabajo supera los 60$ USD, el salario mínimo es la referencia para los trabajadores del sector público.

Nadie le gana a la inflación solo los Gobiernos y sus allegados, lo hacen por triple partida:

  • Primero, porque recaudan más sin que a la economía del país le vaya bien.
  • Segundo, porque siendo origen del mal y de sus efectos, éstos aparecen difusos para el público.
  • Tercero, porque resulta fácil para los Gobiernos en esta condición desplazar su responsabilidad como fuente de esos males hacia las organizaciones privadas.

Deja un comentario