Explosión e incendio en refinería venezolana

El dantesco incendio consumió la refinería de petróleo en Amuay, Punto Fijo, en la Península de Paraguaná.

Una explosión en una de las mayores refinerías de Venezuela provocó la muerte de 39 personas y dejó heridas a decenas más, según las autoridades.

De acuerdo a la gobernadora del estado de Falcón, Stella Lugo, entre los muertos hay un niño de 10 años y son 86 los heridos.

La explosión se produjo después de la 1 de la madrugada del sábado en el Complejo Refinador de Paraguaná, confirmó el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez.

«Tuvimos una fuga de gas, que vamos a determinar su origen. Ese gas generó una nube que luego explotó y ha provocado incendios en al menos dos tanques de la refinería y en las áreas circundantes», dijo Ramírez en una entrevista telefónica difundida también por Venezolana de televisión.

«La onda explosiva fue de una magnitud importante, de manera que hay daños apreciables a alguna infraestructura y viviendas que estaban frente a la refinería», indicó.

De acuerdo a los informes, el fuego fue controlado y las autoridades aseguran que no hay peligro de afectar más áreas alrededor de la refinería.

El candidato de la oposición, Henrique Capriles, envió sus condolencias a las familias de las víctimas.

“Queremos expresar nuestra profunda tristeza, dolor, solidaridad y apoyo con las víctimas, sus familias, así como la familia de nuestra Fuerza Armada Nacional y de nuestra Industria Petrolera”, dijo Capriles en un comunicado.

El vicepresidente Elías Jaua dijo que se decretaron tres días de duelo nacional por la tragedia en la refinería.


Aumentan la víctimas

La mayor parte de las víctimas eran militares que custodiaban el complejo petrolero de Amuay, en el Estado noroccidental de Falcón. Además de los 44 muertos contabilizados, hay unas 86 personas heridas y más militares desaparecidos.

«Se sigue batallando contra ese incendio», aseguró el presidente Hugo Chávez, quien visitó el domingo el lugar del accidente. Cuando él llegó todavía se veían llamas y humo  por encima de dos tanques de almacenamiento de la refinería, aunque las autoridades aseguran que el fuego ya está «controlado» y «confinado».

Vecinos del sector informaron a medios internacionales que uno o dos días antes  de la explosión habían sentido olor a gas. Pero Chávez descalificó esa apreciación como  “prácticamente imposible, que aquí, en una instalación como esta, que es la refinería más grande del mundo, que está automatizada por todas partes, que tiene miles de trabajadores responsables día y noche, civiles y militares, haya una fuga de gas de tres o cuatro días y nadie le haga caso. Eso es imposible”, aseguró el mandatario.

Chávez, que se encuentra en plena campaña para buscar su reelección en los comicios del 7 de octubre, explicó que PDVSA está «haciendo una primera evaluación» sobre el origen de la fuga de gas que provocó la explosión.

«Se configuran distintas hipótesis», dijo el presidente, descartando empero la falta de mantenimiento y tachando de «irresponsables» a quienes achacan el accidente a un mal estado de las instalaciones.

La refinería se encuentra en una zona residencial y comercial donde viven trabajadores del complejo con sus allegados, así como familias pobres que se instalaron en barriadas de los alrededores. Muchos de ellos decidieron irse por miedo a que el incidente se vuelva a repetir.

«Me voy antes de que esa vaina vuelva a explotar», dijo a la Agencia AFP José Acacio, que perdió su hogar en el barrio Alí Primera por la fatal explosión.

EL ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez y también presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) aseguró que la instalación reiniciará labores en los próximos dos días y no se verán afectadas las exportaciones ni el mercado interno.

“En cuanto al suministro de combustible para nuestro mercado interno, en este momento acabamos de hablar con nuestro centro refinador, y de inventario tenemos diez días de inventario de productos, es decir, gasolina, diesel, jet fuel,  todos los combustibles que necesita el mercado interno. Eso significa cuatro millones de barriles de combustible almacenado a disposición de nuestro país”, dijo Ramírez.

La explosión en Amuay es el segundo accidente más grave ocurrido en el mundo en los últimos 25 años.

El más grave, con 54 fallecidos, se produjo el 15 de septiembre de 1997 en el incendio declarado en cuatro depósitos de gas en una refinería en la costa suroriental de la India.

Fuente: VOA

Deja un comentario