Eduardo Fernández: El Salario Mínimo

Por Eduardo Fernández

Nada hay más importante que un salario digno, justo, suficiente. La protesta de los maestros y de los trabajadores de la educación está más que  justificada. Es la misma protesta de los trabajadores de Sidor y la de todos los trabajadores del sector público. Es la misma protesta de todos los jubilados que aspiran a una ancianidad decorosa. Es la misma protesta de todos los padres y las madres que ya no encuentran cómo hacer para llevar la comida a la casa y para atender las necesidades de la familia.

“No quiero un bono que me humille, quiero un sueldo que me dignifique” es una de las consignas que ha sido esgrimida por los maestros en sus justificadas manifestaciones de protesta por las calles de Venezuela.

Una familia venezolana necesitaría sesenta y cuatro salarios mínimos para costear la Canasta Básica que se calcula en 485 dólares. Es insólito lo que está ocurriendo en Venezuela. La Canasta Básica representa el presupuesto de los gastos mínimos que hay que sufragar para atender las necesidades fundamentales de la familia. Esa canasta costaría cerca de quinientos dólares mensuales y hay maestros que están ganando alrededor de diez dólares mensuales. Esta realidad clama al cielo.

La catástrofe económica venezolana es el resultado de varios factores: En primer lugar, el pésimo manejo de la política económica por parte de los gobiernos que hemos padecido a partir del año 2000 y hasta la fecha. Ni Chávez ni Maduro estaban preparados para ser Presidentes de la República y mucho menos para conducir una política económica acertada. Destruyeron la economía y destruyeron a PDVSA que era la fuente más importante de ingresos para la nación.

Desataron las dos peores enfermedades que puede tener una economía: la recesión y la inflación. La recesión ha empobrecido al país y a todos los venezolanos. La inflación ha destruido la moneda nacional, el ingreso de los trabajadores y la capacidad para comprar la cesta básica.

Para superar la espantosa crisis económica que estamos padeciendo hay que salir del actual gobierno, hay que lograr un gobierno de gente competente y capaz que restablezca la economía nacional y que logre reinsertar a Venezuela en la comunidad Internacional, en los mecanismos multilaterales de financiamiento.

Nada hay más importante que promover empleo para todos los trabajadores. Un empleo bien remunerado, con un salario digno, justo y suficiente para atender las necesidades de la familia venezolana.

Seguiremos conversando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *