Editorial: Correr arrugas ya no es suficiente

Spread the love

Empieza a calar en el ánimo de los venezolanos el que se deben buscar alternativas al colapso del país. En este sentido, y a pesar del desarrollo de la crisis electoral de Barinas, han empezado a aflorar propuestas para la acción política. Entre ellas, la de convocar un proceso revocatorio del mandato presidencial de Nicolás Maduro.

Esta propuesta no es nueva. En el 2016 se avanzó en este camino, aunque todavía se desconoce el porqué fue abortado, a pesar de las distintas negociaciones que adelantara la oposición con el régimen. Esperemos que algún día podamos conocer en detalle lo que se conversó en esas negociaciones.

Sin embargo, en estos momentos la propuesta es constitucionalmente válida y factible, según lo ha razonado el jurista constitucional Román Duque Corredor, de cara a otras opciones también previstas en la Constitución de 1999.

Lo de Barinas, que puede ser visto como una “distracción”, tendría la particularidad de compensar el tiempo perdido con la propuesta anterior de abstenerse de votar. Es una manera de mantener caliente la discusión pública, así como para impulsar la movilización de los electores a nivel nacional, a pesar de que la repetición de elecciones en Barinas sea regional.

Por lo visto, y como quería el régimen, lo sucedido en el proceso electoral del 21 de noviembre no logró apaciguar las aguas de la decepción y el desencanto en el voto como instrumento para lograr el cambio político.

Murió el 21-N la estrategia del régimen, de llegar con la oposición acallada hasta las presidenciales del 2024. El corrimiento de las arrugas -como manera de sobrevivir día a día- ya no da para más. Las arrugas, se siguen viendo.

Eduardo Martínez

editor@eastwebside.com

Deja un comentario