Yahya Sinwar: La matanza de civiles es beneficiosa para Hamás

Una exclusiva de ‘The Wall Street Journal’ expone la indiferencia de Yahya Sinwar, líder militar del grupo terrorista, hacia el sufrimiento en Gaza: «El elevado número de víctimas crearía presión mundial sobre Israel»

Hamás acepta la resolución de alto el fuego de la ONU y está dispuesto a negociar los detalles con Israel

«Tenemos a los israelíes justo donde los queremos». Esa es la evaluación que Yahya Sinwar, el más destacado líder de Hamás en Gaza, hace de la actual situación, con una campaña de máxima presión a Israel por una guerra de respuesta a los ataques terroristas del 7 de octubre de 2023 que suma ya 37.000 muertes en la Franja. Para Sinwar, cuyo grupo comenzó la guerra, los civiles fallecidos son «sacrificios necesarios» para doblegar a Israel. Así se desprende de una serie de grabaciones -que no están fechadas pero que por las referencias que incluyen deben ser recientes- que ha revelado uno de los grandes diarios estadounidenses, el neoyorquino ‘The Wall Street Journal’. Las conversaciones demuestran que en el ataque en el que murieron 1.200 israelíes fue concebido como una provocación para forzar la respuesta de Israel y torpedear el plan de paz.

Sinwar ejerce como jefe del grupo en Gaza, y se supone que está escondido en uno de los túneles bajo la Franja. Se le atribuye la coordinación de las operaciones militares y la estrategia de Hamás. En este momento, el gobierno de Estados Unidos espera que apruebe un plan de resolución del conflicto por medio de un alto el fuego con concesiones de las partes, que ha sido respaldado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El 7 de octubre Hamás no sólo mató a un millar de personas, incluidos ancianos y niños, sino que se llevó 240 rehenes que escondió en Gaza. El sábado 8 de octubre, Israel liberó a cuatro con una operación largamente planificada. Quedan 116 por liberar, de los cuales 41 se cree que pueden haber muerto. En la operación israelí para liberar a los rehenes murieron 274 palestinos, según la agencia Ap, que a su vez cita cifras del gobierno de Gaza, que controla Hamás. Tanto Israel como el Gobierno de EE.UU. mantienen que los agredidos tienen derecho a intervenir para devolver a los rehenes sanos y salvos, y que Hamás los ha escondido en centros de población civil para incrementar el número de bajas.

Las fuerzas israelíes recurrieron a bombardeos masivos en respuesta al ataque de militantes palestinos con ametralladoras y granadas propulsadas por cohetes contra los rescatadores. Es llamativo para Israel y la Casa Blanca que a diferencia de Sinwar y sus lugartenientes, los rehenes no estuvieran escondidos en los túneles cavados por Hamás, sino en habitaciones cerradas dentro de dos edificios separados en el campo de refugiados de Nuseirat, custodiados a su vez por hombres armados. La mayoría de las muertes palestinas del sábado ocurrieron debido al bombardeo pesado que Israel utilizó para cubrir la evacuación de los rehenes y sus rescatadores.

Para Sinwar tan elevado número de muertes palestinas no parece ser un problema lo suficientemente alarmante como para facilitar el alto el fuego que le pide con urgencia la diplomacia norteamericana. «Tenemos la capacidad de seguir luchando durante meses», se jacta en uno de los mensajes. Además, compara esta guerra a la de independencia de Argelia, que duró aproximadamente ocho años, y con cientos de miles de muertos, ciertamente más de medio millón según las estimaciones más conservadoras.

Hamás tiene más de un líder. El responsable político del grupo, Ismael Haniyeh, vive en Qatar y declaró recientemente que el uso de la fuerza por parte de Israel en Gaza no facilitará un alto el fuego. Haniyeh expresó en una declaración difundida el sábado por los medios estatales iraníes: «Si la ocupación [Israel] cree que puede imponer sus decisiones sobre nosotros por la fuerza, entonces está delirando». «Nuestro pueblo no se rendirá y la resistencia seguirá defendiendo nuestros derechos frente a este enemigo criminal», añadió Haniyeh en ese comunicado.

EE.UU., sin embargo, considera que es Sinwar quien tiene poder de decisión en la actualidad. Este, nacido en 1962, se unió a Hamás en los años 80 y fue posteriormente encarcelado por Israel, acusado de asesinar a palestinos que colaboraban con las autoridades israelíes. Pasó más de dos décadas en detención antes de ser liberado en un intercambio de prisioneros en 2011.

El jefe diplomático de EE.UU., Antony Blinken, visitaba Israel cuando se filtraron los mensajes de Sinwar.

Las agencias de Inteligencia israelíes y estadounidenses lo ven principalmente motivado por un deseo de venganza contra Israel, con menor énfasis en el bienestar de los palestinos o la creación de un estado palestino. La Autoridad Palestina, que gobierna Cisjordania bajo la horquilla de la OLP, también le considera un rival a vencer.

En las grabaciones reveladas queda claro que Sinwar planificó los ataques del 7 de octubre, pero que la falta de resistencia israelíes le sorprendió. «Las cosas se salieron de control», dijo en uno de esos mensajes.

El jefe diplomático de EE.UU., Antony Blinken, visitaba Israel cuando se filtraron los mensajes de Sinwar, y le ha instado a poner fin a esta guerra aceptando el alto el fuego mediado por la Casa Blanca.

https://www.abc.es/internacional/matanza-civiles-beneficiosa-hamas-segun-lider-militar-2024 0611132941-nt.html

* Editado por los Papeles del CREM. Responsable de la edición: Raúl Ochoa Cuenca.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *