¿Y quién se recuerda del CNE? – Las 7 Exigencias

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Pasadas las elecciones del 21 de noviembre, y aunque tendremos una “octavita” el 9 de enero por la elección del gobernador de Barinas, los venezolanos vuelven a pasar la página. Se olvidaron de la madre, del origen, de los problemas. Incluyendo lo sucedido en la misma Barinas.

Desde el 2012, cuando un grupo de tachirenses poco conocidos le entregaron -en La Grita- una carta al entonces candidato a presidente Henrique Capriles, la historia se viene repitiendo.

Para resumir, y no entrar en lo anecdótico, estos tachirenses estudiaron lo que venía sucediendo en cada elección desde 1999. En la primera elección a la cuál concurrió Capriles, no le hicieron caso. En la segunda, parcialmente porque Ezequiel Zamora, quien conoce el CNE por dentro, se empeñó en que debía hacerse el debido seguimiento.

Los tachirenses, bajo el lema de la “malicia andina”, encontraron que el “secreto” de las manipulaciones -a parte de todo lo previo al acto electoral- es la “secuencia del sorteo malicioso” para la verificación ciudadana. “ALLI ESTA el SECRETO”.

A partir de ese momento, se empezó a reconocer en forma concreta el término “Fraude”. “Con los resultados que se conocen ya que están a la vista”.

¿Qué dice la carta de La Grita?

Se razona la necesidad de exigir cambios al CNE. Los cuales son:

Primera Exigencia

a)Un elector, un voto. Todo venezolano elector tiene derecho a votar una sola vez. Para garantizar esto es necesario utilizar tinta verdaderamente indeleble, que debe ser auditada en cada mesa electoral.

La tinta actualmente utilizada es fácilmente removible con disolventes comunes lo que facilita que voten varias veces los multicedulados.

b)Facilitar el voto a los venezolanos en el extranjero quienes, para ejercerlo sólo deben presentar la cédula de identidad.

La Segunda Exigencia plantea tener absoluta confianza en el secreto del voto. Una elección libre exige que no haya posibilidad de intimidación sobre los electores.

Esto demanda eliminar o desconectar las máquinas capta huellas y eliminar las máquinas que integran el Sistema de Información al Elector SIE.

La Tercera Exigencia es el respeto a la voluntad expresada por el elector.

Es imprescindible proceder al escrutinio público y obligatorio de todas las boletas emitidas y depositadas. Es decir, se deben abrir todas las urnas electorales en cada mesa y contar manualmente todas las boletas.

En las elecciones anterior al 2012, la verificación ciudadana se realizó solo en el 6% de las mesas.

El escrutinio público y obligatorio de todas las boletas emitidas y depositadas ELIMINA TOTALMENTE la posibilidad de modificación de la realidad electoral de manera electrónica.

La Cuarta Exigencia es la total imparcialidad del gobierno en la elección.

Para las campañas electorales, el gobierno ha utilizado el aparato comunicacional y demás bienes públicos, violando descaradamente la Constitución y la Ley contra la Corrupción con la anuencia del CNE, para esto se propone que al efecto: El CNE/GOBIERNO constituyan conjuntamente con la oposición y veedores internacionales un equipo de control y seguimiento que garantice la legitimidad del uso de los bienes públicos en la campaña electoral.

La Quinta Exigencia es que los procesos electorales son de carácter civil y no militar.

Las funciones del Plan República deben limitarse estrictamente al resguardo del orden público y del material electoral. La milicia no puede integrar el Plan República.

La Sexta Exigencia es garantizar la equidad en el acceso a los centros de votación. Procede eliminar o auditar todos los centros de votación creados de forma arbitraria y cuya existencia no evidencie que cumplen el propósito de acercar el elector y simplificar el acto de votar.

En la medida que aumenta la probabilidad de rechazo a la información oficial dada por el CNE, disminuye el porcentaje de votos de la oposición.

La significación política de los centros de una sola mesa es sumamente importante ya que estos fueron estratégicamente ubicados por el CNE en zonas de muy difícil acceso para la oposición y donde no hubo presencia de nuestros testigos. Coincidenciamente, estudios indican que estadísticamente la mayoría de las inconsistencias se presentaron en esos centros en cuyos resultados se encontró la cifra diferencial de votos entre el candidato oficial y el de la oposición.

Se debe exigir al CNE la reagrupación de los centros de una sola mesa a centros de 2 o más mesas.

La Séptima Exigencia es que los Diputados, en la solicitud al CNE les falto exigir, una auditoría al REP. El Registro Electoral es la piedra angular de la participación legítima de los electores venezolanos. Expertos en la materia, entre los cuales hay por lo menos una media docena de ex-rectores del CNE, coinciden en que existe un mínimo de 2,5 millones de electores fantasmas inscritos en el REP. Otras estimaciones ascienden hasta 4 millones.

Esas 7 exigencias siguen el aire. La historia electoral se repite una y otra vez. Son pertinentes y reflejan por donde el régimen descose la pelota de los resultados, para rellenarlas con una mayoría que no existe más.

editor@eastwebside.co

 

Deja un comentario