Simón García: Uno es el otro

Por Simón García

Lo inventó todo. No sólo poemas, cuentos, historias y anécdotas sobre sí mismo, también a un escritor: Bustos Domecq. Pero su sabiduría no fue suficiente para obtener el Novel. No se pudo verificar que ello no ocurriera, como aseguran los corrillos de nieve en Stokolmo, por la terca oposición de Artur Ludskvist, el viajero inmóvil como lo llamó Carlos Fuentes, escritor y miembro desde 1968 de la Academia sueca.

La memoria nos condujo al nombre de Borges porque nuestra política parece provenir de una página extraviada de alguno de los deslumbrantes cuentos de Ficciones. No somos una tierra inexistente como la de Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, pero nos volvemos un país fantasma.

Nuestros dirigentes opositores, muy semejantes unos y otros con las exclusiones que salvan el oficio, padecen “el olvido total de sus años de aprendizaje”, un borrón que arroja luz sobre sus errores. Todos incurren en conductas extrañas al sentido común y contrarias a las exigencias de una mayoría que quiere cambio y lo que les pide es que la oigan y la orienten bien.

Pero lo impide la fuerte tendencia al elitismo de los  políticos. Hay un divorcio por revertir y si no se logra, hay que ponerle fecha de caducidad al cheque en blanco.

La función de los ciudadanos y en especial de los independientes es promover en los dirigentes el respeto a los principios del liderazgo democrático: representar intereses; expresar un relato compartido; conducir iniciativas prácticas; rendir cuentas y rotar. Merecer y recibir el voto es el incentivo para que no se alejen de la gente o se coloquen, autoritariamente, por encima de ella.

El retorno de la oposición a la realidad debe comenzar por admitir tres hechos incontestables: primero, el gobierno jugó y está jugado mejor para su plan de perpetuarse en el poder. Segundo, la mayoría en la oposición es una suma de minorías, no una única organización. Tercero, para triunfar electoralmente debe superar cualquier fragmentación que contribuya a dispersar el voto por el cambio,que ya no es solo opositor.

Es un disparo en la sien de las posibilidades de cambio incurrir en una división opositora por el método para escoger al candidato. Lo democrático es que se presenten nombres, independientes o de partido, y que todos compitan en convencer sobre su capacidad de dar aportes concretos, en visiones de país y respaldo de electores, durante el tiempo que sea eficaz para reducir la escogencia a los candidatos con opción de victoria. Importante, porque el 2024 se puede ganar.

Para triunfar hay que ser constructores de consensos. Un entendimiento sin exclusiones porque hay que integrar. Y luego un entendimiento entre dos polos minoritarios, oposición y gobierno, porque cada uno tiene lo que le falta al otro, el gobierno cuenta con las ventajas del poder y la oposición con el rechazo a las políticas del actual gobierno. Quien resuelva mejor su asimetría vencerá.

El objetivo de la oposición es un cambio democrático del poder. Un logro que pasa por una encrucijada con caminos y destinos distintos; pero las fuerzas que se bifurcan, no son ejércitos enemigos cuyo triunfo requiera la destrucción del otro.

La opción viable es una política con propósito de país y un nombre que la exprese con voluntad para convertir diferencias en aportes, conflictos en entendimientos y desintegración en unión.

Un uno donde podamos estar todos, aunque los sueños de cada quien sean diferentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *