Sector turismo se reunió para debatir sobre democracia y la Constituyente

El pasado jueves 29 de junio, todas las cámaras y asociaciones que componen al Consejo Superior de Turismo, Conseturismo, se reunieron para tratar el tema de la actual crisis económica y política, muy empeorada en los últimos meses, especialmente, después de la convocatoria a una Constituyente que hiciera el oficialismo para el próximo 30 de julio, que solo ha aumentado la conflictivad en todo el país y prácticamente, ha paralizado los viajes de placer dentro de Venezuela, así como la visita de turistas y hombres de negocios provenientes del extranjero.

Reinaldo Pulido, director de Avemarep, fue el moderador de un panel compuesto por analistas políticos, abogados constitucionalistas y altos directivos de Fedecamaras con la presencia de jovenes representantes de los Comités de Rescate de la Democracia, quienes vinieron a explicar la finalidad de su existencia y cómo funcionan.

José Yapur, el presidente de Conseturismo, le dio la bienvenida a los asistentes y presentó un reporte sobre la actual situación de la actividad turística en Venezuela. Entre otras cosas manifestó:

– A diferencia de lo ocurrido en muchas ocasiones en Brasil, Argentina y aquí, en Venezuela, en 1983, después de la primera devaluación y en algunas crisis posteriores, la constante devaluación del dólar, no está ayudando como debería al turismo receptivo nacional, pues no ha venido acompañada de crecimiento alguno.

– Desde la creación de los Motores de la Economía hace ya más de 18 meses, cuando el gobierno designó al turismo como uno de esos motores, la actividad del sector, en absolutamente todas sus áreas, se ha deteriorado vertiginosamente, al punto que ya se pone en duda la inmediata subsistencia de centenares de empresas turísticas, especialmente, operadores receptivos, posadas y hoteles. La ocupación hotelera se ha desplomado muy peligrosamente debido a que el Motor Turismo, si alguna vez arrancó, fue hacia atrás.

– De acuerdo a las estadísticas de Fenahoven, el promedio de la ocupación hotelera, incluyendo establecimientos de playa y de ciudades, en el 2015, alcanzó el 60.7%.

Con el lanzamiento por el gobierno del Motor Turismo, la ocupación hotelera en general, bajó 14 puntos, situándose al finalizar el 2016, en 46.8%. En los primeros seis meses de este año, la ocupación promedio se encuentra en apenas un 32.3%, sin considerar, que muchos establecimientos, grandes y pequeños, han clausurado secciones o pisos completos.

– La proyección para este temporada de vacaciones que está por comenzar es abismal. Algunos hoteles no tienen ni siquiera el 5% de su inventario comprometido y centenares de posadas, ahora solo operan los fines de semanas.

– A los hoteles y posadas, les ha tocado comprar costosísimas plantas eléctricas y pagar por centenares de camiones de agua para poder ofrecer los más elementales servicios a sus huespédes. Para muchos, será prácticamente imposible sostener las puertas abiertas por mucho tiempo más, con cinco aumentos de sueldo obligatorios en el 2016 y tres en lo que va del año. Subir las tarifas, no ayuda mucho porque la demanda, debido a la pésima situación económica de los posibles clientes, se ha ido encongiendo alarmantemente.

– La conectividad dentro del país, ha caido a su peor nivel en décadas. Cada día, hay menos vuelos nacionales. Sin conectividad aérea, es imposible llegar a los sitios turísticos de Venezuela, sobre todo, si se tiene en cuenta la precaria situación de las carreteras, ferrys y otros medios de transporte.

– El sector privado, organizado perfectamente en Conseturismo, no ha sido reconocido por las autoridades y aparte de algunos pocos empresarios afines al gobierno, no fue convocado a las reuniones que se realizaron en su momento en relación con el Motor Turismo.

Sobre el tema de la Constituyente, Juan Manuel Rafalli, abogado constituconalista, dio una extensa explicacion sobre su intención anti democrática, pues su aplicación, como la planteó el gobierno, no está contemplada en la Carta Magna venezolana y por lo tanto, supone un enorme peligro al estado de derecho y el futuro de la misma república.

De acuerdo a la Constitución vigente, una convocatoria así, solo se puede hacer para crear una nueva Constitución y no para cambiar algunos párrafos a la medida, como pretende el gobierno. Además, no puede ser colectivista, sino que debe ser convocada en elecciones universales y secretas por todos los venezolanos. Así mismo, posteriormente, debe ser aprobada en un referendum nacional, mientras que en este caso, el gobierno solo incluye ese requisito como una exhortación.

Fernando Martinez Mottola, un conocido analísta comentó sobre el delicado momento político que vive el país y los posibles escenarios inmediatos, concluyendo que ésta Constituyente, no solucionará problema económico alguno, ni en el sector de turismo, ni en ningún otro.

Los señores, Jorge Botti, expresidente de Fedecamaras y Ricardo Cussano, segundo vicepresidente de esa institución y anterior presidente de Conseturismo, hicieron referencia a la importancia que el sector privado tiene en el área de turismo, aquí y en el resto del mundo. También expresaron que aunque los ingresos por turismo, son solo una pequeña fracción de los ingresos petroleros, ésta actividad, sin duda alguna, representa una gran alternativa para generar empleo y propulsar el desarrollo de muchas áreas de la economía y la atracción de inversionistas extranjeros, un paso primordial para aliviar el deficit de divisas que tiene el país.

Exhortaron a los asistentes a resistir y mantener sus empresas abiertas para que los negocios prevalezcan y así se mantengan los empleos. Agregaron que en vista de las intenciones del gobierno, mantener las empresas abiertas parece ser en esta época, el gran acto de desobediencia civil y resistencia.

En el foro también estuvieron presentes representates de los Comités por el Rescate de la Democracia, quienes explicaron porqué fueron formados y cómo empresas, asociaciones e individuos pueden crear o formar parte de los mismos.

Cuando algunos participantes, temerosos por posibles represalias, expresaron preocupación sobre el hecho que los CRD exigen que las personas se inscriban con su nombre, cédula y correo eléctronico, se explicó que los servidores que contienen esa información, se encuentran fuera del país con máximas medidas de seguridad. Sin embargo, uno de los ponentes expresó: “Si tenemos tanto miedo de manifestar que queremos trabajar por rescatar la democracia en nuestro país, tal vez nos merezcamos vivir bajo una larga dictadura”.

En conclusión, siguiendo las declaraciones anteriores hechas por Conseturismo y Fedecamaras, el sector turismo rechaza la Constituyente como está planteada porque no fue convocada para solucionar ninguno de los problemas que aquejan a Venezuela y profundiza la conflictividad en el país, que resulta ser el peor enemigo de la actividad turística nacional e internacional.

Fuente: Boletin Viajes

Deja un comentario