Nelson Maica: A favor de ….

Spread the love

nelson-maicaPor Nelson Maica C

1.     La libertad de contratar es condición casi indispensable para la sociedad actual. La propiedad llegó poco a poco a regirse por contrato más que por estatus.

2.     La libertad de contratar puede interpretarse como la libertad para trasmitir derechos a otro en los términos que elija y, por extensión, la libertad de este último para trasmitirlos, también, a otro.

3.     El gobierno democrático y plural debe dejar que la libertad de contratación prevalezca sobre la idea de estatus y propiedad, como sobre la idea de contratos justos.

4.     El gobierno democrático y plural es quien no impondrá reglas referidas a los estatus ni relacionadas con la justicia ni limitaciones a la libertad de contratar, dejando que las ideas que las originaron sean modificadas por la propia sociedad, sus ideologías, las exigencias y prácticas de los negocios.

5.     Cuando un régimen proscribe y suprime tales reglas puede, tal vez, disfrutar de sus prohibiciones y supresiones por cierto tiempo;  pero también puede dejar de ser gobierno en poco tiempo. Anular el o los contratos o imponerlos por la fuerza son formas típicas de un régimen tiránico.

6.     Las normas para enjuiciar los derechos de alguien en relación con un contrato del que no es parte no pueden establecerse al margen de su cultura e ideología y, aún así, pueden ser discutibles.

7.     Se niega la libertad de contratar cuando el régimen prohíbe y/o rectifica, por la fuerza, un contrato (a favor de una de las partes) y por motivos que no incluyen derechos a terceros. Su admisión presupone que una persona, al firmar un contrato, es capaz de violar sus propios derechos e incumbe al régimen, cuya función es la defensa de los derechos reconocidos, impedir que lo haga.

8.     ¿Una persona necesita ser protegida contra sí misma? ¿Puede una persona venderse a sí misma como esclavo? ¿Está en libertad de hacerlo? ¿Se confunde una persona con relación a su propia preferencia o interés? Es la utilidad del régimen socialista comunista lo que motiva su intervención, su control. Por ejemplo, no permite el consumo de “A” porque no solo interpreta cual es el beneficio e interés de las personas, por su propio bien; sino porque los necesita “S” para que trabajen y le rindan al gobierno.

9.     Un gobierno democrático plural concede cierta prioridad a la libertad de contratar y no contratar. A la libertad de religión. A fomentar el bien. A perseguir sus propios fines.

10.  Es por lo menos sintomático que el régimen socialista comunista se auto limite ¿Cuáles son ahora ciertamente los derechos constitucionales que este régimen protege? ¿Cuáles son ahora ciertamente los derechos constitucionales que este régimen desestima y no defiende? La lista, por lo menos que a diario se puede contabilizar por los diferentes medios, es abundante. Prácticamente el contrato constitucional no es respetado ni acatado ni cumplido por el gobierno.

11.  La acción del régimen, por ahora, se ha enfocado, por los hechos, en fabricar leyes, como palomitas de maíz, para definir las categorías de los reclamos, para tratar de reducir la incertidumbre del pueblo, para repartir y dilapidar más recursos de los que ingresan. Pero el régimen no cumple su tarea.

12.  La acción del régimen ha sido ofrecer cooperativas, supuestas empresas mixtas y del régimen, y, comunas, milicias, colectivos armados y violentos, impunes, etc., en 14 años, incluso calificar algunas de espontaneas, para que se encarguen de las responsabilidades y funciones que le son propias y “quitadas” a los privados, además, asignadas por la constitución y leyes, votadas por ellos mismos, y sin que exista certidumbre de que lo cumplan ni definiciones concretas de que lo harán. El régimen no tiene ya la credibilidad ni la confianza de la población, no tiene, tampoco, la misma legalidad ni legitimidad. Y lo que faltaba, ahora hay escasez hasta de comida y de lo más importante: seguridad de la vida.

13.  El régimen, por ahora, con relación a gran cantidad de acuerdos que ha prometido, da la impresión que jamás cumplirá, y es más, algunos ni siquiera se iniciaran. ¿Qué pueden hacer los involucrados? Estamos observando dos aspectos, por ahora, ambos cómodos, lamentables, favorables a los “negociadores” de oficio: A) Aceptar la realidad y someterse a ella; B) Renegociar y correr el riesgo del fracaso y perder los beneficios. El resultado para todos, a la vista, es dejar que las cosas funcionen por adaptación reciproca. Parece ser lo que está ocurriendo hasta el momento. Helos ahí “negociando” a puertas cerradas y en nombre y por mandato de quien. No del pueblo venezolano porque no lo representan. No les ha dado ese mandato. ¿Entonces?

 

Deja un comentario