Nelson Castellano-Hernández: La Internacional Terrorista

NR: El autor de este trabajo es el Dr Nelson Castellanos Hernandez, quien fue Cónsul General de la República de Venezuela en París durante los borrascosos y poco nobles años en los cuales fue juzgado y sentenciado a cadena perpetua un venezolano: Carlos Illich Ramirez. El cónsul Hernandez y teniendo como parte de sus funciones el ofrecer ayuda legal al detenido basado en la Convención de Viena del 24 de abril de 1963 sobre relaciones consulares, lo visitó en el cumplimiento de sus funciones.

Por Nelson Castellano-Hernández

“Bucarest (AP) – El terrorista Venezolano Ilich Ramírez Sánchez, ha sido acusado de Crímenes contra la Humanidad en Rumania, una cuenta de Banco a su nombre ha sido descubierta. El General Dan Voinea declaró “la red podría estar todavía activa en Rumania.”… “Está acusado de haber cometido diversos actos terroristas en Francia y en Alemania, bajo las órdenes del antiguo dictador comunista rumano Nicolai Ceaucescu, los medios de comunicación han publicado que había sido empleado por Ceaucescu para explotar los locales de Radio Free Europe en febrero de 1981”.

Carlos abunda en explicaciones: “Mis ideales se mantienen firmes e incólumes. Pionero de la lucha armada a través de las fronteras, he marcado caminos para el combate anti-imperialista y anti-sionista, he ayudado a formar dos generaciones de combatientes internacionalistas; soy uno de los últimos sobrevivientes de los comandos de choque

internacionales de la resistencia Palestina y el único soldado que haya ascendido a altas responsabilidades organizativas políticas y militares”.

Ilich formó una de esas redes. Muchos no siguen activos, unos evolucionaron por caminos democráticos; otros desaparecieron o se diseminaron formando una estructura descentralizada, algunos se encuentran retirados, pero existe un núcleo reciclado que han perfeccionado y modernizado sus métodos de trabajo, o que están a la espera de nuevos contratos. Tenía el deber de investigar y alertar, mostrar la organización que había sido capaz de crear.

Si en los años 80 había logrado aterrorizar el mundo, imagínense lo que realizaría, si viniera a Venezuela con apoyo del Gobierno Bolivariano.

En 1979 Carlos establece su centro de operaciones detrás de la cortina de hierro, donde recibe colaboración de diversos países: residencias, armas, transporte, cobertura legal, pasaportes; todo lo cual facilita realizar transacciones dedicadas al tráfico de armas y a contratos petroleros.

La desaparecida República Democrática Alemana, organiza un servicio encargado de vigilar a los grupos terroristas. Con la caída del muro de Berlín se abrieron al mundo los archivos de los Servicios de Seguridad de la Alemania del Este, la Stasi, veamos lo que revelan.

Contienen información fechada entre 1978 y 1989. Los documentos hacen referencia a una organización designada bajo diferentes apelaciones: “Organización Revolucionaria Mundial” o “Internacional”, constituida y dirigida por Carlos. La Stasi adoptó un nombre de código para designar el grupo: “Separat”. De los documentos se desprende que los servicios responsables de vigilar sus actividades, utilizaban controles de entradas y salidas de todos los miembros, centralizaban la información, identificaban los individuos que utilizaban más de una identidad, controlaban sus solicitudes de visa, con sus respectivas fotografías.

Transcriben conversaciones grabadas, registraban los locales en ausencia de sus ocupantes, recogiendo y reproduciendo documentos que aparecen en los archivos.

La cooperación entre Servicios, permitió reunir información de Hungría, Polonia, Rumania, la antigua Checoslovaquia, Bulgaria y la Unión Soviética y revelan un alto nivel de intercambio y cooperación entre los miembros del Pacto de Varsovia. El estudio revela la amplitud de la red creada.

Según la Stasi, Carlos está dotado de una personalidad caracterizada por un sentimiento de superioridad. Posee un comportamiento de reacciones imprevisibles. No acepta las contradicciones y no se controla, no se excluyen reacciones de orgullo o de venganza de su parte. Carlos posee un comportamiento insondable, nervioso y espontáneo.

Se evoca también el tren lujoso y su gusto por darse la gran vida, los productos costosos. Sus motivaciones políticas serían superficiales. Sus objetivos políticos son calificados de pseudo-revolucionarios. Según los funcionarios hablaba mucho de comunismo y de revolución mundial, sin verdaderamente manejar la materia y en ocasiones con cierta confusión. El informe precisa que su cultura política e ideológica es muy superficial: “Carlos se define como marxista y como comunista pero con una visión simplista y en parte errónea”.

Relaciones suramericanas

Ligia María Milán Rojas (Maturín), alias Lucía: Profesora en Curaçao. Acompañó a su amiga Elba Sánchez de Ramírez durante su viaje a Budapest. Según los archivos Ilich tuvo la intención de utilizarla por sus facilidades de desplazamiento; los húngaros hacen referencia a la interesada en sus viajes a Europa en 1982, Zurich, Viena e Italia. La Stasi. precisa que era susceptible de ser enrolada como correo de la organización para América Latina; fue puesta en contacto con Schneppel, miembro del grupo de la Células Revolucionarias de la Alemania del Oeste, esa reunión se celebró en Berlín del Este.

Nancy Sánchez Falcón (Caracas), alias: Sheila, Eva, o Evita: Antigua amiga de Carlos citada en el expediente de la calle Toullier, Francia. En 1980, los húngaros señalan que ella retoma contacto con él en Budapest, tuvo una estadía en Berlín proveniente de Praga.

Según los archivos residía en Venezuela. La Stasi evoca los contactos que ella mantenía con Carlos, quien residía en Irak, por intermedio de un diplomático Iraquí que se encontraba de servicio en Venezuela; tiempo después los iraquíes rompieron el contacto. Según las mismas fuentes Sánchez Falcón estaría ligada a los Servicios de Inteligencia Cubanos; estaba considerada como una combatiente segura y eficaz. En 1981 realiza varias estadías en Budapest para encontrarlo, bajo la falsa identidad francesa: Adolphine Barbieux, Un viaje proveniente de La Habana merece ser destacado el 12.09.1981. Los documentos señalan su rol como sostén del grupo de América Latina y precisan que Carlos le había confiado la misión de los contactos con los cubanos.

María Teresa Lara Santa María (El Amparo): Aparece en el entorno de Ramírez Sánchez, en el marco de la investigación del caso de la calle Toullier. Como Sánchez Falcón reinicia contactos con él en enero de 1980, durante una estadía en Budapest; en la época utiliza un pasaporte falso a nombre de Andre Jarre, de nacionalidad francesa; la interesada aparece como responsable de contactos del grupo.

Andréu Delmont (Caracas), alias Richard: Aparece citado en los archivos húngaros como correo, operando desde América del Sur; realiza reuniones con miembros del Grupo, en Berlín en Octubre de 1980.

Pablo Marcial Medina Carrasco (El Tocuyo-Lara): Sólo aparece citado por haber sido presentado a Ilich, en Marzo de 1980, supuestamente afín de ingresar en las filas de la organización; el interesado viaja especialmente de Venezuela a Budapest para encontrarlo; el estudio global de los archivos no ha permitido descubrir otros elementos sobre la integración de esta persona en el grupo.

Alfredo Maneiro González (Caracas), alias Alfredo González: Se desplazó a Budapest para encontrar a Ilich el 23.08.1980. Según los archivos húngaros el interesado era gerente de los asuntos del grupo Cuba. Tuvo una estadía en Berlín del Este, en septiembre de 1980 y en la reunión con Ilich los archivos evocan una discusión sobre las actividades de grupos terroristas en América del Sur.

Nabil Nasser: Representante de un grupo suramericano con base en Caracas.

De los documentos se infiere que Ramírez Sánchez, conservó nexos privilegiados con sus contactos en América Latina, a través de las personas precitadas, con base en Venezuela, Cuba y en el caso de otros, como Silva Masmela y Abdul Karim Suleiman, en la isla de Curaçao. Las notas señalan contactos con la organización salvadoreña “PRS-ERP” y el “M 19” colombiano; proyectos de aproximación operacional fueron evocados en el seno de esas organizaciones y Carlos, sin embargo no existen detalles de esa colaboración.

Relaciones con Cuba

Las relaciones entre Carlos y los Servicios Secretos Cubanos se mantenían a través de los representantes diplomáticos en los diferentes estados de Europa del Este. El nombre de código del grupo es Maracaibo. Weinrich aparece perteneciente al mismo, junto Al Issawi tuvieron una estadía en Cuba en mayo de 1980. Los contactos sudamericanos del grupo Nancy Sánchez y sobre todo Alfredo Maneiro aparecen en los archivos como contactos de la organización y Cuba. Según los documentos luego de un periodo de enfriamiento en las relaciones, el grupo reanuda los contactos con el gobierno de la isla, designándose como enlace al diplomático Juan Miguel Roque Ramírez, Primer Secretario de la Embajada cubana en Berlín-Este. Los archivos señalan que el diálogo había comenzado entre Al Issawi y el diplomático cubano en agosto de 1983.

Del estudio se desprende que el gobierno cubano se mantenía informado de todas las actividades del grupo y se hace referencia a diferentes encuentros entre sus miembros y el enlace oficial, incluso aparece la solicitud de Weinrich al cubano para ayudarlo a adquirir pistolas-ametralladoras con silenciador. Una nota de la Stasi precisa que Carlos había visitado Cuba a principios de 1984.

Muchos amigos, con buenas intenciones, han querido advertirle sobre el peligro de publicar estas informaciones, demasiados nombres de potenciales enemigos. Puede ser cierto, pero el sentido del deber ha sustituido al diplomático “políticamente correcto”. Si el riesgo es el precio, es también la prueba fehaciente de la realidad de mis afirmaciones y que la unión “Carlos-Chávez” puede resultar una espada de Damocles sobre el continente americano.

A mi manera he tratado de evitar que Hugo Chávez y Fidel Castro en su irresponsable carrera por construir su proyecto totalitario, arrastren a Venezuela hacia la Internacional Terrorista.

Escrito inicialmente en mayo del año 2012, fue publicado por runrun.es

* Editado por los Papeles del CREM. Responsable de la edición: Raúl Ochoa Cuenca.

«Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *