Lo cotidiano: Los grafiteros de las aceras

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Un buen amigo nos recordó esta semana que para la gente lo importante es lo cotidiano. Tiene razón. Tenemos en Venezuela grandísimos problemas. Aunque dedicamos nuestra atención a los grandes problemas del mundo que, si bien tienen sus latigazos sobre Venezuela, nos son bastante lejanos.

Unos de esos problemas es lo que viene ocurriendo en Chacao con los espacios para estacionar los vehículos.

En las zonas comerciales y de oficinas, los estacionamientos de las edificaciones vienen siendo de uso exclusivo para los propietarios. Sean del sector público o del privado. Lo que ha mermado la oferta de puestos de estacionamiento.

No contento con esto, las grúas al servicio de la voracidad fiscal de la alcaldía, remolcan en las avenidas y transversales sin que los choferes conozcan dónde puedan aparcar sus vehículos.

En la parte alta de las urbanizaciones, no hay estacionamientos públicos, pero tampoco se ha dispuesto la señalización de dónde se puede estacionar. Los únicos avisos visibles, son letreros escritos -con tiza- en las aceras, indicando un número de placa y, generalmente, el sitio adonde remolcan el vehículo.

Eso no queda solo ahí. Para recuperar el vehículo remolcado, hay que pagar una multa y el servicio de grúa. Todo facturado en dólares.

La irregularidad no se detiene en esto. Hay calles donde en una cuadra remolcan y en la siguiente se puede constatar que los vehículos pueden estacionar.

Esta disrupción de los operativos de remolque evidencia otra irregularidad. En esas cuadras, de la parte alta de las urbanizaciones, da la casualidad – en la cual no creemos que sea casual- que funcionan negocios, oficinas y comercios en sectores exclusivamente residenciales. Que de cosas, porque no pudiendo funcionar allí, además se dan el lujo de que no le remolquen los vehículos a sus clientes. Aunque unos metros más abajo y/o más arriba, las grúas no los pelan.

En cuanto a la avenida Francisco de Miranda, en el sector de Chacao, es la misma historia. Es un corredor vial, donde no se debería aparcar vehículos. Sin embargo, no solo hay permanentemente bloqueado un canal – a veces de lado y lado- sino que en las horas pico, ocupan hasta dos canales. Lo que hace que el tránsito se retrase en esas cuadras, desde Bello Campo hasta la entrada de Campo Alegre -ida y vuelta. Allí, no operan los “grafiteros de las aceras”.

editor@eastwdebside.com

fotografia cortesía de 800noticias.com

Deja un comentario