La inflación tras el biombo

Spread the love

Con un despiadado aumento de precios en el mes de marzo, los venezolanos recibieron con extupor la información oficial del gobierno que celebra que el índice fue solo del 0,9%. El Editorial de www.eastwebside.com analiza las políticas oficiales al respecto.

 por Eduardo Martínez, Editor

El pasado sábado, poco antes de partir a Cuba tras 2 días en Venezuela, el presidente Hugo Chávez informó que “la inflación en marzo cerró en 0,9 puntos”.

El Jefe de Estado, en consecuencia, “felicitó a los organismos involucrados en este nuevo número positivo que influye en la producción del país”, e inisitió en reducir y llevar a cero la especulación «porque es uno de los factores en Venezuela que más influye en el aumento de la inflación».

Lo que no dijo el presidente, tal vez no lo sabe, es que con un aumento del costo de la vida de 0,9% mensual, todavía el índice anualizado es superior a 10% anual. Eso que los expertos denominan “una inflación de dos dígitos”

Así sea verdad ese porcentaje en marzo, Venezuela sigue mostrando la tasa más alta de inflación de Latinoamérica.

Sobre el dato concreto de 0,9%, seguramente las amas de casa venezolanas exhibirán un gran disgusto e incredulidad, por cuanto el aumento del precio de los productos en marzo es percibido como superior. Lo que sólo es posible darse cuenta si se sale a comprar personalmente los alimentos en abastos y mercados. Cuando los compran otros, como indudablemente sucede en el caso del presidente y, además da el dinero un habilitado, el presidente ni sabe cuanto valen las cosas y mucho menos si el comprador se quedó con algo.

En lo que si tuvo razón el presidente, es que la especulación “es uno de los factores que más influye en el aumento de la inflación”. Solo que es la especulación “política” quien mejor logra ese aumento.

Cuando se inventan cifras o se maquillan, se especula con la información. Igualmente, cuando se adoptan decisiones políticas parciales como regular los precios de ciertos productos. Sobretodo, cuando esos productos inciden en el cálculo del llamado “índice de precios”, se está especulando.

La gravedad de esta última especulación, es que se manipula el termómetro de la inflación, sin tocarla apenas. Porque un producto al cual se le regula el precio, por debajo de lo que en realidad vale, lo más probable es que los consumidores no lo consigan. Es decir, desaparezca de los anaqueles. Lo que es el precio más alto que se puede pagar. Eso lo logra perfectamente la “especulación política”.

Los biombos son unos separadores de ambiente que el diccionario de la Real Academia define como una “mampara compuesta de varios bastidores unidos por medio de goznes, que se cierra, abre y despliega”.

Las mamparas se utilizan para “tapar” y solo dejar ver, lo que se quiere dejar ver. Además, es adaptable.

Tomando como recurso la figura del biombo, se encuentra que es perfecta para ilustrar las políticas que sigue el gobierno del presidente Chávez para combatir la información de la inflación. Porque el origen de la inflación,  no la toca, solo la oculta.

editor@eastwebside.com

Deja un comentario