Joselit Ramírez – Del favorito del régimen al más buscado por EEUU

Spread the love

La incertidumbre, de tener sobre la cabeza un precio de recompensa, no es algo que se lleve como un sombrero o una gorra del equipo de beisbol favorito. Así, el cartel de búsqueda estipule que la recompensa es por quien proporcione “información”.

Más aun, cuando la recompensa prometida es de 5 millones de dólares, billete sobre billete. 

(Para la nota de prensa de Home Security, hacer click en: Recompensa )

Esta es una cantidad bastante cómoda, como para ser repartida entre varios caza-recompensas.

Quienes trabajan con finanzas e inversiones, tienen noción exacta de lo que esta cantidad significa. Y deben saber lo que, para alguien que conoce de finanzas, se puede comprar con ese dinero.

Es de imaginarse, que cuando la oferta de recompensa recae sobre la cabeza de un “financiero”, el sudor que cae de esa cabeza debe correr fríamente por la espalda, dejando sobre el pavimento un rastro olfateable de su rastro.

Los caza-recompensas, que vemos en las películas –y que dicen que así son en la realidad- se asemejan a una jauría de chacales que “huelen a sus víctimas”.

Joselit Ramírez es un funcionario del gobierno de Nicolás Maduro, que ha mantenido un perfil bajo. Si se muestra su fotografía al común de la gente, prácticamente nadie lo reconocería.

Sin embargo, para los radares del gobierno de los Estados Unidos, no pasó desapercibido su manejo desde la Superintendencia de Criptoactivos.

Ramírez solo necesitó 2 años, para captar la atención. En tanto, Cabello y El Aissami –otros de los miembros del régimen- necesitaron 21 años para captar esa misma atención.

La pregunta obligada, a los dos días de fijarse la recompensa, es quién es este personaje y que habrá hecho, para que las autoridades estadounidense saquen de las arcas del Tío Sam la cantidad de 5 millones de dólares, y solo por “informar”.

El arquitecto económico del gobierno

Para el Departamento de Estado, Joselit Ramírez es el “arquitecto de un sistema de economía digital que el gobierno de Nicolás Maduro ha tratado de impulsar desde hace tres años para esquivar las sanciones económicas de Washington”.

A los ojos de la Casa Blanca, Ramírez es partícipe del “crimen organizado transnacional” y es presuntamente “responsable del lavado de dinero obtenido ilícitamente”.

Según las declaraciones de altos funcionarios de EEUU –como Mike Pompeo- Ramírez es considerado “íntimo del Palacio de Miraflores” y los Analistas “lo valoran como una pieza de confianza de Tarek El Aissami, vicepresidente económico del madurismo”.

El Aissami, recordemos que EEUU ofreció recompensa de 10 millones de dólares “por su captura”, bajo cargos de presunto “lavado de dinero y narcotráfico”. Aparece, en la lista de “los 10 más buscados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU”.

El gobierno Donald Trump, en la persona de Steven Mnuchin –secretario del Tesoro- “aseguró en marzo de 2018 que Maduro intentaba eludir las sanciones de Washington a través de esa criptomoneda (Petro).

Esta acusación se fundamentaría en el hecho cierto, de que Joselit Ramírez dirige “un ente autónomo que supervisa las actividades del sistema integral de criptoactivos y un gobierno digital soportado en la plataforma blockchain. Tal aspiración se fundamenta en el Petro”.

La respuesta de la Casa Blanca fue inmediata. Se prohibió inmediatamente “toda transacción vinculada al sistema financiero norteamericano con cualquier moneda digital emitida por el madurismo”.

“La Administración Trump acusó al chavismo de usar esa criptomoneda para intentar mantener “su régimen dictatorial”. Y, de todo ese esquema, Ramírez es el arquitecto”, señaló este martes una nota de prensa enviada por la Voz de América (VOA).

Brazo ejecutor

Entre las tareas desempeñadas por Joselit Ramírez, que ha irritado al gobierno de EEUU, se encuentra que “ha orquestado mecanismos de tecnologías económicas para el madurismo tras bastidores y en cargos oficiales desde hace tres años”.

Asimismo, que “es el brazo ejecutor de sistemas gubernamentales de pagos, como el BioPetro, que en diciembre entregó bonos digitales en bolívares a cientos de miles de venezolanos”.

Igualmente, la nota de VOA señala que “Ramírez ha intentado aplicar un barniz de transparencia a su institución”. Entre ellas en el 2019, cuando “anunció la creación de una unidad contra la legitimación de capitales y financiamiento del terrorismo con el apoyo de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano”.

Bajo perfil en las redes

Los periodistas de la Voz de América, que investigaron a este personaje de las finanzas públicas, se dieron a la tarea de rastrearlo en las redes sociales. Encontrando que “tiene una presencia escasamente activa en las redes sociales, al menos a título personal”.

Específicamente, detallaron que “suele retuitear mensajes de tres de los principales integrantes del chavismo gobernante: Nicolás Maduro; Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente; y el vicepresidente económico Tarek El Aissami”.

La cercanía con Maduro quedaría determinando, por que “en su cuenta de Twitter, tiene fijado un mensaje de hace dos años, en el que Maduro anuncia el lanzamiento de “un nuevo modelo económico”. En la foto del tuit, Ramírez aparece sentado a pocos metros del presidente en disputa en el Palacio de Miraflores”.

Competencias

La nota de VOA prácticamente equipara a Ramírez como un Zar de la minería digital: regula, controla y supervisar la actividad de minería digital en Venezuela; supervisa los registros de mineros digitales en Venezuela; y también, emite y revoca permisos y licencias para la explotación de dicha actividad”.

Asimismo, “autoriza a sujetos nacionales y extranjeros a operar dentro de Venezuela”, y “está a al frente (…) de la autorización de licencias para casas de cambio y de la administración de capital en criptomonedas”.

La Fiscalía de EEUU

“La fiscalía norteamericana argumenta que Ramírez cometió crímenes en su intento de evadir las sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) contra Maduro y otros funcionarios de su gobierno”.

El comunicado del departamento de Estado resaltó sus vínculos con El Aissami en esas tareas. Le acusó de asociarse con él y con entidades estadounidenses para, también, “proveer vuelos privados en beneficio de la campaña presidencial de Maduro del 2018”.

Fuente: Redacción con información de la Voz de América

Deja un comentario