Guyana trata de explotar petróleo en medio de la crisis

Spread the love

Entada de la zona industrial de Guyana, en Georgetown.

Para el pequeño y pobre país sudamericano de Guyana, no hay mejor momento que ahora para trata de cosechar los beneficios de su premio gordo: el hallazgo de petróleo en alta mar.

Con los precios del petróleo altísimos, una transición a la energía renovable en el horizonte y 750.000 ciudadanos desesperados por una vida mejor, Guyana está pisando el acelerador para explotar sus vastas reservas de petróleo, incluso si eso significa sacrificar algunas ganancias a largo plazo.

Ya con contratos con empresas petroleras que han sido criticadas por ser demasiado unilaterales, Guyana tenía la esperanza de establecer una empresa petrolera estatal para administrar la próxima fase de desarrollo y realizar sus propios estudios sísmicos de campos inexplorados, todo con el objetivo de asegurar la mejor rentabilidad posible.

Pero esos planes se han archivado a medida que el gobierno se enfrenta a la realidad de que Guyana no tiene las habilidades o los recursos para llevarlos a cabo rápidamente y, en cambio, confía en la velocidad sobre la certeza, dijeron altos funcionarios a Reuters.

«No tenemos el dinero ni la capacidad», dijo el vicepresidente Bharrat Jagdeo, hablando por primera vez sobre la decisión de abandonar los planes de la empresa petrolera estatal. «Un modelo en el que el gobierno pone dinero y opera el activo está fuera de la mesa».

n una serie de conversaciones con Reuters, Jagdeo también dijo que la decisión reciente de abandonar la idea de que Guyana hiciera sus propios estudios de bloques inexplorados para atraer ofertas más altas de las compañías petroleras también fue impulsada por el tiempo y la capacidad.

“Queremos acelerar la exploración para que podamos desarrollar la economía lo más rápido posible”, dijo Jagdeo, quien anteriormente se desempeñó como presidente y posiblemente sea el político más influyente del país. «Probablemente obtendremos menos, pero podríamos lograr un desarrollo más rápido».

Desde su primer descubrimiento en 2015, un consorcio liderado por la petrolera estadounidense Exxon Mobil, junto con sus socios Hess Corp y la china CNOOC 0883.HK, ha encontrado alrededor de 11.000 millones de barriles de petróleo y gas en un vasto bloque, cubriendo 6,6 millones de acres a unas 120 millas (190 km) de la costa.

Con base en los planes de expansión actuales, el grupo espera extraer 1,2 millones de barriles de petróleo por día de sus propiedades en 2027, colocando a Guyana por delante de la vecina Venezuela en términos de producción, así como a todos los productores de petróleo en África, excepto Nigeria.

También le daría a Guyana la producción de petróleo per cápita más alta del mundo, por delante de los estados ricos del Golfo como Kuwait, Qatar y Arabia Saudita.

«EVITAR LA MALDICIÓN DEL PETRÓLEO»

Si bien Exxon extrajo su primer petróleo de Guyana en 2019 y está aumentando la producción, el gobierno que llegó al poder hace casi dos años con una mínima mayoría en el parlamento está bajo presión para acelerar el desarrollo económico.

Los acuerdos de producción compartida firmados por la administración anterior en 2016 dividen las ganancias del petróleo 50/50 entre el grupo Exxon y Guyana, pero el 75% de los ingresos se destina primero a cubrir los costos de las compañías petroleras.

Eso deja a Guyana con solo el 12,5% de la producción, más un pago de regalías del 2%. Su participación aumentará a medida que disminuyan los costos de desarrollo, lo que podría demorar varios años.

La división no es tan diferente de los acuerdos en países africanos, por ejemplo, que no tenían una industria petrolera o legislación petrolera previa, según Theodore Kahn, analista senior de la consultora de seguridad Control Risks.

Pero eso no es consuelo para los residentes de la capital, Georgetown, que aún esperan que el petróleo mejore sus vidas.

«El trato es injusto desde el principio», dijo Michael James, un vendedor de frutas en Georgetown.

Su sobrino, un taxista, se gana la vida llevando ejecutivos petroleros a reuniones, dijo, pero el resto de su familia lucha por la falta de vivienda asequible, atención médica o educación.

“Las compañías petroleras están ganando todo este dinero, el gobierno está cobrando, pero no veo mucha diferencia en mi vida”, dijo James.

Este año será la primera vez que el gobierno utilice los ingresos del petróleo para financiar nuevas escuelas, carreteras y una central eléctrica. Pero operará con un déficit de unos 470 millones de dólares en 2022, una decisión contra la que ha advertido el Fondo Monetario Internacional.

«Queremos evitar la maldición del petróleo y construir una economía resiliente que traiga prosperidad a todos», dijo a Reuters el presidente de Guyana, Mohamed Irfaan Ali, en una entrevista separada. «Pero como cualquier país en desarrollo, tenemos muchos desafíos».

EL EDIFICIO MÁS ALTO DE GUYANA

Es por eso que Guyana desea impulsar la exploración y producción en bloques costa afuera sin explotar fuera del dominio de Exxon, posiblemente con mejores términos. El cambio a las energías renovables y el impulso para reducir las emisiones de combustibles fósiles también está en mente.

«Es importante en el contexto de net zero tener reservas exploradas, descubiertas, probadas y desarrolladas lo más rápido posible», dijo el vicepresidente Jagdeo.

Sin embargo, Guyana nunca ha realizado una subasta de derechos de perforación y carece de las habilidades para armar una sin una firma externa para ejecutar el proceso, dijo.

El objetivo actual es comenzar a ofrecer nuevos bloques en septiembre de este año. La creación de una empresa petrolera estatal o la realización de encuestas habría retrasado el cronograma, dijeron las autoridades.

Una alternativa a una subasta que aún se está considerando sería elegir un socio externo para financiar y operar una empresa en la que el gobierno de Guyana tiene una participación, dijo Jagdeo.

Los más de 30 éxitos de exploración de Exxon hasta la fecha han atraído varias ofertas de otras compañías para invertir en las áreas inexploradas, dijo, declinando dar ejemplos.

«Otorgamos licencias a los bloques por orden de llegada. Ahora, es una situación totalmente diferente», dijo.

A principios de este año, Jagdeo dijo a Reuters que Guyana estaba en conversaciones con empresas de Medio Oriente sobre una posible asociación.

Una delegación de unos 40 representantes de Arabia Saudita estuvo en Georgetown la semana pasada para una conferencia de inversión y el gigante petrolero estatal del reino del Golfo, Saudi Aramco, se adjudicó un contrato de un año en septiembre para comercializar el petróleo de Guyana.

Dos candidatos para contratos adicionales son Qatar Energy y la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dhabi, dijo Arthur Deakin, codirector de la consultora Americas Market Intelligence. Las empresas no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

Los signos de la nueva riqueza de Guyana están surgiendo en la capital costera. Un nuevo hotel de 12 pisos construido por el grupo local Pegasus abrirá pronto, y ahora es el edificio más alto en una antigua colonia británica que ha dependido durante mucho tiempo de cultivos agrícolas como azúcar, arroz y cocos.

Seguirán más hoteles, aunque la capital todavía está plagada de apagones y las telecomunicaciones son irregulares.

Los funcionarios acordaron que Exxon construya un gasoducto de 227 km (141 millas) para llevar gas natural a tierra para alimentar una nueva planta de energía para la capital. Exxon podrá deducir el costo del proyecto de los ingresos del petróleo.

Jagdeo, quien criticó a los líderes anteriores por no estar preparados para las negociaciones con el equipo de Exxon, defendió la decisión diciendo que la compañía estadounidense era la más adecuada para entregar el oleoducto en el tiempo necesario.

La nueva planta de energía de $100 millones reducirá drásticamente el costo de la electricidad y proporcionará un suministro más confiable en un país que durante mucho tiempo ha dependido por completo del combustible importado, aunque la fecha en que debe entrar en funcionamiento se retrasó un año hasta 2025.

MÁS POR VENIR

En alta mar, Exxon y sus socios tienen grandes planes. Más de 300 trabajadores están a bordo de los dos primeros de lo que podrían ser hasta 10 barcos de producción flotantes. Más altos que el nuevo hotel en Georgetown, los barcos cuestan alrededor de $2.000 millones cada uno y cuentan con áreas de alojamiento, gimnasios, comedor y entretenimiento.

La economía no petrolera de Guyana crecerá un saludable 7,7% este año, estiman los consultores de negocios Ernst & Young Services, aunque eso está muy por debajo del crecimiento del 47,5% que espera para el producto interno bruto de Guyana, incluido el petróleo.

El consorcio bombeaba 120.000 barriles de petróleo por día (bpd) a principios de 2022 y planea alcanzar los 360.000 para fin de año. Está preparando un tercer buque que agregará 250.000 bpd a fines de 2023, seis meses antes de lo previsto, y ha presentado planes para gastar $10.000 millones para desarrollar una cuarta área en alta mar con otro buque.

Hess estima que la producción de los cuatro buques alcanzará el punto de equilibrio con el petróleo a un precio de 25 a 35 dólares por barril. El crudo Brent se disparó a 139 dólares el barril poco después de la invasión rusa de Ucrania y actualmente ronda los 100 dólares.

Combinados, los cuatro buques deberían producir alrededor de 800.000 bpd para 2025, más que la producción anual de Venezuela, que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo. El grupo apunta a tener seis buques que entreguen 1,2 millones de bpd en 2027.

Alistair Routledge, el ejecutivo más importante de Exxon en Guyana, ha dicho que siete de las 10 plataformas petroleras ya están confirmadas. Eso podría casi duplicar el presupuesto de 30.000 millones de dólares que Exxon, Hess y CNOOC acordaron para los primeros cuatro buques y otra infraestructura.

John Hess, director ejecutivo de Hess, dijo el mes pasado que cree que muchos miles de millones de barriles de petróleo más frente a Guyana, además de los 11.000 millones estimados hasta ahora.

«Estamos en las primeras entradas de esto», dijo.

Fuente: VOA con información de Reuters.

Deja un comentario