Granier: El Gobierno no sabe a dónde va porque no hay información

Marcel-Granier“Una democracia sin libertad de expresión no es democracia. No se pueden tomar buenas decisiones si no hay información. Si se abre la ventana de la información habrá opiniones habrá debates, habrá pluralismo y, en consecuencia, se podrán tomar mejores medidas”.

Tal expresión, perteneciente al director ejecutivo de las Empresas 1BC, Marcel Granier, luego de conocerse la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordena al Estado venezolano restaurar la señal de RCTV, corrobora la falta de pluralismo vigente en una Venezuela ávida de medios que fomenten el espectro comunicacional.

“En Venezuela no hay información. Entonces, el Gobierno no sabe a dónde va; no sabe a dónde va con la inseguridad, no sabe a dónde va con la inflación, no sabe a dónde va con los precios, no sabe a dónde va con Guyana, no sabe a dónde va con Colombia, no sabe a dónde va con Estados Unidos”, manifestó.

Respetuoso del sistema de Derecho, el cual avala el acatamiento a los tratados internacionales suscritos por la República – aun con los pronunciamientos del Tribunal Supremo de Justicia que calificó el fallo de ‘inejecutable’ y las objeciones de personeros oficialistas como el presidente de la Asamblea Nacional -, Granier prefiere obviar cualquier escepticismo o expectativa negativa.

“En este momento estoy centrado en que se cumpla la decisión, en que el Gobierno entienda, no solamente que está obligado sino que le conviene cumplir el dictamen. Pero mientras más se postergue el cumplimiento de la sentencia mayores son los daños y mayores las responsabilidades. Puede que ahora no se tenga donde reclamar pero algún día habrá donde reclamarlo, y si esperamos 9 años para obtener justicia también podemos esperar un tiempo que se cumpla la sentencia”, aseveró.

El declarante advirtió a los funcionarios competentes que incurren en responsabilidades penales y económicas de desoírse la conclusión a la cual arribó la Corte IDH. “Que lo tengan en cuenta. Pero lo fundamental es que aquí se abre la oportunidad de restablecer una señal, de mandarle una señal al país de que se quiere trabajar con libertad, de que se quiere abrir el debate político, de que no va seguir esto que no funciona”.

“El aire en el país está muy contaminado, por eso la gente no tiene fe, la gente no cree en las cosas buenas, las cosas buenas hay que repetírselas cincuenta veces para que las entiendan y las crean”, enfatizó al reiterar que todo el país gana con lo establecido por la Corte IDH en el caso RCTV.

El país del alejamiento y el atraso

Marcel Granier recordó que existen instancias en la Carta Democrática Interamericana, firmada por Venezuela, que contemplan acciones de no observarse lo establecido por resoluciones obligatorias. “Cada día, Venezuela se ha ido alejando más del mundo civilizado, y eso es grave porque siempre se caracterizó por ser un país líder, por ser un país de avanzada, por ser un país respetuoso de los derechos, por ser un país cumplidor. Hoy en día somos vistos como un estado pendenciero, como un estado forajido, incumplidor de los derechos, violador”, afirmando, asimismo, que en la actualidad, producto del prestigio esfumado, la política exterior de la nación se muestra débil.

“Eso en algún momento puede tener consecuencias; ya lo vemos con todo este circo que se montó en torno a Guyana, gente que ha recibido millones de dólares de Venezuela se le voltearon. Brasil que es uno los países que más se ha beneficiado de las políticas venezolanas, con contratos que hoy sabemos están llenos de comisiones y corrupción, no nos está apoyando en el reclamo del Esequibo”, subrayó como ejemplo.

Por otra parte, el destacado hombre de medios dijo que el país confronta un grave atraso en materia tecnológica, con sistemas de telecomunicaciones que no son de última generación. “Yo, por razones de mala calidad del servicio y de la intervención política de los teléfonos, del internet, tengo acceso a distintas compañías y servicios, pero ninguno funcionaba esta mañana”, denunció.

“Ese sistema de que  a los ‘enchufados’ les dan los dólares a 6 bolívares y a la gente común y corriente a 700, ha provocado una distorsión muy grave en la economía venezolana, con falta de competitividad, de apertura y rechazo a la actividad empresarial”, expresó Granier.

El alto ejecutivo no tiene temor de que cualquier desfase de equipos o insumos pueda afectar el retorno de la planta televisiva pionera de Venezuela. “Eso también tomará un tiempo, pero podemos lograrlo. Yo recuerdo cuando no teníamos suficiente microondas para cubrir el país, no teníamos suficiente videotape para grabar todas las cosas y eso lo superamos”, confiando, además, que aguarda por el aporte de la red de profesionales y amigos, muchos capacitados por la Academia del canal.

“Tenemos buena relación, afecto, tenemos dónde buscar. Es verdad que ya han transcurrido más de cinco años sin contacto directo con el público. Eso hay que reconstruirlo, pero eso es posible también: pese a los obstáculos, yo me siento capaz de enfrentar la situación, sé que aquí hay la gente capaz de enfrentarlo y existen los recursos”, dijo evidenciando su fe.

Incompetencias rotatorias
Marcel Granier distingue que el caos en el cual ha caído el país se debe a un manejo muy deficiente de la administración pública, al no aglutinarse los mejores talentos y voluntades para abordar los asuntos más sensibles y resolver los múltiples problemas que se plantean a diario.

“No puede ser que son lo mismos 15 bate quebra’o qué un día están en el Banco Central y otro día en el ministerio de Agricultura, después los pasan al ministerio de Información y de allí son comandante del Ejército, y de allí son presidentes de la Asamblea, y de allí rebotan a la Cancillería y de la Cancillería a PDVSA. Eso no puede ser, un país tiene que manejarse con seriedad: hay que establecer la cultura del funcionariado. No puede ser que un funcionario siente que él es un virrey, qué puede tomar las decisiones que le dé la gana”, lamentó.

“Con el ‘desguace’ que ha ocurrido con la moneda nacional, las autoridades del Banco Central, responsables de mantener la estabilidad de la moneda y el poder adquisitivo de la moneda, han demostrado su incapacidad hasta el infinito. No puede ser que los ministros del Interior, que han permitido la inseguridad, la criminalidad que hay en el país, sigan siendo los mismos, y simplemente van rotándose. Uno ya ni sabe quién es el ministro”, continuó formulando reclamos.

Elegir el mejor destino el 6D

Con respecto a las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre, Granier señala que una nueva composición de las fuerzas parlamentarias es fundamental, aunque solo constituye el primer paso para recuperar al país.

“Hay que cambiar la Asamblea Nacional, cambiar el Gobierno Nacional, cambiar la política petrolera y cambiar la política de seguridad, hay que cambiar a las autoridades del BCV. El cambio de la Asamblea Nacional debe ser un gran esfuerzo de todos los venezolanos que aspiren a vivir en democracia, independientemente de que les gusten o no les gusten los candidatos. Pero hay, por fin, un proyecto unitario que permitiría es renovación. Eso, de por sí, va a provocar un gran cambio político”, aludió.

Sin embargo, resaltando, tal cual dijo, que el Consejo Nacional Electoral no es idóneo y que los tribunales están sometidos al Ejecutivo, en un sistema de “poderes tramposos”, como lo llamó, lanzó una advertencia a la ciudadanía.

“La gente tiene que tomarse en serio las elecciones y participar de una manera activa desde ahora, a cuidar esos votos, porque si no se los van a robar. Yo hago este alerta porque creo que es muy importante que se empiece desde ya todo un proceso de cuido de los votos, y no es de tener un testigo: además tiene que haber una organización para que en cada mesa de votación se produzca un acta con lo que dijo la caja, que es la verdad, antes de toda esa manipulación electrónica en las transmisiones hacia y desde el CNE”, advirtió.

“Entonces, tenemos que organizarnos porque es posible y probable ganar con amplia mayoría la Asamblea Nacional y esa debe ser la prioridad, porque si no la situación va a seguir empeorando. El único que puede cambiar la Asamblea Nacional es el pueblo a través de las elecciones”, aseveró.

“Yo creo que frente a un enemigo de la magnitud que tenemos como son la violencia, la inseguridad, el pleito con todos los vecinos, el costo de la vida, el deterioro de los salarios, nosotros tenemos que establecer una prioridad: tener un Gobierno que resuelva los problemas, y la única manera de tener hoy en día un Gobierno que resuelva los problemas es si todas aquellas personas que aspiran a ese cambio se unen para que regrese la democracia a Venezuela”, concluyó, con un anhelo que es el mismo de las mayorías nacionales, Marcel Granier, director ejecutivo de las Empresas 1BC.

Fuente: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *