Gobierno retoma política de control de precios

Spread the love

Luego de meses de descontrol de los precios de los bienes de la cesta básica, el gobierno relanzó su política de control de precios. El viernes 24 de abril se filtró a la prensa un supuesto acuerdo de precios con el sector privado. Una medida que pretendería contener la ola inflacionaria que afecta a los consumidores venezolanos.

Este lunes, correspondió al vicepresidente Tarek El Aissami abordar el tema.

“Estamos aquí reunidos en la Mesa de Trabajo de Precios Acordados, para hacer la firma del acuerdo concretado de precios para los productos de primera necesidad para el pueblo venezolano. El objetivo central de esta política, es proteger a la familia”, manifestó el Aissami.

Durante esta reunión, el Aissami destacó que Venezuela cuenta con el sector productivo real y poderoso, siendo uno de los principales motores productivos de la economía del país.

Como es habitual, y luego de reiterar la “fortaleza productiva” del país, aseveró que “el país está sometido a una inclemente guerra económica, persecución económica y robo de activos y dinero de la nación que afectan a todo el país, cuyos promotores buscan acabar con la democracia”.

Para El Aissami, “estos precios recogen todo, desde el precio de origen hasta el precio de destino. Estos precios acordados deben satisfacer, en gran medida, a nuestro pueblo; y así garantizar la producción continua”.

¿Nuevos precios?

Desde el fin de semana, se había filtrado a los medios un listado de nuevos precios de 27 productos básicos.

En esta oportunidad, la particularidad del anuncio consiste en la dolarización de los precios. Lo que rompe con la tradición del régimen de evitar la dolarización de los precios regulados.

Sin embargo, los precios en bolívares de los productos se actualizarán “de acuerdo con el tipo de cambio oficial que publica diariamente el Banco Central de Venezuela (BCV)”.

Esta indexación a la tasa establecida por el BCV, tomando en cuenta lo que han sido las políticas del régimen, será seguramente la herramienta escogida para controlar los precios.

La decisión ha sido interpretada por algunos economistas como un golpe mortal al “bolívar”, que en los últimos tres años ha perdido casi todo su poder de intercambio en la economía venezolana.

Nuevos precios

Los nuevos precios, de acuerdo a lo que se ha podido conocer extraoficialmente, el atún enlatado (170 gramos) quedó en 0,90 dólares, el kilo de carne (de tercera) en 2,40 dólares, la carne de cerdo en 1,88 dólares, el cartón de huevos en 3 dólares, el queso blanco duro en 2,30 dólares, la mortadela en 1,20 dólares y el kilo de sardina fresca en 1,80 dólares.

El gobierno fijó el litro de leche pasteurizada en 0,75 dólares, el kilo de leche en polvo en 2,30 dólares, el pollo en 1,74 dólares, la mantequilla (500 gramos) en 2,60 dólares, la sardina en lata (170 gramos) en 0,55 dólares, el kilo de arveja 0,70 dólares, la lenteja en 0,70 dólares, la caraota en 0,87 dólares y el frijol en 0,75 dólares.

El litro de aceite comestible costará ahora 1 dólar, el kilo de arroz blanco 1 dólar, la azúcar refinada 0,56 dólares, el café molido 1 dólar, la harina de maíz precocida 1 dólar, la harina de trigo familiar 0,75 dólares, la mayonesa (500 gramos) 0,65 dólares, la margarina (500 gramos) 0,65 dólares, la pasta alimenticia (medio kilo) 0,75 dólares, la salsa de tomate (400 gramos) 0,50 dólares y el kilo de sal 0,35 dólares.

Reacciones?

Luego del anuncio del vicepresidente El Aissami, Alimentos Polar emitió un comunicado en el cual desmienten lo aseverado de que fueran “precios acordados” con el empresariado.

A continuación, transcribimos el comunicado de Alimentos Polar.

COMUNICADO

Alimentos Polar no ha acordado precios de sus productos

* No es viable un control de precios con costos de producción que varían constantemente por la cotización del dólar e hiperinflación en Venezuela

* Planta Turmero continúa sin acceso al Sistema Integral de Control Agroalimentario (SICA)

En una nueva fiscalización realizada el martes 28 de abril por la Sundde y Sunagro, esta vez en las oficinas de Alimentos Polar en Caracas, la empresa entregó las estructuras de costo de sus principales productos.

Representantes de la compañía ratificaron a los funcionarios que no es viable ningún mecanismo de control de precios en este momento. En Venezuela los costos de producción varían constantemente en función del precio del dólar y de la hiperinflación, la cual afecta a la economía venezolana desde hace más de dos años.

Esta medida no dará solución a los problemas económicos que enfrenta Venezuela. En el pasado, la implementación de estos mecanismos solo trajo como consecuencia la limitación de la oferta de productos en el mercado y la inviabilidad económica de muchas empresas.

Hace más de un año, representantes del Ejecutivo Nacional solicitaron a la agroindustria comprar directamente las materias primas e insumos importados, operación que por años se reservó el Estado para venderlos a la industria nacional. Desde ese momento, Alimentos Polar ha adquirido con recursos propios las divisas que se requieren para la importación de sus materias primas e insumos.

Es muy relevante señalar que las divisas ofrecidas a la tasa que publica diariamente el Banco Central de Venezuela no son suficientes. Por lo tanto, Alimentos Polar debe comprarlas directamente a otros oferentes, a una tasa de mercado fluctuante que es muy superior a la publicada por la institución oficial, situación que es perfectamente conocida por las autoridades. En su cotidianidad, los venezolanos también viven una realidad similar, debido a que muchos utilizan el dólar como mecanismo de pago para sus transacciones diarias.

Para adquirir las divisas la empresa debe generar ingresos suficientes, ajustando sus precios cada vez que sea necesario en función de los costos de reposición. Si la empresa calcula sus precios a los costos de hoy, en un entorno de devaluación e hiperinflación como el que vive Venezuela, no podrá comprar suficientes divisas para reponer la materia prima en las siguientes semanas. Solo entre marzo y abril la variación del tipo de cambio ha sido de 210%.

En función de esta realidad, Alimentos Polar considera que regresar al mecanismo de fijación de precios constituye un obstáculo para mantener la continuidad operativa. Esto, inevitablemente, provocará de nuevo el desabastecimiento de los rubros controlados.

En ese sentido, la empresa no ha acordado precios de sus productos, pues eso haría inviable sus operaciones, poniendo en riesgo el abastecimiento de los alimentos que produce y la preservación de la fuente de empleo.  

En el último año, la acertada decisión de las autoridades de eliminar los controles de precios y de cambio permitió el restablecimiento de la producción, en beneficio del abastecimiento pleno del mercado venezolano.

Alimentos Polar es una de las pocas empresas que ha incrementado en forma importante sus niveles de producción en las últimas semanas, gracias al extraordinario esfuerzo de todos sus trabajadores. La compañía sigue llevando sus productos semanalmente a más de 90.000 puntos de venta, de manera directa en todo el territorio nacional, para estar presente en los anaqueles y hogares de los venezolanos con sus marcas preferidas.

Para finalizar, la empresa hace un llamado al entendimiento y a unir esfuerzos con el objetivo de aumentar la producción de alimentos y garantizar la seguridad alimentaria de los venezolanos.

Fuente: Prensa de Vicepresidencia de la República, Alimentos Polar, Redacción.

Deja un comentario