FORO CEDICE: El futuro depende de las personas

Spread the love

foro cediceLa grave situación económica, las medidas de control impuestas por  el estado en la mayoría de los aspectos de la vida cotidiana del venezolano, la implantación del Estado Comunal, los controles, la escasez y el Plan de la Patria, fueron algunos de los aspectos abordados en el foro organizado por el Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico para la libertad (CEDICE), a fin de analizar el impacto que estas políticas públicas han tenido en los ciudadanos, en las posibilidades de emprender y reactivar el aparato productivo venezolano.

La actividad contó con la participación de la Socióloga, directora de Políticas Públicas de CEDICE Libertad, Isabel Pereira, quien estuvo acompañada por el abogado constitucionalista Juan Manuel Raffalli, y el Ingeniero Boris Ackerman, profesor de la Universidad Simón Bolívar.

Raffalli explicó que el Plan de la Patria es un programa de gobierno a largo plazo, muy complejo, muy difícil de cumplir y que se caracteriza por esconder figuras inductivas, donde su principal objetivo y estrategia es consolidar y profundizar, el sistema socialista en todos los aspectos de la vida cotidiana  del venezolano; que se ha convertido prácticamente en un evangelio. “Este es un modelo excluyente e inconstitucional, que no hay manera de mantener con todas  las penurias que ha generado el gobierno al pueblo venezolano”.

En cuanto a la propuesta de entregar dólares a las comunas, el abogado especialista en derecho administrativo, aseguró que es un tema muy complejo porque la moneda de curso legal en Venezuela es el bolívar, “Esto es  inconsistente no solo con lo que pueda decir la ley, sino con la ideología del gobierno, que parte de que el bolívar es una moneda fuerte y sólida. Admitir que hay que darle a las comunas dólares, es admitir que el bolívar ha perdido valor y es inconvertible. Habría que crear un aparato jurídico que regule la forma como se van a trasferir esos recursos a las comunas y como ellos van gastar ese dinero”.

Por su parte Boris Ackerman, afirmó que el problema de desabastecimiento se debe a que el Estado pretende asumir roles que no le corresponde. “Existen tres maneras de solucionar la escasez: la primera es la violencia, la segunda es el reparto, cuando se establecen precios se está repartiendo, porque no estás dando las cosas a cambio del esfuerzo de cada uno, y la tercera manera es el mercado; la única forma de repartir bienes y servicios que incentivan la riqueza, la prosperidad y a que la gente mejore, es el mercado”.

Explicó que una de las medidas fundamentales para superar la grave crisis, es la apertura del mercado, incentivar una mayor libertad económica generaría escenarios posibles de mejoras en un tiempo de tres años o más. “Debemos convencer a las personas de que  su futuro depende de él y no de otro,  la única manera de generar riqueza y prosperidad en una sociedad, es con trabajo, logro y esfuerzo. De esa manera se consigue el progreso; en cambio un estado que regala, lo que consigue  es miseria y más miseria. Ese es precisamente el drama del socialismo, no hay nada peor y nada más inhibidor que la actitud socialista ante la vida”.

Estado Comunal

Para la Socióloga Isabel Pereira, la implantación de un Estado Comunal, no tiene precedentes en la historia venezolana, debido a que pretende controlar todos los ámbitos de la vida cotidiana. “Es un poder comunal que va a desplazar totalmente la democracia y la pluralidad, y va a instalar un poder del estado único que destruye la libertad económica, la libertad de información, la propiedad privada, la libertad del individuo, la familia, el papel económico y  las libertades políticas”. Aseguró la experta.

Pereira aseguro que la implantación de este modelo se ha realizado progresivamente, a través de la aplicación y aprobación de varios instrumentos legales que respaldarían este sistema. “Pretenden sustituir todo el modelo económico del país, donde el gran productor será el estado, es decir crear un sistema que se base en la justa distribución de la riqueza, no en la creación de actividades económicas, aquí lo que se trata es de repartir la torta, no de abrir oportunidades para que la gente participe y sea un elemento creativo de desarrollo”.

Fuente: Cedice

Deja un comentario