El minuto de gloria de Nicolás Maduro

Spread the love

Nicolás Maduro fotografiado por la agencia rusa Sputnik.

Por Eduardo Martínez

En nuestra nota de ayer nos referimos al contexto en el cual, los enviados por la Casa Blanca y el Departamento de Estado, incursionaron en Venezuela el fin de semana pasado, sostuvieron reuniones con altos jerarcas del régimen, para luego regresar a Washington sin aflojar prenda.

La motivación fue obvia: petróleo. En cambio lo conversado, sigue siendo desconocido. Aunque los medios estadounidense se han esplayado en especular sobre los temas tratados. No es para menos.

Durante los cuatro años de la presidencia de Donald Trump, el hablar desde la Casa Blanca fue en alta voz y golpeado. Nunca hubo dudas de la posición de EEUU. En tanto que con Joe Biden en la presidencia, nunca escuchamos la voz del presidente hablar sobre Venezuela. Hablan otros funcionarios de menor rango. Y así, cada quien oye lo que quiere oir.

En esta oportunidad, con la sorpresiva incursión a Caracas, el presidente Maduro ha estado regocijado por lo que puede signficar ese viajecito de unas pocas horas.

Debe haberse preguntado: ¿Me reconocen? ¿Y cómo queda Guaidó? ¿Me regresarán los lingotes de oro depositados en el Reino Unido? ¿Le pondremos las manos a Citgo? ¿Me liberarán al embajador Alex Saab?.

En cambio sus subordinados o enchufados de turno, muy probablemente, pensarán si de nuevo tendrán visa para fotografiarse con Mickey, Minnie y Pluto en Disney. Porque seguramente de montarse en la Montaña Rusa, no quieren ni oir hablar. No serán los únicos.

Sin embargo, la situación es más compleja. La gran incógnita, considerando que las grandes oportunidades no se presentan dos veces en la vida, es cómo hará Maduro para dejar en la estacada a Rusia, y sobre todo, a Cuba.

Rodeado por todas partes, y asfixiado por falta de recursos, la presión que tiene Nicolás Maduro es para nada envidiable. Le enseñaron las zanahorias, pero a estas alturas desconoce por dónde le viene el garrote.

El minuto de gloria, no es como parece.

editor@eastwebside.com

Deja un comentario