EEUU incautó cargamento de gasolina en aguas internacionales

Estados Unidos incautó  el cargamento de cuatro buques petroleros que llevaban gasolina desde Irán a Venezuela, confirmó el viernes el Departamento de Justicia, que calificó el acto como la mayor confiscación de petróleo iraní por las autoridades estadounidenses.

«El Departamento de Justicia anunció hoy la interrupción exitosa de un envío multimillonario de combustible por parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una organización terrorista extranjera designada, que se dirigía a Venezuela», añadió el comunicado.

Según el texto, se trata de 1 millón 116 mil barriles de petróleo, ahora bajo custodia estadounidense.

El periódico The Wall Street Journal había informado primero sobre el tema, indicando que forma parte de los esfuerzos de Washington para aumentar la presión económica sobre Irán y Venezuela.

La nota del Departamento de Justicia explicó que ejecutó una orden de incautación emitida por un tribunal estadounidense en el Distrito de Columbia y con la ayuda de socios extranjeros.

«Los fondos confiscados con éxito (…) pueden dirigirse total o parcialmente al Fondo de Estados Unidos para víctimas del Terrorismo de Estado», señala el comunicado.

En julio, fiscales de Estados Unidos presentaron una demanda para incautar la gasolina a bordo de los cuatro buques cisterna que Irán intentaba enviar a Venezuela en ese momento.

Ninguno de los barcos es de bandera iraní y los informes de que algunos de ellos llegaron a Venezuela y descargaron su mercancía son contradictorios. Incluso su paradero fue desconocido hasta que hace unos días dos aparecieron cerca de Cabo Verde, en África.

Los petroleros de propiedad griega Bella y Bering no habrían podido conseguir un seguro y acceso a la banca internacional si hubieran seguido adelante. Según funcionarios estadounidenses, estas naves y las otras dos, Luna y Pandi, navegaban hacia Houston, en el estado de Texas.

Los informes de medios indican que las cuatro embarcaciones no fueron confiscadas físicamente. Los funcionarios estadounidenses dijeron que las autoridades amenazaron a los propietarios y capitanes con sanciones para forzarlos a entregar su carga, que ahora quedará como propiedad de Estados Unidos.

El embajador de Irán en Venezuela, Hojat Soltani, en un mensaje de Twitter, trató el jueves de desvincular a su país del cargamento.

«Otra mentira y guerra psicológica de la máquina de propaganda de EE.UU. Los barcos no son iraníes, y ni el dueño ni su bandera tienen nada que ver con Irán», dijo Soltani.

Sin embargo, de acuerdo con los fiscales estadounidenses, que menciona AP, una de las compañías involucradas en el envío a Venezuela, el Avantgarde Group, ha sido vinculada con anterioridad a la Guardia Revolucionaria de Irán y a intentos para evadir las sanciones de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia dijo además que después de la orden de confiscación estadounidense, la marina iraní trató el miércoles de abordar a la fuerza a un barco no relacionado en un intento aparente de recuperar el petróleo incautado, pero no tuvo éxito.

El incidente, cerca del Estrecho de Ormuz, fue reportado por los militares estadounidenses en un mensaje de Twitter que incluyó un video del abordaje.

Fuente: VOA

Deja un comentario