Conclusiones de la 17 ava Reunión OIT-Regional Americana en Chile

Spread the love

El Director General de la OIT, Juan Somavia y la Ministra del Trabajo y Previsión Social de Chile, Camila Merino, quien presidió la 17ava Reunión

La Organización Internacional del Trabajo-OIT se reunió en la capital chilena en su 17ª Reunión Regional Americana con la presencia de Ministros del Trabajo y líderes de organizaciones de empleadores y trabajadores de todo el continente, quienes durante dos días debatirán los avances y desafíos del trabajo decente.

La Ministra del Trabajo y Previsión Social de Chile, Camila Merino, fue elegida por unanimidad como Presidenta de esta Reunión Regional tripartita al inicio de la Sesión Plenaria de Apertura.

Los Vicepresidentes fueron la Ministra del Trabajo de El Salvador, Victoria de Avilés, por los gobiernos; la delegada suplente de los empleadores de Venezuela, Albis Muñoz, por los empleadores; y el delegado de los trabajadores de Colombia, Julio Roberto Gómez, por  los trabajadores.

El Director General de la OIT, Juan Somavia, inició la reunión con un discurso en el cual planteó a los delegados que “los caminos de salida de la crisis, y sobre todo de la postcrisis, necesitan colocar el empleo productivo en el centro de sus estrategias”.

“Con demasiada frecuencia el trabajo es visto como un simple factor de mercado”, agregó. Somavía añadió que “el crecimiento que se está dando en nuestros países no va asociado suficientemente a metas ambiciosas de justicia social y reducción de desigualdades”

“En economías dinámicas y abiertas, la tarea de incrementar el acceso al trabajo de calidad y profundizar la protección social para disminuir la desigualdad es ineludible”, dijo el Director General de la OIT.

Las actividades de la primera jornada de la 17ª Reunión Regional de la OIT también incluyeron un Evento Inaugural con un diálogo sobre “Crecimiento, empleo y equidad en las Américas”.

Este diálogo, moderado por Somavia, comenzó con una exposición de la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe-CEPAL, Alicia Bárcena, quien presentó una serie de datos sobre el estado económico y social de América Latina y el Caribe y planteó el reto de combatir la desigualdad.

“Nuestro desafío son 180 millones de pobres de los cuales 71 millones son indigentes”, dijo Bárcena al hablar ante los delegados tripartitos que asisten al encuentro de la OIT.

Al final de la 17ava Reunión Regional, que reunió a más de 300 delegados de todo el continente, se emitieron las siguientes conclusiones:

1. Las delegaciones tripartitas de las Américas presentes en la Decimoséptima Reunión Regional Americana de la OIT agradecemos y valoramos el informe del Director General titulado Década del Trabajo Decente en las Américas: 2006-2015. Primer balance y perspectivas de la Agenda Hemisférica.

2. Consideramos que el informe contiene un valioso análisis de la evolución experimentada por nuestra región en materia de trabajo decente a lo largo del período citado. Subrayamos los avances logrados en la Agenda, a pesar de las consecuencias de la crisis financiera internacional que en algunos casos tuvieron un efecto temporal negativo en ciertos campos. Las delegaciones tripartitas destacan que la rápida recuperación experimentada por los países de la región se basó en fundamentos macroeconómicos sólidos de los países, así como en una serie de políticas públicas de carácter anticíclico orientadas a la protección del empleo y a la sostenibilidad de las empresas, que en muchos casos fueron implementadas a partir del diálogo social.

3. Constatamos que el informe refleja el avance y el déficit registrados en el desarrollo de la Agenda Hemisférica de Trabajo Decente, y ofrece un panorama social y político que necesariamente tuvo que tomar como referencia la crisis financiera y económica mundial que derivó en una crisis del empleo y afectó al mundo desde el año 2008. Subsisten desafíos relativos a la consolidación de la democracia, a la disminución de las desigualdades, al fortalecimiento de los derechos y a los mecanismos de participación.

4. En la Reunión se reafirmó que la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva son importantes para posibilitar la consecución de las metas de trabajo decente fijadas en la Agenda Hemisférica.
Estos derechos han sido reconocidos universalmente como derechos fundamentales y están consagrados en los Convenios núms. 87 y 98 de la OIT. En la Reunión se recordó asimismo que el derecho a la libertad sindical se aplica de igual forma a los empleadores y a los trabajadores.

5. Destacamos que en los Diálogos celebrados se puso de manifiesto que, pese a los logros económicos, la Región sigue siendo sumamente desigual. Se señaló asimismo que el crecimiento económico no basta por sí solo para disminuir la desigualdad y crear empleos de calidad. Por lo tanto, hacen falta políticas públicas y privadas que pongan al empleo en el centro de las estrategias de desarrollo.

6. Los Diálogos también revelaron que la protección social fue una política determinante para afrontar la crisis y no un objeto de ajuste como en crisis anteriores. En la década actual, se generalizó la recuperación del salario mínimo real en la Región, aunque a niveles todavía insuficientes. La Cooperación Sur-Sur constituye en este período una demostración de solidaridad entre países en desarrollo y una estrategia para el alcance de las metas de la Agenda Hemisférica de Trabajo Decente.

7. Consideramos que la Agenda Hemisférica de Trabajo Decente debe ser revisada y actualizada si se tiene en cuenta que, desde la última Reunión Regional, la OIT adoptó la resolución tripartita sobre la promoción de empresas sostenibles (junio de 2007), la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa (junio de 2008) y el Pacto Mundial para el Empleo (junio de 2009), y si se tienen en cuenta los avances y desafíos presentados en los Informes del Director General de la OIT a la Decimoséptima Reunión Regional Americana.

8. Reconocemos además que, entre los temas respecto a los cuales se debe avanzar y hacer un examen en profundidad por medio de un diálogo social más efectivo, figuran los siguientes:

La creación de nuevas oportunidades de trabajo decente y productivo mediante la promoción y el desarrollo de empresas sostenibles.

El fortalecimiento del respeto de la libertad sindical y la negociación colectiva.

La promoción de la ratificación del Convenio sobre la seguridad social (norma mínima), 1952 (núm. 102).

El fomento de la competitividad de la economía con cohesión social, preservando y respetando los derechos fundamentales en el trabajo contenidos en la Declaración de 1998.

El fortalecimiento de la institucionalidad del mercado de trabajo.

9. Por lo expuesto, solicitamos a la Oficina su apoyo mediante la cooperación técnica para desarrollar programas regionales relativos:

al fortalecimiento de la campaña en pro del respeto de la libertad sindical y la promoción de la negociación colectiva.

Al fomento de un entorno propicio para el desarrollo de la empresa sostenible.

al fortalecimiento de los ministerios de trabajo para que asuman los nuevos desafíos del mundo laboral.

10. Los representantes de los gobiernos y de las organizaciones de empleadores y de trabajadores que participaron en la Decimoséptima Reunión Regional de los Estados Americanos Miembros de la Organización Internacional del Trabajo agradecen al Gobierno de Chile el haber acogido este evento y la hospitalidad brindada a quienes en él participaron. Ello, sumado a una organización eficiente, contribuyó al éxito de la Reunión.

Deja un comentario