Bloqueo de aerolíneas a venta de boletos triplican precios de vuelos en Venezuela

Spread the love

aerolineas-tarifasUn boleto aéreo entre Maiquetía, principal aeropuerto de Venezuela, y Miami, Estados Unidos, fue vendido por 36.450 bolívares el pasado 9 de junio.

Esto equivale a 3.375 dólares, si se toma en cuenta la tasa referencial del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad 1), de casi 10,80 bolívares por dólar, que es la tasa a la que el Estado reconoce los precios de los pasajes desde la activación en enero pasado del nuevo esquema cambiario en el país, para que las aerolíneas internacionales puedan repatriar los ingresos que perciben en Venezuela.

Casi el mismo trayecto (1.300 millas de vuelo desde Miami a Venezuela y 1.529 millas entre Miami y Bogotá), en una aeronave semejante, es ofrecido por la misma empresa en sólo 700 dólares, en clase económica.

Esto supone que un boleto entre Caracas y Miami sólo deberían rondar los 8.000 bolívares, lo que evidencia una diferencia de 382% entre ambos montos, es decir, 2.675 dólares.

El ejemplo fue colocado este miércoles por el ministro de Transporte Acuático y Aéreo, Luis Graterol, para ilustrar una situación que se presenta en Venezuela desde finales de 2013, y por lo cual el Gobierno firmó un convenio con las aerolíneas internacionales a finales de mayo para que los precios de los boletos aéreos sean mostrados en dólares.

Ante esta situación irregular, que ha estado presente en el mercado de boletos aéreos en el país, el Estado le dio al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac) la responsabilidad de aprobar las tarifas de las aerolíneas internacionales que viajen desde y hacia Venezuela, tal como se fijó en la providencia del organismo del pasado 12 de junio.

Lo hará bajo un sistema de doble aprobación: tanto por los entes rectores del área aeronáutica como por la referencia al total de millas recorridas por los transportistas aéreos hacia destinos similares.

Para ello, las aerolíneas debían consignar sus estructuras tarifarias hasta el 30 de junio, plazo que luego fue extendido por las autoridades hasta nuevo aviso.

La normativa indica que las propuestas que presenten las empresas deben contener origen y destino, clases tarifarias (primera, ejecutiva, económica y subclases), designador tarifario; número de asientos disponibles en cada clase, clasificados y justificados por operación y equipo; millas recorridas; precio de venta, incluyendo tasas; y condiciones y restricciones de venta para cada clase.

El objetivo, indica la providencia, es garantizar que las líneas aéreas tengan una posibilidad justa de competir en este mercado; favorecer el turismo y el comercio justo; prevenir prácticas predatorias para proteger a los usuarios de precios desproporcionados, elevados o condicionantes; y proporcionar un servicio bajo los principios sociales de justicia y calidad.

Una vez que el organismo estatal las apruebe, deben publicar los precios en su portal web www.inac.gob.ve, al tiempo que las aerolíneas tienen que colocar en sus sitios de internet y a la vista en aeropuertos, oficinas comerciales, agencias de viaje y periódicos las listas de precios de las distintas clases tarifarias, expresadas en dólares.

¿Cómo se fijan los precios?

Las aerolíneas en todo el mundo fijan sus tarifas de acuerdo con un sistema de mercadeo particular, que implica la división del avión en segmentos, y a cada uno le asignan una cantidad de puestos y un precio, comenzando por la venta de los más baratos y al final quedan los más caros.

El sitio web Travel Report explica que las compañías aéreas han desarrollado este esquema tarifario jerarquizado para cada vuelo, que al final se basa en que mientras mayor es la demanda, mayor es el número de asientos en el rango superior de las tarifas, y viceversa.

De acuerdo con la disponibilidad de puestos en cada vuelo, las líneas aéreas comienzan a establecer y modificar los cupos de cada clase a modo de aumentar al máximo la ocupación del avión y vender a los mejores precios posibles para ellas. En teoría, el monto aumentará sólo en función de la demanda y de la antelación de la compra: mientras más cerca del día del vuelo, más caro. Adicionalmente, la temporada alta se caracteriza por mayores precios.

Además, en la medida en que el comprador acepta más restricciones y condiciones, más económica debería ser la tarifa pagada.

Sin embargo, desde finales de 2013, en Venezuela sólo es posible conseguir las tarifas más costosas, porque las empresas aéreas mantienen bloqueada la venta y sólo permiten hacer compras por un máximo de 30 días de antelación, tal como señaló Sandra González, de la Asociación Venezolana de Agencias de Viaje y Turismo (Avavit), en marzo pasado, en el marco de una reunión con la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional (AN) para analizar el tema.

«Las agencias no pueden vender porque las líneas aéreas tienen los cupos tomados. Esto representa 80% del ingreso para nosotros», dijo González en aquel momento, tras advertir que hay unos 15.000 puestos amenazados por esta situación.

La decisión de las aerolíneas de bloquear los boletos obedece, según argumenta este sector, a las liquidaciones de divisas por parte del Estado, correspondientes al canje de los boletos que venden en moneda local para poder repatriar sus recursos. A esto también se atribuye la reducción de asientos que han anunciado empresas como American Airlines, Alitalia y Air Canadá.

Al respecto, a finales de mayo, el Estado anunció la liquidación de divisas a nueve aerolíneas -entre las que se encuentran AeroMéxico, Tame Ecuador, Avianca, Tiara Air, Insel Air y Aruba Airlines-, proceso que continuará con otras hasta saldar las sumas reglamentarias.

Este miércoles 3 de julio, Graterol aseguró que la expectativa es buena respecto al diálogo con representantes de las empresas de transporte aéreo para sincerar la cantidad de divisas que han solicitado al Ejecutivo correspondientes a 2013, y asomó que también avanzan en la posibilidad de suscribir el cronograma de liquidación propuesto ante el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), ente que autoriza las divisas en el país, donde rige un control de cambio.

El ministro de Turismo, Andrés Izarra, manifestó en entrevista reciente con AVN que esa deuda debe auditarse pues seguramente se determinará que los montos son significativamente menores que los que refieren las aerolíneas.

Precios duplicados

Las denuncias de incrementos de precios de los boletos en tan solo un año en el país son comunes. Para el vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez, la verdad es que las aerolíneas duplican los precios de los boletos. «Las lineas aéreas tienen que ajustar sus boletos a lo real. Estaban castigando a nuestros usuarios. La realidad es que duplican el precio del pasaje y en este país, a nuestros ciudadanos les venden como si fuera clase ejecutiva y primera clase. No puede ser», denunció en una rueda de prensa a finales de mayo.

«El compromiso de nosotros es que vamos a cancelar lo que hemos acordado que es justo, pero ellos tienen que bajar y ajustar los pasajes. Va haber la disponibilidad en boletos. Lo dije y lo reitero: de este país las empresas no se van a ir, no queremos que se vayan, pero aquí hay un Gobierno y se deben respetar las normativas», enfatizó.

Por su parte, el presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco) Roberto León Parilli, ha denunciado que las aerolíneas han cometido irregularidades, como el cobro de un diferencial a los viajeros que cambiaron la fecha del vuelo, luego del paso de 6,30 bolívares por dólar a la tasa del Sicad 1.

Mientras, el presidente Ejecutivo de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera, ha argumentado que Venezuela tiene costos operativos superiores, que se reflejan en más impuestos, contribuciones parafiscales, arrendamientos y derechos de aterrizaje y estacionamientos de aeronaves.

Un comunicado del grupo señala que esto supone en total incrementos de hasta 15% en los precios y exhorta al Estado a continuar con las liquidaciones de divisas pendientes a las empresas de transporte aéreo.

Fuente: AVN

Deja un comentario