Lardo Dell´Ogro: ¿Y qué puede ser Venezuela? – una suma de Venezolanos

Spread the love

Por Lardo Dell´Ogro

¿Pero quienes son hoy esos venezolanos? Eran venezolanos aquellos que, después de 300 años de colonización, se rebelaron porque habían aprendido a leer y se sentían defensores de las ideas de Libertad y por ende seguidores del ejemplo de aquellos otros “americanos” de 1776?

SI, Si lo eran, aunque habían nacido y se habían formado, en una colonia española.

Pero que ahora, después de un siglo 20 de haber sido favorecidos con un liderazgo andino con acento alemñan, con las mayores inversiones tecnológicas y con el fruto de haber luchado y logrado una Democracia Representativa, ¿NO la supieron defender.? ¿O, es que no supieron o que no pudieron?

Seria lo segundo, pues desde que se eliminó el Servicio Militar Obligatorio para todo ciudadano y se forzó, injustamente, solo a las generaciones menos favorecidas a alistarse, estas no entendieron que carajo era un INVASOR!

¿Y que otra cosa esperaban aquellos que cómodamente rechazaban el pasado reciente.?

¿Que unos hambrientos hijos de nadie defendieran lo que ellos aun no habían logrado?

Y así, guiados por el revanchismo, la mediocridad y el igualitarismo “revolucionario” cubano, se dedicaron a no permitir perfeccionar la Democracia venezolana por medios civilizados, sino mas bien a copiarse de un gallego resentido que, desde un cerro de una insignificante isla, logró ponerla de rodillas ante una sociedad de asiáticos, que ya habían decapitado salvajemente a sus elites para querer igualarse con una generación de americanos de origen europeo, que ya habían logrado superar como Sociedad a aquellas de las que habían huido.

Y así, Venezuela fue invadida gracias a un individuo, de orígen arrabalero, quien la regaló a los chulos del Caribe, mientras aquellos a quienes tocaba defenderla, simplemente fueron a arrodillarse ante un anciano bocón, maloliente y pendenciero, que pasará a la historia junto a Hitler y Caligula.

¿Son hoy los venezolanos dignos de llevar las medallas de aquellos que liberaron a medio continente americano? NO LO SON.

¿Acaso los apellidos de aquellos próceres pueden encontrarse en la asquerosa lista de lo que hoy lidera un pendejo de Cucuta, rodeado de hijos de nadie?

¡NO!

Pues entonces, la primera Tarea NO es preguntar “qué es Venezuela”, sino quién fue la victima y quién fue el ASESINO. Y solo después de derrotarlo, capturarlo y condenarlo al máximo castigo, entonces podremos comenzar a recuperar el camino perdido y, al lado de aquellos mismos que nos acompañaron desde inicios del siglo 20, comenzar a galopar con animo y fuerza el siglo 21.

Deja un comentario