Transportistas: Venezuela viaja con el retroceso puesto

Spread the love

Para Braulio Cedeño, vicepresidente del Bloque de Transportistas del Oeste, “la evolución de la industria automotriz y relacionado con ella la historia del sector del transporte en Venezuela ha estado plagada de altibajos y en función de sus resultados actuales signada por el retroceso. El volumen de unidades ensambladas, producidas, fabricadas en la nación Bolivariana alcanzó en el año 2021 el nivel más bajo de los últimos 23 años», destacó Favenpa.

Según señalan los directivos del Bloque de Transporte del Oeste, Venezuela tiene el parque automotor más antiguo de América Latina, hecho que resulta paradójico siendo este un país el cual, de acuerdo a distintas estimaciones, es una de las región con las mayores reservas de petróleo y gas en el mundo y que, en algún momento fue el proveedor de combustibles más seguros para el mundo occidental y por supuesto disfrutó para su desarrollo a amplias regalías petroleras.

En un mundo que privilegió el uso y desarrollo del vehículo, elemento central de la sociedad de consumo, basada en la utilización cómo principal fuente de energía aquellas que proviene de combustibles de origen fósil (petróleo, Carbón, Gas), al disponer de grandes reservas convertía a Venezuela en una nación privilegiada con grandes opciones de estabilidad y desarrollo. Pero los precios del petróleo son variables y sostener el desarrollo de esta industria requiere fuertes inversiones, innovaciones constantes y una gerencia inteligente, eficaz, honesta y responsable, lo cual no es precisamente lo que ha acontecido en el país.

Las tendencias mundiales apuntan, por la realidad del cambio climático, el proceso del sobrecalentamiento y en función de mantener la calidad del ambiente y del aíre deberíamos avanzar hacia formas alternas  (limpias) de energía, (vehículos híbridos, eléctricos) y la utilización de procesos diferentes a los provenientes de la utilización de compuestos fósiles (carbón, gas, petróleo), pero el actual conflicto bélico entre  Rusia, Ucrania y la OTAN, replantean los escenarios geopolíticos y energéticos en la región y coloca a Venezuela de nuevo en situación ventajosa.

Indicó Braulio Cedeño, que no podemos volver simplemente a los escenarios anteriores propios del modelo rentista y de los procesos de sustitución de importaciones. Los operadores privados del transporte público en Venezuela nos hemos vuelto, por las duras circunstancias que hemos enfrentado en los últimos años en expertos en de la reingeniería de nuestras unidades, pero ese modelo de sustitución, adaptación y fabricación de partes y autopartes del vehículo, termina volviéndonos altamente ineficientes, costosos y la edad, calidad del actual parque automotor así lo evidencian.

Es necesario renovar el actual parque automotor del transporte público, modernizarlo, actualizarlo, recuperar en el área del transporte la elaboración de ser posible de los componentes mínimos necesarios, y/o generar la capacidad económica necesaria para dotarnos de los inventarios de ellos que el país requiere, se trata de actualizar procesos, fabricación de nuestros propios insumos y componentes (a partir de la ventaja competitiva de tener abundantes minerales: hierro, acero, aluminio, etc.), repuestos, ensamblaje, elaboración de partes y autopartes y para ello deben concertarse políticas que garanticen el desarrollo competitivo y autosustentable del sector transporte nacional.

No todo lo puede proveer la importación, en algún momento la bonanza actual generada por la invasión a Ucrania cesará y volverá la dura realidad, bienvenida la globalización, pero se requiere fortalecer las ventajas competitivas de la industria nacional, debemos rescatar la vocación exportadora en el área del transporte y por supuesto implementar políticas que permitan más temprano que tarde renovar el parque automotor de servicio público en Venezuela.

Fuente: Cacique-Catia

Deja un comentario