Tacoa tendrá las barcazas de generación eléctrica más grandes del mundo

Spread the love

 

Las Gabarras de Vargas ante la ausencia de gabarra tanque requiere de 75 gandolas diarias de 32 mil litros c/u, es la leyenda de esta fotografía publicada por noticiascentro.com el 18 de abril pasado

Un proyecto inédito en Venezuela servirá a los caraqueños a partir de julio, cuando operen comercialmente las dos barcazas de generación eléctrica que se sumarán al Complejo Generador Josefa Joaquina Sánchez Bastidas, ubicado en la Bahía de Tacoa, en el estado Vargas.

Elaboradas en tiempo récord, Rufina y Margarita, como se denominan las unidades, constituyen un orgullo para sus trabajadores, pues no sólo contribuirán con 342 megavatios al blindaje eléctrico de la Gran Caracas, sino que son las gabarras de generación con máquinas unitarias más grandes del mundo.

El gerente del proyecto, Víctor Contreras, con 25 años laborando en el sector eléctrico nacional, no escatima en detalles para dar cuenta del plan, a propósito del recorrido que este jueves hizo por el lugar el ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque.

Las barcazas, que están en proceso de conexión desde que el 12 y 13 de abril se instalaron en la bahía de Tacoa, tendrán una generación de 171 mega vatios cada una, para un total de 342 megavatios, que pueden servir a unas 200.000 familias.

Este proyecto tiene varios elementos particulares. Uno de ellos (el más elemental) es que son plantas de generación que están montadas sobre unas estructuras, que son unas gabarras flotantes especialmente diseñadas para ellas.

Fue un plan ejecutado en tiempo récord, con dos frentes de trabajo en simultáneo: mientras empresas venezolanas ejecutaban las obras civiles en el sitio, la construcción de las gabarras y el montaje de las plantas de generación se hicieron en Estados Unidos, bajo la supervisión de la empresa Citgo, de Petróleos de Venezuela-Pdvsa, que fue la que hizo la compra por 550 millones de dólares.

Este proceso fue supervisado por un ingeniero de la Corporación Eléctrica Nacional-Corpoelec, durante los cinco meses de construcción de las gabarras en Texas.

En septiembre llegaron a Venezuela por el puerto de Guanta y en abril pasado se colocaron en el sitio, para iniciar el proceso de conexión.

La ejecución en dos frentes de trabajo permitió la concreción del proyecto en poco tiempo, cuando usualmente este tipo de planes exige unos cuatros años, desde la conceptualización hasta la concreción, pues deben hacerse primero las obras civiles para proceder al montaje de las plantas.

Precisó Contreras que esta semana prevén efectuar las primeras cargas de combustible para las pruebas de los sistemas, que se extenderán hasta mediados de junio, cuando esperan hacer el primer fuego, y en julio ponerlas en operación comercial.

Las barcazas de Tacoa forman parte, junto con las plantas Picure, La Raisa, Guarenas y El Sitio; de los planes para lograr el blindaje eléctrico de la Gran Caracas.

Su aporte de 342 megavatios representa casi 15% de la carga completa de la ciudad en las horas de máxima demanda, situada en 2.200 megavatios. Actualmente, en la región se producen casi 1.700 megavatios, y el resto es aportado por la hidroelectricidad del bajo Caroní, al sur del país.

Contreras aseguró que las líneas de transmisión actuales tienen la capacidad necesaria para distribuir la energía desde las barcazas.

Otro aspecto positivo de este proyecto, junto con la planta de Picure, es que permitirá la rehabilitación de las tres unidades de Tacoa, que tienen casi 30 años en uso.

El ministro Rodríguez acotó que estudian la posibilidad de instalar nuevas gabarras, por ejemplo, en Planta Centro y en Puerto la Cruz.

De la operación

En la actualidad, los obreros trabajan en la colocación de los herrajes para empalmar las plantas de las gabarras a la torre que conecta a las líneas de 230 kilovatios para la transmisión. La energía, producida por la turbina, va al generador, sale a las barras de cobre rumbo a la torre, desde donde fluye a la subestación principal de Tacoa y de allí a toda la red.

Las barcazas pueden operar tanto con combustible líquido como con gas. Empezará con diésel pero se espera que en un máximo de dos meses funcione sólo con gas, con un consumo de casi 40 millones de pies cúbico al día.

Fuente: AVN

Deja un comentario