¿Qué compran los nuevos accionistas de la CANTV?

Por Eduardo Martínez, Editor

Todo parece indicar que los nuevos accionistas de la CANTV, que ha comprado acciones Tipo-D, están comprando un pedacito muy pequeño de una torta mucho más grande. Y aunque la veamos de color chocolate, será un caja negra: Nadie sabe lo que tiene adentro.

Y si bien es evidente en el Prospecto de la Oferta Pública hay evidencia de ello, los intermediarios han tenido a bien no hablar ni mencionarlo.

En primer lugar, la CANTV es un empresa que ha venido perdiendo valor de mercado.

1991

Cuando el consorcio VenWorld ganó la licitación en diciembre de 1991, obtuvo la concesión de operación de los servicios de comunicaciones y el 40% de las acciones de CANTV por 1.885 millones de dólares.

2005-2007

Entre el 2005 y el 2007, las acciones de la empresa sufrieron dos ataques que provocaron caídas significativas de los precios de las acciones en los mercados bursátiles. La primera, cuando en septiembre del 2005, una sentencia del TSJ ordenó a la CANTV el pago casi 300 millones de dólares por concepto de aguste de pensiones a los jubilados. En enero del 2007, cuando Hugo Chávez anunció la estatización de la empresa.

Hablando en términos estratégicos militares, se desarrollaba unas típicas tareas de “ablandamiento”, que provocaron la caída del precio de las acciones. Lo que resultó en que el Estado pagó menos por lo que hipotéticamente la empresa de telecomunicaciones estaba valorada para ese momento.

De esta manera, el Estado pagó 572 millones de dólares por el 28% de las acciones en manos de la Verizon, operadora de EEUU.

Con el plan de estatización desarrollado, en abril sería decretada el pase al Estado, que se haría con el 86% de las acciones.

2022

De acuerdo a los expertos contratados por la CANTV para la Oferta Pública en el 2022, la empresa -según ellos subvaluada- tiene un valor de 330 millones de dólares. Un dato que tiene que ser pensado por los inversionistas.

En segundo lugar, no se conoce cuáles serán las siguientes etapas del proceso de venta de acciones. Y en una empresa, donde los nuevos accionistas no tienen derecho a voz y voto, y carecen de representación en la junta directiva, lo único que les quedará será vender. Tal vez recuperando los bolívares que gastaron inicialmente, pero devaluados y devorados por la inflación, que hasta que la situación política del país no cambie, seguirá siendo alta.

En todo caso, si el Estado vende sus acciones a una transnacional y se reprivatiza, el gobierno se embosillará una gran cantidad de dólares y se quitará un problema de encima. Los nuevos accionistas Tipo-D, mordisquearán un pedacito en cuanto las acciones sean impulsadas al alza, pero frente a un poderosos nuevo propietario, los precios se irían a la baja. Pero eso parece ser otro cuento chino.

editor@eastwebside.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *