Nelson Maica: Bases del liberalismo 15

Spread the love

nelson-maicaPor Nelson Maica C

  1.  Nota 15. Continuamos. Haremos una sugerencia, una recomendación, desde el largo plazo, para todo po­lítico liberal en el que prepondere, sobre sus deseos de lograr, alcanzar y mantenerse en el poder, el objetivo final de elaborar, impulsar y cul­minar una reforma generalizada de liberalización en la economía y en la sociedad.
  2.  Primeramente, hemos de repetir que, en todo caso, si ha de pecarse en algo, ha de ser siempre por exceso; es decir, ha de radicalizar el mensaje hasta el punto de someter a prueba tanto a los miembros de su partido como a sus conciudadanos. Sólo de esta manera podrá experimen­tar y apreciar si de hecho reúne o no cualidades para ser un político perteneciente al “grupo cuarto”, es decir, capaz de ilusionar y movilizar al electorado en pos de una política adecuadamente articulada de reformas liberales.
  3. Lo peor que puede sucederle es que, como consecuencia de su toma de posición relativamente más radical, no logre prospe­rar en su propio partido, y quede marginado por sus responsables y su­pervisores más “pragmáticos”.
  4. Pues bien, es precisamente la aceptación o no de su mensaje y persona en su propia formación política, la prueba inequívoca y definitiva de si debe seguir o no dedicando sus esfuerzos a la actividad política: si no es aceptado, es mejor que deje a otros pro­fesionales de la política menos comprometidos (pertenecientes a los grupos tres y dos) que tomen temporalmente el protagonismo, pues evitará quemarse en esfuerzos innecesarios, que serán posiblemente mucho más fructíferos a largo plazo en otras actividades (no políticas) de estudio y divulgación liberal.
  5. De esta manera no perderá el tiempo ni se agotará en actividades que, por las restricciones del entorno, hacen muy difícil la persecución del ideal y que, en todo caso, pueden ser llevadas a cabo por otros profesio­nales menos comprometidos.
  6.  Además, siempre es conveniente que quede alguien “en reserva” por si el día de mañana las circunstancias cambian y ante necesidades más apremiantes es llamado a mayores res­ponsabilidades de poder político, en un entorno en el que pueda desarrollar su programa liberal sin trabas innecesarias de tipo partidista.
  7.  Existe, por tanto, una evidente relación entre aquello que permita  llevar a cabo el entorno político y la conveniencia de la implicación personal en el mismo de un político de fuertes convicciones liberales.
  8. Conforme las restricciones sean mayores, más dificultades tendrá para desenvolverse en ese entorno y más posible es que otros colegas menos comprometidos ideológicamente (pertenecientes a los grupos dos y tres) puedan desarrollar adecuadamente su labor.
  9. Por el contrario será en aquellas circunstancias en las que sea posible impulsar un programa más radical en las que su intervención e implicación personal sea más insus­tituible, puesto que no es de prever que otros colegas menos formados y comprometidos ideológicamente sepan y puedan aprovechar de for­ma adecuada la oportunidad histórica que se presente para sacar ade­lante reformas profundamente liberales.

10. Como es lógico, la evaluación de cuándo nos encontramos ante una u otra circunstancia depende de la perspicacia e inteligencia política de cada político liberal.

11. También es admisible, sobre todo en el caso de políticos profesionales que no puedan o no quieran dedicarse a otra actividad que, tal y como hemos descrito antes, adopten la táctica de convertirse en políticos del “grupo tres”, mucho más “pragmáticos” y, por tanto, menos “radicales” e “incómodos”, a la espera de que cambien las circunstancias y puedan impulsar reformas más radicales.

12. El prin­cipal riesgo de esta táctica es, desde luego, que termine convirtiéndose en una coar­tada auto justificativo del inmovilismo. Dependerá de cada circunstancia histórica cual sea nuestro juicio respecto del comportamiento en este ámbito de cada políti­co concreto.

13. En estas épocas de control por parte de los políticos más “tibios” (grupos uno, dos y tres), conviene no obstante no desligarse totalmente del partido, con la finalidad de ejercer un necesario papel de conciencia crítica liberal que constantemen­te marque las contradicciones y errores de los que detentan el poder.

14. En todo caso, el principal riesgo de la estrategia recomendada es que el político “grupo cuatro” sea finalmente aceptado por su partido y, tras presentar su programa y defenderlo con constancia, fracase a la hora de ganar las elecciones o pierda el poder.

15. Pues bien, incluso en estas cir­cunstancias tan adversas, que una y otra vez se han dado en la historia, este resultado negativo no ha de considerarse un fracaso en sentido estricto.

16. Tan sólo sería un verdadero fracaso, desde el punto de vista liberal, bien haber traicionado los principios, bien haber pecado por defecto impulsando unas tímidas políticas liberalizadoras cuando las circunstancias permitían ir mucho más lejos. Tal parece ser el caso del tándem Chirac-Juppé tras el triunfo de la derecha liberal en unas elecciones generales francesas.

17. Fuera de estos casos, el no conseguir el éxito electoral en una circunstancia histórica determinada ha de considerarse, tan sólo, una derrota táctica en esa larga y difícil lucha por ganar el futuro a favor de la libertad.-

Tips:

  • Territorio: Se ve, se nota, se siente el abandono por todas partes. Caracas, en su aniversario, muestra su peor aspecto, además, hedionda tanto por la basura como por quienes declaran calificando su himno despectivamente de “pasodoble” y “barato”: claro, como el declarante, “cada ladrón juzga por su condición”, muestra cuán culto es; pero no ha respondido a las necesidades sentidas de los caraqueños y no se lo reclaman activamente. ¿Cuándo se ocuparan de Arichuna, carretera Palmarito-Guasdualito, Mantecal-Bruzual, en el Estado Apure? ¿Hubo licitación pública y/o “en privado? ¿Cuándo llegaran al Estado Apure los “caza corruptos”? A lo mejor los “convierten” y/o no lo encuentran en la geografía dado la magnitud de lo “evaporado” por los rojos y compañía. Agua: cuando llega es turbia, mal olor, grasienta, en casi todos los pueblos. ¿Quién verifica su potabilidad?  ¿Quién vigila si es saludable? ¿Quién informa? Aire: de cada ciudad y/o pueblo: ¿Sin contaminación? ¿Quién informa? ¿Cuánto se ha “evaporado” en la Torre Este de Parque Central en Caracas para que funcione? ¿Cuándo navegaremos el rio Guaire? ¿Y qué paso con los dineros de los globos para vigilar Caracas? ¿Otra Caracas dentro de Caracas con los mismos servicios e infraestructura? Etc., etc.
  • Población: Continúa siendo víctima de los actos y decisiones del régimen. Actos: excesos de controles, represión. Control abusivo sobre la población, eso raya en la esclavitud y con el uso matraquero de todo ente armado, incluyendo, la castrista. Horror. Ya no les basta la falta de alimentos, medicinas, insumos de todo tipo. La gente del interior se está movilizando hasta caracas a ver si encuentra y adquiere los artículos y medicinas de primera necesidad ¿Comenzaron a “liquidar” a los presos políticos? ¡Y todos calladitos y auto encarcelados cual rebaño! ¡Entonces no se quejen! ¡El liderazgo se “perdió” y/o “arrugo” bajo la excusa de no ser acusados, investigados, encarcelados, maltratados y/o “matados” y/o “desprestigiados” y/o “desaparecidos” y “preservarse” para mejores momentos y estrategias! ¿Cuáles momentos y/o estrategias? Entre tanto un pueblo sin líderes es pasto fácil de la dictadura comunista, de la inseguridad, de la impunidad. De todo mal. Se comprende: el miedo es libre y la represión actual bárbara ¿Con valor y audacia se nace y/o se aprenden? ¿Pocos pueden, entonces, ser líderes? ¿Los líderes demócratas plurales pueden eternizarse en un cargo? ¿Acaso los cargos electivos no son alternativos? ¿El mismo musiu con diferente cachimbo? ¡Válgame Dios!
  • Régimen: Actúa contra el pueblo, contra quienes viven en el exterior para hacerles la cotidianidad más difícil; para eso cerraron el consulado en Miami, Usa. Es un acto de retaliación, de maldad, sevicia. Estos rojos son la mayor estafa que se le ha podido hacer a pueblo alguno. A cada momento vociferan que luchan contra la corrupción y promocionan que han apresado a tal o cual “roba gallinas”; pero no investigan ni apresan a los “pesos pesados” y, supuestamente “rojitos”, de la corrupción, supuestamente altos funcionarios, como por ejemplo ciertos altísimos funcionarios, y gobernadores rojos, y al que señala en voz baja (por miedo, porque además supuestamente es matón y usa matones) el pueblo: dueño de buena cantidad de empresas (de la noche a la mañana), dinero efectivo en bancos extranjeros como en uno alemán donde supuestamente tenía más de 21 millones de dólares; desde marzo del 2008 se han presentado acusaciones en el seno de los rojos y, luego, documentos ante la contraloría por supuesto uso indebido de uno 230 millones de dólares. A ese y esos no se les toca ni con el pétalo de una rosa. Se les alaba, se les abraza en actos públicos, se le adula. Tampoco se investiga y conoce la cuantía ni la transparencia de la transferencia de dólares al exterior realizados por el régimen, por lo menos, desde 1999 hasta hoy. ¿Dónde están las reservas de oro sacadas del banco central para fuerte tiuna, según un general ahora gobernador, por “orden directa”? ¿Qué se hizo con 5.000 millones de dólares de reservas monetarias internacionales calificadas de “exceso de reservas”? ¿Qué tal las operaciones en bancos y fondos que operan sin transparencia y socavan el manejo del banco central? ¿Qué paso con las perdidas y quiebras del banco central? ¿Qué paso con los bonos latinoamericanos? ¿Qué pasa con los dólares destinados a la compra de armas y lealtades políticas externas y entregas a los castros, Nicaragua, etc.? ¿Qué pasa con las compras internas y externas sin licitaciones? ¿Pudreval? ¿Qué ocurre con las finanzas de pdvsa y empresas del estado y Guayana? ¿Qué pasa con la supuesta evaporación de cerca de 90 mil millones de dólares en el Estado Amazonas? ¿Cómo va el supuesto negocito de las plantas eléctricas reconstruidas en la isla y enviadas como nuevas? ¿etc., etc.?  ¡Hasta los chinos rojos juzgan a sus líderes, ejemplo reciente: Bo Xilai, ex secretario del pcch en Chongqing imputado por soborno, corrupción y abuso de poder, según Xinhua. ¡Charlatanes! ¡Su mentirosa verborrea y teatros es para incautos! ¡Mejor se callan y se van rapidito porque el “rabo” que tienen ahora es de paja seca!
  • Internacional: ¿Insólito? Estos comunistas charlatanes, sumisos a los castros, traidores a la patria, vociferan a cada rato y usan los medios para descalificar a los opositores y las reuniones de líderes opositores con gobernantes y líderes de otros países. “Ven la viga en el ojo ajeno”. Pero no admiten que son unos títeres de los castros, que lamen sus botas, repiten sus consignas, reproducen sus gestos, cantan sus himnos, izan sus banderas, se visten como ellos, caminan como ellos, hablan como ellos, le entregaron el país y sus personas a ellos, son sus lacayos (¿los observaron recientemente en la isla derretidos y rodilla en tierra ante los castros?), que “endeudaron el país ilegítimamente” con los chinos, rusos, bielorrusos, iraníes, etc., el eje del mal internacional, y que no pueden siquiera mostrar una partida de nacimiento ni recoger la basura de un pueblo. ¡Y la comunidad internacional y algún medio solo pendiente de los petrodólares!
  •  Oposición: Supongo que su mayor objetivo (si no lo han olvidado), por ahora, es ejercer el poder ganado en las elecciones y arrebatado por fraude ya documentado, denunciado y, eso, de hecho, atrae la atención del mundo; pero requiere de un reclamo y un ataque muy audaz que, además, conmueva a la población y genere su admiración, movilización y apoyo. Hay que exigir, pedir, la posición ganada en las elecciones con audacia. La audacia da a las personas identidad especial, atrae poder, quita dudas y preocupaciones. Las peticiones audaces funcionan mejor que empezar con falsos diálogos y concesiones reducidas. Los pueblos admiran al audaz, prefieren su compañía porque la confianza que generan de sí mismos contagia al pueblo y los arrastra fuera de su concha, de su comodidad. La audacia, controlada y usada a voluntad, es un instrumento táctico aprendido para usarse en el momento requerido para asegurar el éxito. El león asegura su camino, sus movimientos son rápidos, sus mandíbulas poderosas. La liebre es tímida, se espanta ante el peligro, cae en trampas y va directo como bocado a sus enemigos. ¿Aspiramos lo perfecto? ¿Le exigimos demasiado a nuestros líderes democráticos plurales? ¿Debemos callar ante sus previsiones, aciertos, victorias, errores, fracasos, falsedades, etc.? ¿Cuál es el espíritu de nuestro pueblo en estos momentos? ¿Cuál es el espíritu dominante en estos momentos? ¿En cuál momento y/o etapa estamos? ¿Líder y/o lideresa para cuál etapa? ¿Cuál tipo de líder y/o lideresa necesitamos para este momento, en esta etapa? ¿Cuál líder necesitamos para que haga valer su triunfo electoral y ejerza la presidencia y gobierne por seis años? Un líder o una lideresa exitoso(a), flexible, que se adapte a las nuevas condiciones, que exponga alternativas novedosas, que esté dispuesto(a) a tomar riesgos mayores, audaces, muy audaces, que se haga respetar contundentemente, que ejerza su autoridad real con calle, fáctica, basada y acompañada por los millones de votos obtenidos ¿Necesitamos líderes estratégicos y/o de otro tipo? La acción: integración, no fraccionamiento, aceptar que no tiene todas las respuestas y que tomará medidas para obtener las repuestas. Usar la comunicación y la persuasión con todos. Ya dejamos, a mí entender, la época en donde los líderes eran grandes líderes, hacían grandes cosas, dictaban cátedra. Solo las sectas malsanas son el refugio de lo jurasico y allí vimos por tv el espectáculo rojo: perdidos en la sombra, sin identidades ni trayectorias, sin mostrar luz propia, solo exhalan corrupción, amenazas, mala intención, traición.  Pasó, hace un buen tiempo, lo del líder visionario, el único que “encendía los ánimos”, que motivaba, que entusiasmaba. Estamos, según mi perspectiva, en el momento del líder estratégico, que reconoce la necesidad de cambio, que debería contagiar a otros en este mundo cambiante, que reconoce sus fortalezas y debilidades, que entiende si su liderazgo es el adecuado para el momento y las circunstancias y que necesita a su lado un equipo de personas capaces para complementar sus carencias (¿?). ¿Puede cualquier líder, candidato, candidata, realizar el cambio y el reclamo que necesitamos ahora? ¿Cuál estilo de liderazgo tendríamos o deberíamos tener? Asomo algunos estilos: mando (dominante); lógico, inspirador, de apoyo. No son los únicos, hay variedad. Contribuyamos con los estilos que conocemos. Aporte. Imagine. Participe. Veamos: a) Un líder dominante, de mando, se concentra en los resultados, convence por su dirección, actúa con rapidez, aprende practicando, haciendo, actuando; b) Un líder lógico se concentra en la innovación, inventando, convence explicando, muy cuidadoso con los cambios, aprende estudiando; c) Un líder inspirador se concentra en las oportunidades, espera la oportunidad, convence por la confianza que se deposita en el, hace cambios radicales, aprende cuestionando; d) Un líder de apoyo se concentra en facilitarle el trabajo a los demás, convence participando directamente en las acciones, hace cambios muy despacio, aprende oyendo a los demás. ¿Obtendremos el poder ganado en elecciones y arrebatado y usurpado por más de 100 días con este líder, con este liderazgo que tiene la oposición ahora? ¿Cuándo? ¿”Cuándo le salga muela al gallo”? ¿Qué opina usted? ¿Qué haría usted?

“Hay muy pocos hombres – y son las excepciones – que pueden pensar y sentir más allá del momento presente”, Karl von Clausewitz, 1780-1831.-

Deja un comentario