Leo Blanco y Alexis Cárdenas presentan su viaje instrumental sin etiquetas

Spread the love

Coincidencias, encuentros y amalgamadas búsquedas artísticas dan forma a Blanco & Cardenas: Stories without Words, producción discográfica que une a dos grandes artistas venezolanos: el pianista Leo Blanco y el violinista Alexis Cárdenas quienes juntaron su pasión por distintos estilos para crear una propuesta que entabla un rico diálogo entre la tradición clásica europea, la visión armónica del jazz y la música del mundo.

Tras una pausa de diez años, en la que ambos se concentraron en sus proyectos individuales, el dueto retoma este proyecto que comenzó a gestarse en Caracas entre 2008 y 2010 y adquirió forma definitiva en la ciudad de Boston, Estados Unidos, este año.

En Stories without Words el virtuosismo de Cárdenas en el violín y la brillantez de Blanco en el piano generan una poderosa conexión que, sin etiquetas de estilo o género, conduce a la audiencia a un intenso recorrido que comienza por lo musical y se expande en los hallazgos artísticos y humanos que surgen en un trabajo colaborativo como este.

Y es que Blanco & Cardenas: Stories without Words Stories without fusiona dos estilos para dar carácter universal a una narrativa de música de cámara e improvisación, desde una perspectiva latinoamericana.
En sus palabras
“…En 2008, en una fiesta caraqueña, nos cruzamos y comenzamos a tocar juntos en una velada marcada por una extraordinaria comunicación musical, que fue creciendo en sucesivos conciertos y giras en Venezuela, donde confirmamos el potencial de este proyecto a dúo que comenzamos a registrar en estudio en esa época como un peculiar laboratorio de improvisación donde lo clásico, lo tradicional y el jazz se mezclan,”, explica el violinista marabino residenciado en Francia, donde se desempeña como concertino de la Orquesta Nacional de París.

Sobre ese punto, agrega el pianista merideño, quien desarrolla su carrera como compositor, solista y docente desde Estados Unidos, cada uno experimentó una década de evolución musical, pero la permeabilidad y la intensidad al tocar juntos siguió siempre intacta. “Vivir en continentes distintos y el hecho de que nuestras visitas a Venezuela dejaran de ser frecuentes, hizo muy difícil terminar de grabar los temas que queríamos para completar esta producción,  mas la complicidad, compatibilidad y el proceso creativo de este dueto está intacto…”.

Son nueve temas, cuatro de estos compuestos por Leo Blanco: Vals #5, Pajarillo Cinético, Perú Landó y El Negro y el Blanco, primer promocional de esta producción. A estos se suman tres interesantes versiones de piezas compositores de la tradición venezolana como El Frutero, de Cruz Felipe Iriarte; Caribe, de Joaquín Pérez, y Ahora, de Otilio Galíndez.  Completan el repertorio, Gnossienne # 3, del francés Erik Satie, y Pras Criancas, del mandolinista brasileño Hamilton de Holanda.

Producido por ambos artistas, en su primera fase Blanco & Cardenas: Stories without Words fue grabado entre noviembre de 2008 y marzo de 2010,  en Jazzmanía Estudios en Caracas, Venezuela, por los ingenieros  Javier Casas y Alejandro Díaz. La sesión de Boston fue registrada en abril de 2018 en Futura Studio por el ingeniero John Weston. La mezcla y masterización fue realizada este año por los ingenieros Darío Peñaloza y Jesús Jiménez, respectivamente.
Este trabajo discográfico se encuentra disponible en Apple Music, Spotify, ITunes, Dezeer y en otras principales plataformas digitales desde el 14 de diciembre. Búsquelo y disfrute de  Más información, en las redes sociales de los solistas: @leoblancomusic y @alexisviolin.

Acerca de los Artistas

Leo Blanco es un artista que divide su agenda entre sus actividades como compositor, pianista y educador, tres facetas que adora. A su vez combina las anteriores con activismo social. Produce música con su grupo Leo Blanco World Jazz Ensemble, mientras gira por el mundo y enseña en el Berklee College of Music en Boston, Massachussetts.
El más reciente trabajo como compositor que fue comisionado a escribir, La Resistencia, se estrenó mundialmente en la Conferencia Internacional de percusión: Percussive Arts Society en Indianápolis, Indiana. Según Blanco, «esta obra dedicada a los jóvenes en el mundo quienes arriesgan su futuro por lograr una autentica democracia en sus respectivas naciones».
En 2019 recibió un Grant para desarrollar su Proyecto La Ruta del Azúcar, donde describe, a través de un proyecto musical y pedagógico, el desarrollo de la música latinoamericana en la época de la colonia basado en la explotación y la economía del Azúcar.
Como artista y activista social, desde el 2017, encabeza Music Aid to Venezuela, una serie de conciertos, involucrando a estudiantes internacionales de Berklee College of Music para la recaudación de fondos para asistir el agudo problema de desnutrición infantil en su país natal. Entre el 2017 y 2018, se recaudaron y enviaron U.S $7,000 a través de la organización Ayuda Humanitaria para Venezuela.
En 2014, Leo Blanco recibió el Premio Ángel del National Scottish Bank como el «Mejor evento musical» en el Festival Internacional de Edimburgo. Ese mismo año, compone la banda sonora de la película documental El silencio de las moscas.
En 2016 fue comisionado por el Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela para componer, orquestar y ejecutar seis piezas originales para orquesta Sinfónica, estrenadas por la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas.
En cuanto a su discografía como solista, ha lanzado Pianoforte, álbum de once temas, entre composiciones originales del pianista como improvisaciones realizadas en el momento; África Latina, una gran producción de World music y Jazz que rinde  tributo a la influencia de la música africana en al continente suramericano; Roots & Effect, trabajo realizado con elemento de la música venezolana donde parte a un viaje de transe musical y Fin del Primer Capitulo, realizado antes de mudarse a Boston desde su país natal Venezuela.
Además de trabajar por el lanzamiento de Stories without Words, su álbum junto a Alexis Cárdenas, dedica parte de su tiempo a dos proyectos: LatinArab, una producción musical basada en la conexión ancestral entre el mundo árabe y Latinoamérica. y La Ruta del Azúcar, que indaga en cómo la música latinoamericana se fue formando a través del cultivo y la economía del azúcar. Igualmente participa en  #sendabitofbeats (Send a bit of Beats), proyecto de redes sociales donde Incentiva la colaboración entre músicos en estos tiempos de pandemia.
Boston Magazine nombró a Leo Blanco como una de las cuarenta figuras públicas más prominentes de Boston.

Alexis Cárdenas es uno de los violinistas más importantes de su generación. Su increíble talento,  curiosidad y el conocimiento de múltiples culturas le han permitido desarrollar un lenguaje violinístico inconfundible con el que rompe barreras de géneros musicales.
El público de Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, toda Europa  y varios países de Asia se ha rendido ante su virtuosismo. El premio de violín Tibor Varga, en Suiza; el Long-Thibaud, en París; el Fritz Kreisler, en Viena, el Concurso Internacional de Montreal y el Henry Szering, en México dan fe de ello. También sus conciertos en grandes escenarios de Europa junto a sinfónicas como la de Viena, Montreal, Moscú y Montecarlo, y sus recitales solistas bajo la batuta de directores como Gustavo Dudamel , Pavel Kogan, Marek Janowski o Lawrence Foster.
Este sobresaliente instrumentista -que transgrede los linderos entre lo clásico, jazz, música del mundo, improvisación y música contemporánea al transitar sin fronteras por entre estos territorios-, fue condecorado en 2012  con la Medalla de Honor del Senado francés por su contribución a la difusión de la cultura y las artes de América Latina en ese país. Recibió el reconocimiento junto a personalidades de la talla del escultor colombiano de talla mundial Fernando Botero. En el 2012 también fue reconocido como Artista Clásico de Año en los Premios de la Música Venezolana.
Genio y figura, este artista residenciado en Francia –donde triunfa como Concertino-Súper Solista de la Orquesta Nacional de París–  nació en Maracaibo, Venezuela, en 1976 y comenzó sus estudios de violín a los siete años. A los doce tocó el concierto para violín y orquesta Op. 64 de Félix Mendelssohn y un año después interpretó el concierto de Piotr Ilitch Tchaikovsky. Continuó su formación en la Juilliard School of Music de Nueva York con la profesora Margaret Pardee. Ya de vuelta a Venezuela, a los 15 años, fue Concertino de la Filarmónica Nacional y, a los 17, se traslada a París donde continua estudios de postgrado en el Conservatorio Nacional de Música y Danza. Allí culmina con honores el Ciclo de Perfeccionamiento con los maestros Olivier Charlier y Jean Jacques Kantarov y se hizo acreedor del Primer Premio de Violín a la unanimidad con primera nominación en 1998.
A lo largo de su sobresaliente carrera, ha colaborado con artistas como el acordeonista Richard Galliano, la pianista Gabriela Montero, el guitarrista Yamandu Costa, el Trío Wanderer, los violinistas Didier Lockwood y Régis Pasquier, el guitarrista Goran Bregovic, el bajista Avishai Cohen y el bandolinista Hamilton de Holanda.
Recoveco (1997), Bicho… Y Hecho (2001), Recoveco Live (2004) y Recovecos (2013), son los discos que ha lanzado al mercado europeo junto a Recoveco, grupo que funda en París hace más de veinte años, con músicos colombianos y venezolanos como Cristóbal Soto. Su primera grabación como solista, Ensamble Gurrufío presenta a Alexis Cárdenas, lanzada en el año 2005, es una de las producciones más vendidas en Venezuela en los últimos 15 años. La misma ruta han transitado su segunda y tercera producción Geológico (2008) y Encores Latinos (2016), acompañado en todas de su cuarteto instrumental.

Fuente: Musical Ars

 

 

Deja un comentario