La Historia de HOY por Víctor Mendoza

En el marco de la celebración de Santos, el calendario indica el de «SAN IGNACIO DE LOYOLA«, quién llegó a ser militar y luego religioso.

Desde ese punto de vista, vale señalar, que fue tanta su devoción a la Iglesia Católica que se caracterizó por la obediencia al Papa. Otra característica importante, que su ardua labor pastoral, lo llevó a fundar la «Orden Religiosa Compañía de Jesús «.

La fuente, atestigua que San Ignacio había nacido en Azpeitia, Guipuzcoa, Corona de Castilla, España, el 23 de octubre de 1491 y fallecido en la ciudad de Roma, en el año de 1556, proveniente de una familia Nobiliaria.

Felicitamos a todas las damas y caballeros que llevan por nombre: IGNACIA e IGNACIO.

Hay valores venezolanos que, nuestros compositores y cantantes, han tenido la oportunidad de estar en los mejores escenarios nacionales e internacionales.

Hoy destacamos a un cantante que nació en Caracas, en la populosa Parroquia de San José, Municipio Libertador, el 19 de marzo de 1927 y fallecido en su tierra natal el 21 de agosto de 2011, a los 84° años.

Se trata del recordado y tenor HECTOR MURGA. quién fuera una de las glorias pasadas del canto romántico popular latinoamericano.

Ésta nueva generación que se levanta, deben conocer y comprender, que Héctor Murga, no solamente dominó el género romántico sino también lo ligero y lo lírico.

Entre sus facetas, vale recordar, que éste gran cantante venezolano fue Piloto militar, hasta que un accidente lo hizo abandonar su cabina de mando.

Grabó para la Orquesta de Chucho Sanoja, para Atilio Ferrano y también para los Maestros Ulises Acosta y Aníbal Abreu.

Fue ganador del «Guaicaipuro de Oro» además, ídolo de la juventud venezolana en su época.

A juicio de los observadores del pentagrama musical, indican que una de las mejores interpretaciones fue «Españolería», así como también «Orquídea» creada por el recordado Hugo Blanco.

Pero lo cierto es que, Héctor Murga, dejó una grata estela de recuerdos entre los melómanos.

Un orgullo imposible de olvidar. Justo y necesario.

Así sea.

Víctor Mendoza – CNP 23782

Con información de “100 Voces de Venezuela”.

Deja un comentario