En la búsqueda de un camino

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Salir de esta crisis que afecta a Venezuela nos obliga a transitar un camino que lo posibilite. Hay varias propuestas sobre la mesa. Una de ellas está llamando a un referendo para revocar el mandato presidencial de Nicolás Maduro.

Otra propuesta, que nos llega desde el Táchira, plantea el llamado a un proceso constituyente que redacte una nueva Constitución y revoque todos los poderes.

No han faltado quienes estén convencidos en que, un régimen como el venezolano, solo saldrá con la fuerza de una expedición armada de potencias extranjeras que “restablezcan” el sistema democrático. Proposición que ha despertado rechazo en amplios sectores opositores que lo consideran una locura.

En tanto una propuesta intermedia ha puesto sobre la mesa una negociación oposición-régimen que nos lleve a una elección presidencial adelantada bajo supervisión internacional.

Sobre esta última proposición hay serias objeciones de carácter político. Se sostiene que el régimen no muestra sinceridad -por su comportamiento en las anteriores negociaciones- como para confiar en el respecto de lo que se acuerde.

Si bien el problema es de los venezolanos, no se debe dejar por fuera la posición asumida por cuatro docenas de países de poderosos gobiernos, que reconocen a Juan Guaidó como presidente interino. Siguen apegados a la estragedia ejecutada desde el 2019, que propugna el fin de la “usurpación” y el llamado a elecciones libres.

Lo que si debemos tener claro los venezolanos, son los resultados de las experiencias anteriores. La primera, que no debemos ir a un proceso constituyente sin tener un proyecto de Constitución en mano. La vía no es elegir constituyentes. El secreto está en el texto de lo que van a aprobar.

La segunda experiencia, es que no podemos intentar revocar el mandato de del presidente en ejercicio, sin conocer quién lo iría a reemplazar. La unidad que sirva para revocar, deberá ser la misma que elegirá al nuevo presidente.

El debate no es fácil. Resolver la crisis venezolana es como tomar el camino al cielo: está sembrado de escollos y espinas. Las rosas…. están en nuestros deseos.

editor@eastwebside.com

Deja un comentario