Elías Díaz se roba el show y es el héroe del Juego de las Estrellas de la MLB

Por Gustavo Ocando Alex

El venezolano Elías Díaz se convirtió en el héroe del Juego de las Estrellas de las Grandes Ligas la noche del martes, tras batear un cuadrangular que significó la remontada y la victoria del equipo de la Liga Nacional, en Seattle.

Díaz, receptor de los Rocosos de Colorado, apodado el Maracucho por haber nacido en Maracaibo, Venezuela, disparó su jonrón de 360 pies como bateador emergente en la parte baja del octavo episodio, con 1 corredor en base y cuando su novena iba abajo en el marcador por 1-2.

Díaz fue votado como el Jugador Más Valioso del encuentro de los mejores peloteros de las Mayores. Es el segundo venezolano en lograrlo: en 1982, David Concepción también hizo lo propio bateando un cuadrangular con 1 en circulación.

El trofeo Ted Williams al más valioso del juego “significa mucho para mí y para mi familia”, dijo Díaz a la cadena Fox Sports. “Estoy muy orgulloso de lo que he estado haciendo, de lo que he logrado. Estar aquí es increíble”, añadió.

El de este martes fue el primer Juego de las Estrellas del maracucho, de 32 años. Promedia .277 y batea 9 jonrones de cara a la segunda mitad de la temporada.

La Liga Nacional interrumpió así en el T-Mobile Park de Seattle una prolongada sequía: la Americana había ganado los últimos 10 Juegos de las Estrellas.

Otro Díaz, el cubano Yandy, de las Rayas de Tampa Bay, había adelantado a la Americana con un cuadrangular solitario en el segundo inning. El empate llegó 2 innings después, también gracias al bateo oportuno de otro latinoamericano.

Luis Arráez, segunda base venezolano de los Marlins de Miami, confirmó en el Juego de las Estrellas del estadio T-Mobile Park que es el bateador más cumplidor de las Mayores: conectó de 2-2, con par de inatrapables y 1 carrera empujada.

Arráez, a quien apodan “La Regadera” por la cantidad de inatrapables que batea, tiene el mejor promedio de bateo de las Grandes Ligas, .383, y ha capitalizado la atención de los amantes del béisbol por su coqueteo con los 400 puntos de average.

El pelotero de los Marlins contó a la cadena ESPN que Díaz, su compatriota, le había insistido durante todo el juego que quería una oportunidad al bate para voltear el marcador.

Arráez, que utilizó unos tacos blancos decorados con la bandera tricolor de Venezuela, dejó una curiosa anécdota: se robó la segunda base en el cuarto inning, pero la decisión fue revertida a out luego de la petición de revisión del mánager de la Americana, Dusty Baker.

Baker, que lidera a los Astros de Houston en la campaña regular, había sido clave para la ventaja temporal de su equipo. Pidió a los árbitros y ganó la revisión de 2 jugadas importantes, la última de ellas un jonrón concedido a Lourdes Gurriel Jr., que representaba el empate a 2 en la parte baja del séptimo.

Baker y 2 de sus jugadores de los Astros, Yordan Álvarez y Kyle Tucker, fueron abucheados cuando los presentaron al inicio del juego.

Seattle, como en las otras ciudades donde juegan los Astros de visitantes, recordó a Houston que no olvidan su involucramiento -sancionado por las Mayores- en un escándalo de robo de señas entre 2017, cuando ganaron la Serie Mundial, y 2018.

Presencia latina

Salvador Pérez, receptor venezolano de los Reales de Kansas City, había anotado la carrera de la ventaja para la Americana con un fly de sacrificio de Bo Bichette, de los Azulejos de Toronto. En su octava participación en el Juego de las Estrellas, se fue de 2-1.

Otro venezolano que llegó a la mitad de temporada y al juego de Seattle como uno de los mejores fue Ronald Acuña Jr. El jardinero central de los Bravos de Atlanta jugó en la derecha con la Nacional -Mookie Betts defendió el centro- y se fue de 2-0, con un ponche.

En su primer turno, el inaugural del encuentro, una línea de Acuña Jr. fue atrapada de un salto contra la barda derecha por el cubano Adolis García. El venezolano le hizo gestos de reclamo en son de broma, retirándose luego el casco para reconocerle su gran jugada.

El cubano mexicano Randy Arozarena, de Tampa Bay, bateó el primer inatrapable del juego. Antes, realizó una buena atrapada robando un hit a Freddie Freeeman.

Noche gris de Otani

El japonés Shohei Otani, un fenómeno que ha revolucionado las Mayores en los últimos 5 años por su extraordinario rendimiento tanto como pitcher como a la ofensiva, no tuvo una buena noche: se ponchó en su primer turno y recibió boleto en el siguiente.

Otani, de 29 años, jugó como bateador designado. Seis días atrás, el pelotero polivalente de los Ángeles de Los Angeles debió retirarse del juego contra los Padres de San Diego por la súbita aparición de una ampolla en el dedo medio de su mano de lanzar.

La fanaticada local le regaló una invitación para sumarse a su equipo cuando tomó su primer turno ofensivo, al gritarle repetidamente “¡ven a Seattle!”.

Otro de los peloteros estelares de las Mayores que deslució en Seattle fue el dominicano Vladimir Guerrero, que había ganado en la víspera el Derby de Jonrones, también Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2021. Se fue de 2-0 y cometió un error.

Fuente: VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *