El futuro a la vuelta de la esquina

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Cuando hablamos del futuro tenemos la tendencia de plantearlo en términos positivos. Pero eso no es una tendencia, es una esperanza. Somos optimistas. Siempre esperamos lo mejor. Y no está mal, en este mundo convulsionado que nos ha tocado vivir.

También nos enfrentamos, aunque no lo vemos, a esa distancia que denominamos “a la vuelta de la esquina”. Porque «a la vuelta de la esquina», es una medida de distancia. Y el sentido de la expresión, es en tiempo.

Por lo tanto, aunque seamos optimistas, debemos considerar los contratiempos que pudiéramos encontrarnos a la vuelta de la esquina. Y si queremos ser precisos, debemos pensar cuánto tiempo alcanzamos ese futuro.

Esto nos lleva a puntualizar otro pequeño detalle. Y es tal vez, que estamos confundiendo distancia con tiempo, y el tiempo con logros o metas que queremos alcanzar.

Es este contexto en que se mueve la planificación estratégica. Una metodología en la cual los gerentes o líderes visualizan unas metas a futuro, y cuantificando y definiendo sobre qué están parados, trazan un camino para alcanzar esas metas que visualizaron.

En este punto surge un aspecto muy importante, y es que, a parte de trazar un plan, se requiere que se trabaje para llegar hasta la meta.

Henry Ford señaló en una ocasión que, si usted quiere o no quiere hacer algo, en ambos casos tiene razón. La diferencia está en lo que va a lograr en cada uno de esos casos.

Pero lo central de este tema es la acción. No basta con imaginar un futuro. No es suficiente evaluar en qué estamos parados. Y tampoco el trazar  un camino. Si no nos movemos, no iremos a ninguna parte.

editor@eastwebside.com

Deja un comentario