Henrique Capriles, el candidato que desde niño quiere ser presidente

Henrique Capriles, candidato presidencial de la oposición, el 1ero de octubre del 2011, cuando Primero Justicia lo designó su precandidato presidencial.

Por Eduardo Martínez

Ayer la oposición venezolana realizó sus elecciones primarias. Concurrieron 3 millones de electores, casi 10 veces los militantes del PSUV, partido de gobierno, que votaron en las recientes elecciones internas de ese partido.

En la contienda opositora triunfo Henrique Capriles Radonski, actual gobernador del estado Miranda, al obtener un millón 806 mil 860 votos. Le siguieron Pablo Pérez, gobernador del estado Zulia, con 867 mil 601 votos, María Corina Machado con 103 mil 500 votos, Diego Arria con 35 mil 70 votos y Pablo Medina con 14 mil 9 votos.

En la misma jornada de primarias, la Unidad –como se autodenomina la alianza de oposición- eligió sus candidatos a gobernadores y alcaldes.

Los resultados sorprendieron a país. Los tres millones de personas que salieron a votar, a pesar de las amenazas gubernamentales para que los 2 millones de trabajadores de la administración pública, es una clara señal que enrumba al país por caminos distintos.

Ahora quedan por delante ocho meses de campaña electoral nacional. El próximo 7 de octubre se realizarán las elecciones presidenciales. Con estos resultados del día de ayer, el aspirante a la reelección, el presidente Hugo Chávez, deberá descontar esos tres millones de votos.

Henrique Capriles Radonski

Henrique Capriles Radonski, hijo de Henrique Capriles y Mónica Radonski, nació  en Caracas el 11 de julio de 1972. Aunque sus ancestros son judíos, ashkenazi por la vía materna y sefardíes por la paterna, Henrique Capriles fue educado como católico y profesa una gran devoción mariana.

Cuentan sus familiares que desde niño quiere ser presidente. Lo que no fue olvidado por esos familiares, cuando en 1998, deciden apoyarlo para que fuera candidato a diputado por el Partido Copei.

Una vez electo diputado, la coyuntura política que vivió el país en 1999, lo impulsó a ser presidente de la Cámara de Diputados. Logra el puesto ante la negativa de Henrique Salas Römer de apoyar con los diputados de Proyecto Venezuela a distintos aspirantes de la bancada copeyana al cargo. Salas Römer fue vetando uno a uno a los aspirantes hasta que los copeyanos le entregan el listado de diputados y él escoge a un muy joven Capriles.

Henrique Capriles, el más joven en ocupar la presidencia de la Cámara, y el último presidente en un parlamento bicameral, sorteó no sin grandes dificultades el tránsito de la Asamblea Constituyente que iba quitándole espacio al Congreso.

Eliminados todos los poderes por la nueva Constitución, el país se ve inmerso en el año 2000 en una relegitimación de todos los cargos de elección. Capriles Radonski propone su nombre para Alcalde de Baruta y resulta electo. Ocupará el cargo por dos períodos. Es en esta época cuando participa en la fundación de Primero Justicia como partido regional.

Un episodio traumático, en la vida de Capriles, lo constituye los sucesos del 11 de abril de 2002, cuando interviene ante una turba que asediaba con violencia la sede de la embajada de Cuba en Chuao. A raíz de su participación, sería imputado penalmente por los acontecimientos, permaneciendo detenido cuatro meses en los calabozos de la policía política, Disip, en El Helicoide. Capriles saldría absuelto de este caso en su contra.

A raíz de su detención, y su gestión como alcalde de Baruta, Capriles Radonski se postula a la reelección como alcalde en el 2004, obteniendo el 79% de los votos. Para luego en el 2008 lanzarse a la gobernación del estado Miranda, logrando un sólido triunfo con el 53% de los votos.

Henrique Capriles es abogado de profesión, egresado de la UCAB, y se especializó en derecho tributario.

Antes de dedicarse a la política trabjó en el Seniat y en los bufetes de abogados Nevett & Mezquita Abogados y en Hoet, Peláez, Castillo & Duque.

 

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes