Sastrería en Miraflores: Se corta y se cose….

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Estos episodios de negociaciones, que ya van por su segunda edición en México, han puesto en evidencia que en Miraflores se ha abierto una sastrería que trabaja a la medida. Es algo que salta a la vista y es innegable.

Desde hace tres elecciones, el régimen viene cortando y cosiendo a la medida la oposición con la cual reunirse. Para las últimas presidenciales, cuyos resultados son poco reconocidos, unos pocos opositores se aventuraron a candidatearse a presidente.

Por fuera quedaron los partidos, con diputados en una Asamblea Nacional mayoritariamente opositora. A la cual con anticipación, el régimen no reconocía.

Luego, surgió la declaratoria de la Presidencia de Juan Guaidó que provocó un maremoto de aislamiento al régimen de Maduro. Con paso lento pero sin pausa, la sastrería de la esquina de Bolero no detuvo el ronronear de sus máquinas de coser. Cuyo producto del corte y confección veríamos en las elecciones parlamentarias del 2020.

Entre uno y otro evento electoral, el espíritu coercitivo y represivo del régimen se encargó de aumentar el número de presos políticos. Aunque no hay que olvidar que soltó algunos de vez en cuando, de acuerdo a negociaciones parciales y puntuales con los partidos de oposición.

La sastrería ha vuelto a trabajar arduamente para las elecciones regionales y municipales pautadas para el 21 de noviembre. Se cortó y cosió una oposición negociadora nuevamente “a la medida”. Descartándose los sectores opositores que tienen fracciones parlamentarias en la Asamblea Nacional que preside Jorge Rodríguez.

Mientras tanto, en unos eventos que nadie logra dilucidar todavía –por el tira y encoge- el sector opositor afecto a Guaidó ha anunciado presentar candidatos. Sorprendiendo al electorado, por cuanto hasta hace unos días no cesaban de perifonear que con ese CNE no había ni habría elecciones transparentes.

Lo que sorprende más aún, por cuanto de las negociaciones no había salido hasta ayer domingo, ni siquiera el humo de los cigarrillos.

¿Cuándo se acordaron los términos para la transparencia electoral? No sabemos.

En tanto, el régimen graneadamente sigue soltando presos. Unos por aquí, otros por allá. Lo que los convierte en piezas de intercambio, si hacemos caso a lo declarado por Freddy Guevara, quien dijo al salir que “no sabía nada del tribunal”. Otro tanto sucedería con Gilberto Sojo, que simplemente lo dejaron en la calle.

Es sin duda una justicia –no autónoma- que nos recuerda la justicia del Rey Sol de Francia y de los sultanes otomanos. O en la más ilustrativa imagen, de la Reina de barajas, en Alicia en el país de las maravillas: “Que le corten la cabeza…. Que le corten la cabeza”….

En fin, por lo visto la sastrería no para de cortar y coser…

editor@eastwebside.com

Deja un comentario