PSUV: Suenan tambores de guerra interna

Spread the love

Por Eduardo Martínez

“El presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Nicolás Maduro, convocó con carácter de urgencia a toda la dirección nacional del partido, con el fin de denunciar los planes divisionistas, que buscan crear una conspiración contra la organización política”, así lo difundió este lunes la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Maduro en su intervención ante los dirigentes nacionales del partido del régimen, afirmó que “Hay gente que pretende dividir el partido con una conspiración”.

El discurso de Maduro coloca en la calle el malestar que se estaría viviendo entre las bases psuvistas. Un malestar que por lo visto ha venido escalando hasta la alta jerarquía de la nomenclatura oficialista, al punto que el propio Maduro ha debido tomar cartas en el asunto.

Las voces de protestas a lo interno del PSUV son ya del dominio público. En el último año, activistas del partido se han visto afectados por el aumento del precio de las Cajas Clap, así como su disminución en cantidad de productos y baja calidad de los mismos.

Las Cajas Clap son una especie de herramienta de control social. Los activistas son los responsables de la asignación y distribución de estas cajas en las zonas populares, objetivo estratégico del entramado electoral gubernamental.

La principal queja de estos activistas es que los reclamos de los beneficiados van directamente a ellos. Así como también todos los reclamos por el deterioro económico, la escasez galopante y los malos servicios públicos.

Impotentes de dar respuesta a este cúmulo de problemas, no es de extrañar que dentro del PSUV se viva un estado de agitación que ya no es posible de ocultar.

La receta utilizada por el régimen, desde la etapa presidida por el finado Hugo Chávez, es el correr hacia adelante, buscando un culpable y desviando la responsabilidad de los problemas.

En este sentido, siempre las palabras claves son: conspiración, el imperio, maniobra, divisionismo, sectarismo, grupitos, trasnochados, entre otros.

Todos calificativos despectivos en una línea estratégica que estaría copiando los discursos del también finado Fidel Castro.

La verdad es que la gente no aguanta más, y eso es innegable hasta para la militancia del partido del régimen.

Deja un comentario